Zubia, el nuevo centro nocturno comarcal, se estrenó anoche

Irun y Hondarribia. Corporativos de ambos municipios participaron en la visita oficial que se realizó ayer por la mañana, horas antes de que el centro nocturno se abriera. /  F. DE LA HERA
Irun y Hondarribia. Corporativos de ambos municipios participaron en la visita oficial que se realizó ayer por la mañana, horas antes de que el centro nocturno se abriera. / F. DE LA HERA

Ofrece durante todo el año un espacio para pernoctar a las personas sin hogar | Los Ayuntamientos de Irun y Hondarribia han colaborado para ofrecer este equipamiento y cumplir con la distribución de competencias que aprobó el Gobierno Vasco

IÑIGO MORONDO IRUN.

El centro Zubia entró ayer en funcionamiento como un nuevo equipamiento asistencial de carácter comarcal. En las instalaciones del antiguo hospital a las que se accede desde la calle Virgen Milagrosa, se encontraba desde mediados de 2010 el Comedor Social y Punto de Encuentro de Irun. Después de que el llamado 'Decreto de Cartera' del Gobierno Vasco determinara las responsabilidades y competencias asistenciales de cada nivel institucional y a la comarca del Bidasoa, por su población, le correspondiera ofrecer un albergue nocturno durante todo el año, se decidió que esa ubicación podía ser la idónea.

Tras los estudios, proyectos y reformas correspondientes, anoche se abrió el nuevo servicio, incorporando las camas para personas sin hogar y reformulando el concepto de lo que había hasta ahora. «Ya no hablamos de un comedor social y punto de encuentro, sino de un único centro, el Centro de Inclusión Zubia», explicó Igone Virto, la directora del área de Bienestar Social del Ayuntamiento de Irun, que guió la visita que realizaron ayer corporativos locales de todos los partidos y también varios concejales de Hondarribia.

Virto explicó que combinar el centro de día y el de noche en un mismo equipamiento permite «sinergias que mejoran el servicio y la gestión» y llevó a los munícipes de la comarca a recorrer las nuevas instalaciones. «Hemos dado un salto espectacular respecto a lo que teníamos», dijo con claridad el alcalde de Irun, José Antonio Santano, que junto con el de Hondarribia, Txomin Sagarzazu, también acudió a la visita. Santano remarcó que se trata de un proyecto con un «fondo de solidaridad, porque si queremos crear verdaderas ciudades del bienestar, tenemos que pensar en aquellos colectivos que se están quedando excluidos de la sociedad. Quizá las que están en una situación más extrema sean las personas sin hogar». A ellas se dirige el nuevo equipamiento en el que, «como bien se recoge en el propio nombre (zubia es puente en euskera), no se trata sólo de ofrecer alojamiento e higiene sino que queremos que sea un verdadero puente hacia la inserción social».

En términos muy similares se expresó Sagarzazu, que subrayó también la cuestión de la «colaboración entre las dos ciudades. Lo habíamos hecho ya en otros ámbitos y ahora también en lo social. Una cosa es lo que nos marcaba la ley y otra cómo lo hemos llevado a cabo, haciendo juntos el camino con un proyecto que, además, contó con el apoyo unánime de todos los grupos», remarcó.

Puertas abiertas, hoy y mañana

Antes de la visita, los delegados de Bienjestar social de ambos municipios, Sergio Corchón en Irun y Arantxa Berrotaran en Hondarribia, dieron cuenta de los detalles del centro nocturno, que contará con 20 camas (cuatro habitaciones cuádruples y dos dobles) cada día del año y 9 más dentro de un dispositivo del frío que se activará del 1 de noviembre al 30 de abril, «todas las noches independientemente de la temperatura», anunció Corchón

Feli Goikoetxea, responsable de Intervención Comunitaria en Irun, explicó que además de las camas se ofrece «un servicio de acogida nocturna completo, con cena y desayuno, gracias a las instalaciones del comedor social». Calificó de «amplias, espaciosas y muy dignas» estas nuevas instalaciones que cuentan con «baños, duchas, taquillas, lavadora, secadora...». Hay hasta una pequeña zona entre los edicios, de acceso restringido sólo desde el interior pero al aire libre.

La estancia máxima prevista es de siete días con al menos un mes entre una utilización y la siguiente. «En otros servicios similares del territorio son 3 meses, pero aquí tenemos más plazas de las que se nos exigía», detalló Goikoetxea. También aludió a que «en casos de especial vulnerabilidad puede haber una prórroga». Las pernoctaciones se aprobarán siempre por una trabajadora social destinada a esa labor cuya oficina se ha recolocado para que esté cerca de Zubia, «aunque en casos de urgencia, fuera del horario de la trabajadora, se atenderá a la persona y al día siguiente se estudiará su situación».

Unir el centro de día que existía con el nuevo centro nocturno es uno de los aspectos que más remarcó la técnico y también lo hizo la delegada hondarribitarra de Bienestar Social. «Es una característica muy positiva que hace de este servicio algo muy innovador». Berrotaran explicó que dado que Irun tenía esta posibilidad, las conversaciones entre Ayuntamientos pronto se orientaran en esa línea. Hondarribia ha aportado el 20% de los 385.000 euros del coste de la obra y aportará al gasto corriente idéntico porcentaje.

Más

 

Fotos

Vídeos