La Policía Local denuncia a una persona por los daños a la figura de la etxekoandre

El Ayuntamiento lamentó el nuevo ataque que la escultura ha sufrido este fin de semana en el que, gracias a las cámaras, se pudo identificar al autor

I.M. IRUN.

La escultura de la etxekoandre que se encuentra ubicada en la plaza Urdanibia ha venido sufriendo continuos ataques y el último hasta ahora se produjo este pasado fin de semana, como tantas veces antes, doblando la barra metálica que porta la figura.

El Ayuntamiento hizo pública ayer una nota lamentando este incidente y los anteriores y volvió a insistir en pedir «respeto por una figura que busca mantener vivo el recuerdo de la plaza, de su entorno y, por extensión, de toda la ciudad con el mundo rural y el mercado de ganado».

Al mismo tiempo, desde el consistorio se recordaba que «la Policía Local ha venido atendiendo estos hechos y realizando actuaciones en el lugar», y que así lo ha hecho también este fin de semana. «A través de las cámaras ubicadas en la zona, agentes municipales observaron cómo una persona doblaba la vara de la Etxekoandre», informaron desde el Ayuntamiento. «Desplazados al lugar y gracias a los datos ofrecidos por la grabación, la Policía Local pudo identificar» a la persona que había cometido el ataque. «Se encontraba en las inmediaciones y los agentes pudieron hacerle entrega de un acto de denuncia por 'deteriorar el mobiliario urbano', una infracción sancionada con 200 euros». Las fuentes municipales confirmaron que «la Policía Local va a seguir vigilando y controlando la figura para evitar que se dañe».

La multa por «deterioro de mobiliario urbano» acarrea una sanción de 200 euros

Esta escultura fue colocada junto a la plaza Urdanibia en abril de 2015 y es obra del escultor Tomás Ugartemendia. Está inspirada en el cuadro 'Etxekoandre del caserío Berroa', del pintor irundarra Vicente Berrueta, un lienzo de propiedad municipal que decora las paredes de la Sala Capitular del ayuntamiento de Irun. Se trata de una reproducción en piedra que incluye tanto a la propia etxekoandre como a los bueyes que la acompañan en esta pintura. Este conjunto escultórico forma parte de las novedades que se incluyeron en la reurbanización de la plaza Urdanibia y tiene el objetivo de recordar la historia de este entorno y hacerlo, en este caso concreto, reivindicando el papel de la mujer en el mundo rural.