Últimos días de la exposición de pinturas de Elías Garralda en Lesaka

Garralda. Una muestra anterior de obras de Elías Garralda en Baztan. /
Garralda. Una muestra anterior de obras de Elías Garralda en Baztan.

Nacido en Lesaka, tuvo que refugiarse durante la Guerra Civil primero en Francia y luego en Olot con su familia

ALICIA DEL CASTILLO LESAKA.

Hasta este domingo 31 de agosto se puede visitar en la Casa de Cultura Harriondoa de Lesaka la exposición de pintura del maestro del paisaje Elías Garralda, precisamente en la localidad donde nació el conocido pintor.

El ayuntamiento de la localidad ha querido, con esta muestra, rendir un pequeño homenaje a su genial artista fallecido hace dos años.

Hoy la exposición estará abierta de 17.00 a 20.00 horas, mañana sábado, en horario de 11.00 a 14.00 y de 17.00 a 20.00 horas y el domingo, desde las 11.00 hasta las 14.00 horas.

El pintor

Elías Garralda (Lesaka, 1926 - Olot, 2012), fue un miembro destacado de la escuela olotina del paisaje. De hecho, en Barcelona y Valencia, Elías Garralda es un gran referente y cada año, en sus exposiciones, atraía a muchas personas a sus inauguraciones y prácticamente lo vendía todo. Sin embargo, en Navarra no es tan conocido.

Comenzó a serlo un poco más cuando el Gobierno de Navarra decidió obsequiar con un cuadro de él, que previamente le había comprado al autor, a la infanta Elena y Jaime de Marichalar por su boda.

Después, la sala García Castañón dedicó en 1998 una amplia muestra al pintor de Lesaka, y posteriormente la Galería San Antón -ahora Conde de Rodezno- ha albergado diversas exposiciones del maestro del paisaje.

Vida

En el año 1936, como consecuencia de la guerra civil, su familia se refugió en Francia, -su padre era maestro de escuela y fue perseguido por liberal republicano-, en concreto en Biarritz y fue allí donde Garralda conoció a René Vernalín, poeta, pintor, y músico, sintiéndose atraído por la pintura.

En Pamplona, ingresó en la Escuela de Artes y Oficios, y al ser trasladado su padre como maestro a Olot, ingresó en la Escuela de Bellas Artes, donde con profesores de gran calidad, aprendió todas las técnicas, pero especialmente el paisaje al natural. Garralda realizó su primera exposición a los 22 años en Barcelona. En Olot se contagió del ambiente pictórico que emanaba de la escuela paisajista, y así continuó toda su vida, pintando la naturaleza.

Pinturas

Cuenta entre sus cuadros muchos paisajes de los Picos de Europa, Olot y Navarra. Su pintura es muy elaborada, del natural, muy tratada, sin prisa. En sus obras no hay estridencias, sino calma; están los colores necesarios, la naturalidad. En sus obras se respira el aire, la luz y los ríos.

Él decía que pertenecía a una generación de pintores naturalistas, «incapaz de pintar a partir de una fotografía. Si haces veinte fotos de un tema, siempre saldrá lo mismo, pero si lo pintan veinte artistas al natural, saldrán veinte cuadros diferentes. Yo creo que la naturaleza es la gran maestra».

En cuanto a pintar en Lesaka y en Navarra, le gustaban las casas viejas, sin restaurar. «Cada vez que restauran una casa, le cambian todo el carácter porque borran la historia de sus paredes. Lo dejan como recién construido, y eso a mí no me interesa nada, porque me gusta reflejar las contraventanas decoloradas, torcidas... Por eso procuro 're-restaurar', porque el paso del tiempo pinta mucho: decolora muchas cosas, pero a otras les da color», explicaba en una de las entrevistas que concedía tras una de sus últimas exposiciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos