Vía libre para la construcción del humedal de Antoniña en Musakola

Antoña. Estado actual en el que se encuentra la zona donde se ubicará el humedal./ARRASATE
Antoña. Estado actual en el que se encuentra la zona donde se ubicará el humedal. / ARRASATE

El Ayuntamiento ha contado para este proyecto con un presupuesto general de 87.600 euros El proyecto servirá para acoger a varias especies de reptiles y anfibios en la zona

IKER MURILLOARRASATE.

Tras más de un año en el que el proyecto del humedal de Antoniña (o Antoña) ha pasado por varias fases, por fin se ha aprobado el plan para convertir la zona en un espacio cuyo principal objetivo sea el de favorecer la biodiversidad. Además, se persiguen otros objetivos como la mejora del medio ambiente, la protección del patrimonio natural y ofrecer nuevos espacios de hábitat a especies de reptiles, aves y anfibios que se encuentran necesitadas de espacios en los que vivir.

El proyecto nace de la idea de Arrasate Zientzia Elkartea, que en su día lo puso bajo el conocimiento de la mesa de medioambiente. En el último pleno del Consistorio celebrado este mes de julio se ha dado luz verde a un proyecto que pretende revitalizar y dar un nuevo uso a un espacio del municipio que se encontraba en desuso.

Y es que, desde que la zona cesó su actividad de lavado de metales en la década de los años 40, la vaguada de Antoniña había quedado como una zona de monte sin ninguna clase de actividad.

Tal como ha explicado el concejal Ibon Arrupe ante los medios, «se trata de una pequeña zona desconocida de nuestro municipio que nos da la oportunidad de hacer un proyecto original y vanguardista que sirva además como un impulso medioambiental». Igualmente, Arrupe ha querido hacer un especial hincapié en el consenso general que este plan ha generado en el marco político municipal y en el visto bueno de la Agencia Vasca del Agua que, según cuenta el edil, «nunca ha tenido la oportunidad de trabajar en un proyecto de estas características, lo que demuestra que, en temas de medioambiente, Arrasate también hace vanguardia».

Los responsables de llevar adelante este plan serán los miembros de la empresa Basoinsa de Leioa, que ya han llevado adelante otros proyectos de bio-ingeniería y restauración medioambiental. Para la realización del trabajo la empresa vizcaína contará con un presupuesto general de 87.562 euros y un presupuesto de ejecución material de 60.811 euros.

El presupuesto servirá para instalar una serie de elementos, como media docena de pozos de agua de alrededor de 50 centímetros de profundidad y 50x80 metros de profundidad. Además, la iniciativa comprende otros elementos como la instalación de diques naturales aprovechando troncos de árboles de la zona.

La idea actual que pondrá en marcha la compañía Basoinsa no era la primera que se barajaba desde el Ayuntamiento a la hora de crear las seis pozas de agua que conformarán el humedal de Antoniña. La primera de ellas pasaba por hacer uso de la excavadora para crear una serie de hoyos en los que poder introducir el agua retirando masa de tierra. Sin embargo, esa idea fue rechazada debido al pasado de la zona. Los trabajos de limpieza llevados a cabo en ese área durante el pasado siglo han dejado el subsuelo lleno de piezas de metal que pueden perjudicar la calidad del agua.

Retirada de árboles en otoño

La segunda idea consistía en levantar un pequeño muro de hormigón que facilitase la acumulación de agua. No obstante, la porosidad de la tierra no aseguraba el éxito del plan.

Los troncos para la elaboración de los diques se obtendrán de la retirada de árboles de la zona -como pinos y acacias-, que se sustituirán por especies autóctonas como el aliso. Otra de las novedades que contempla el proyecto es la recuperación del trazado del río 'Antoniñaerreka', que actualmente se encuentra canalizado por debajo de la carretera de acceso al barrio de Musakola. El agua de dicho arroyo será una de las que sustenten las futuras pozas de agua en las que, entre otras ideas, se pretende aumentar la presencia del cangrejo autóctono.

En cuanto a los plazos de la obra, está previsto que se comience con la retirada de los árboles en otoño de este año para después realizar la instalación de los diques entre finales de 2018 y principios del próximo año.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos