El Ayuntamiento cambia de modelo de marquesinas en las paradas de autobús

Marquesina del paseo Colón, a la altura de la plaza del Ensanche./
Marquesina del paseo Colón, a la altura de la plaza del Ensanche.

En el plazo de un año se irán sustituyendo por otras más cerradas, que protegerán mejor de la lluvia y el viento

MARÍA JOSÉ ATIENZA IRUN.

Las marquesinas de las paradas de autobús de la ciudad serán sustituidas, en un plazo aproximado de un año, por otras más cerradas que protegerán mejor de la lluvia y el viento a los usuarios del transporte público. Tras la reordenación de las líneas de transporte urbano y la aprobación del contrato que permitirá ver circular a los autobuses eléctricos por Irun, el departamento de Movilidad plantea ahora «un cambio de modelo en las marquesinas para cerrar el círculo con un paso más en la renovación del servicio», señalaba ayer la delegada del área, Cristina Laborda.

El próximo viernes, el contrato, en regimen de prestación de servicios, para la renovación de las marquesinas será sometido a la aprobación del Pleno. La propuesta del área de Movilidad plantea «un modelo de marquesinas más funcional. En muchas sesiones del programa 'El alcalde en los barrios', las marquesinas han sido uno de los elementos relacionados con el transporte público que mayores quejas ha planteado», explicaba la delegada. «Los días de lluvia y viento, que este año han sido muchos, las marquesinas de las paradas de autobús no cumplen su función, que es la de proteger. Teníamos una concesión con la empresa que las instaló, que terminaba este año y que podíamos haber prorrogado, pero hemos decidido no hacerlo y cambiar de modelo. En junio tuvimos una mesa de movilidad con técnicos y grupos políticos y una vez recogidas todas las aportaciones, el viernes presentamos la propuesta al Pleno».

Según el pliego de prescripciones, las nuevas marquesinas serán «lo más cerradas posible, aunque no todas podrán ser así, porque también tenemos que tener en cuenta la accesibilidad y hay lugares donde la anchura de la acera no lo permite», añadía Cristina Laborda. Las nuevas marquesinas estarán, además, «iluminadas toda la noche, para eliminar posibles puntos negros y se valorará el uso de energías alternativas». En la calle Hondarribia y en el paseo Colón, a la altura del Topo, se instalarán marquesinas dobles, por ser las paradas con mayor número de usuarios.

La propuesta plantea, en total, la sustitución de 35 marquesinas, 20 soportes publicitarios y 40 postes informativos de parada. A las 35 marquesinas que se irán renovando, hay que sumar otras 17 de propiedad municipal que se han ido instalando conforme se extendía la red del transporte público y que son de un modelo más cerrado. Estas no serán sustituídas, si bien su mantenimieno e iluminación entrarán también en el contrato que se someterá el viernes a la aprobación del Pleno.

Otra queja habitual de los usuarios del transporte público ha sido la imposibilidad de leer la información sobre las líneas de autobús instalada en las paradas, debido al tamaño mínimo de la letra. De ahí que el modelo de postes informativos también vaya a cambiar.

El gasto estimado en la renovación del mobiliario de las paradas de autobús (marquesinas, postes y soportes publicitarios) asciende a 868.840 euros, de los cuales el Ayuntamiento realizaría una aportación inicial máxima de 80.000 euros, más un máximo de 18.150 euros anuales, en concepto de mantenimiento. El resto lo asumiría la empresa adjudicataria, teniendo en cuenta que contaría con soportes publicitarios a su disposición para su explotación. El contrato establece una duración de 15 años prorrogable por otros tres.

 

Fotos

Vídeos