Cinco heridos, entre ellos una mujer con lesiones graves y una niña, al volcar una furgoneta en Urretxu

Cinco heridos, entre ellos una mujer con lesiones graves y una niña, al volcar una furgoneta en Urretxu
Aguado Goñi

El accidente se ha producido en la GI-3771 minutos antes de las 3.25 horas de la madrugada

EL DIARIO VASCO

Cinco personas han resultado heridas en la GI-3771, a la altura de Urretxu, minutos antes de las 3.25 horas de la madrugada al volcar la furgoneta en la que viajaban. Según ha informado el Departamento de Seguridad, cuatro de las víctimas han sido trasladadas al Hospital de Zumarraga, entre ellas una niña de corta edad, para ser atendidos de heridas de diversa consideración.

Los bomberos han rescatado a la quinta víctima, una mujer, ya que había quedado atrapada en el interior del vehículo. La gravedad de su estado ha obligado a realizarle maniobras de reanimación. Finalmene ha sido trasladada de urgencia al Hospital Donostia.

El vehículo circulaba por el barrio de Santa Bárbara y se ha salido de la vía y ha volcado. Las personas que viajaban en la furgoneta, además de la pequeña, son dos mujeres y dos hombres.

El accidente de Urretxu se ha producido dos días después de que un motorista eibarrés de 61 años falleciera en la AP-8 a la altura de Deba tras sufrir una caída. El accidente se produjo sobre las 07:50 horas, cuando por causas que se desconocen el conductor perdió el control del vehículo y cayó sobre la calzada. El fallecido era muy conocido en Eibar.

Con la muerte de este eibarrés en Deba son ya nueve los fallecidos en las carreteras de Gipuzkoa este año.

El pasado 25 junio un hombre de 85 años, vecino de Antzuola, falleció en la GI-2632 a la altura de este municipio, sentido Bergara, tras una colisión sufrida entre su todoterreno y otro vehículo. El fallecido, A.M., conducía un Mitsubishi Montero. En el mismo suceso, una mujer que viajaba en un Volkswagen Golf resultó herida y fue ingresada en el Hospital del Alto Deba con pronóstico reservado.

El anterior siniestro mortal a este último se produjo el pasado día 18. Un hombre de 85 años, vecino de Donostia, falleció tras precipitarse con un todoterreno por una ladera de veinte metros de altura en una de las carreteras secundarias traseras de la empresa Cementos Rezola, en el barrio donostiarra de Añorga. Los hechos se produjeron hacia las siete de la tarde, cuando el hombre, que viajaba solo en un vehículo marca Nissan Terrano, se salió de la carretera por causas que todavía se desconocen y volcó en la llamada avenida de Añorga, alguna de cuyas pistas discurre por el recinto interno de la empresa guipuzcoana.

Cinco motoristas fallecidos

De los nueve fallecidos en las carreteras de Gipuzkoa este año, cinco son motoristas. El 17 de enero se produjo el primer accidente mortal del año en Gipuzkoa. Un vecino de Zarautz falleció como consecuencia de las graves heridas sufridas en un siniestro que tuvo lugar en Orio, en la autopista AP-8, dirección Donostia. Un camión y un turismo de la marca Xsara y de matrícula San Sebastián colisionaron por alcance a la altura de Orio. Tras el impacto, el camión se salió de la calzada y posteriormente volcó, perdiendo la carga que transportaba.

El segundo siniestro mortal se produjo el 29 de enero. En ese accidente, un hombre de 63 años murió después de que su vehículo cayese al río Oria a la altura de la ermita de San Bartolomé en Ordizia.

A estas dos víctimas mortales por accidentes de coche hay que sumar los cuatro motoristas que han perdido la vida en lo que va de año. El último fallecido fue un joven de 36 años de Aretxabaleta, natural de Zamora. El siniestro se produjo en Leintz-Gatzaga el pasado día 7. Tras el impacto, el conductor del vehículo con el que chocó se dio a la fuga, aunque fue detenido poco después y dio positivo en los test de alcohol y drogas. Tres meses antes, el 2 de marzo, en una de las entradas a Lasarte-Oria desde la N-I, otro vecino de Usurbil de 65 años falleció como consecuencia del choque en el que se vieron implicados tres vehículos, dos motos y una furgoneta.

El 20 de febrero otro hombre de 74 años perdió la vida tras colisionar la moto que conducía contra una furgoneta frigorífico en el barrio donostiarra de Aiete. Y el 9 de ese mismo mes, otro motorista, vecino de Ermua de 35 años, falleció tras un choque frontal en la N-634 en Deba, en la subida al alto de Itziar.