La iniciativa privada reactiva la construcción en Porcelanas

Cartel anunciando la próxima construcción en la parcela de Porcelanas, en Ventas./F. DE LA HERA
Cartel anunciando la próxima construcción en la parcela de Porcelanas, en Ventas. / F. DE LA HERA

En otoño comenzarán a edificarse 93 viviendas correspondientes a la primera de las cuatro fases que quedan pendientes en el ámbito

IÑIGO MORONDOIRUN.

El ámbito Porcelanas Bidasoa, en el barrio de Ventas, cuenta actualmente con 125 viviendas que se empezaron a edificar en 2013 y se entregaron a partir del otoño del año siguiente. Tras aquella primera actuación, que estuvo orientada a la VPO y la vivienda concertada, el desarrollo residencial del ámbito se frenó, pero contempla aún otras 320 casas cuya construcción se retoma ahora repartida en cuatro fases. La primera de ellas tiene previsto comenzar en el otoño de este mismo año con el objetivo de entregar llaves en 2021.

Best Union es la promotora de este proyecto y esta misma semana ha firmado el convenio con el Ayuntamiento de Irun para iniciar la regeneración del ámbito. Tras el derribo de las industrias que ocupaban esta zona (Porcelanas Bidasoa, que cerró, y Zubelzu, que se trasladó al polígono de Araso donde continúa su actividad), sólo una parte del ámbito se reurbanizó para acoger las 125 viviendas que actualmente hay construidas. Para el resto del espacio disponible, además de los edificios residenciales, el convenio establece que se generará un entorno urbano con más de 14.000 metros cuadrados de zonas verdes y áreas peatonales en los que se incluirán zonas de estancia y de juegos infantiles. «Un nuevo barrio que, a su vez, formará un paseo que conectará Ventas con Oinaurre», aseguran desde la promotora.

90 viviendas para empezar

La primera actuación, la que comenzará a la vuelta del verano, incluye la construcción de un total de 93 viviendas de dos y tres habitaciones a las que la promotora ha dado el nombre de Residencial Bideosoa (www.bideosoa.com), incidiendo así en que además de las propias casas, la urbanización incluirá toda una serie de equipamientos y servicios comunes. Entre otros, contará con «una piscina exterior, un gimnasio y un txoko con terrazas junto a la piscina», explican desde la promotora.

Según indican desde Best Union, el objetivo en porcelanas es «crear vida de barrio, de modo que los propietarios puedan disfrutar sin salir del entorno tanto de los servicios comunes con los que contará el edificio como de los jardines y juegos infantiles que lo rodearán». La promotora defiende también la cercanía de autobús, tren y Topo, de comercio de proximidad y la buena conexión viaria tanto hacia el centro como hacia la autopista.

Más allá de la cuestión residencial, el desarrollo de la parte pendiente del ámbito de Porcelanas tiene importancia urbanística por una doble razón. En primer lugar, por la transformación en cuanto imagen que supondrá para la entrada en la ciudad por el barrio de Ventas, completando el cambio progresivo que se ha ido produciendo en los últimos años. Por otro lado, aunque incidiendo en la misma línea, porque supondrá el colofón a la mejora de la conexión que se viene fraguando entre Ventas y el centro de la ciudad fundamentalmente en lo que se refiere a peatones y ciclistas.