«El compostaje y la incineración pueden ser complementarios»

«Todos los sistemas son necesarios, con uno solo no se resuelve el problema del tratamiento de los residuos»

FERNANDO SEGURA|
Montserrat Soliva abre uno de los contenedores situados fuera del Palacio foral. /LOBO/
Montserrat Soliva abre uno de los contenedores situados fuera del Palacio foral. /LOBO

Montserrat Soliva ha sido catedrática de la Escuela Superior de Agricultura y está considerada como una de las máximas autoridades estatales en el tema del compostaje. Participó ayer en la Jornada de la Red de Compostadores de Gipuzkoa. Afirma que la incineración y el compostaje pueden ser compatibles. «Todos los sistemas son necesarios. Con uno solo no se resuelve el problema», asegura la experta.

- El compostaje está en la agenda de todos los planes de residuos pero, ¿hay demanda para esta cantidad ingente de abono o se trata de una moda?

- El compostaje tiene sentido, pero no tal y como se desarrolla en algunos planes. Durante unos años ha sido un poco moda. Era políticamente correcto. En el tema de los residuos, los movimientos son pendulares. De repente el compostaje es lo mejor del mundo y de golpe desaparece y, como ocurre ahora en Cataluña, se vuelve a hablar de incineración. Los extremos son malos. Todos los sistemas de tratamiento son necesarios. Con uno solo no se resuelve el problema.

- ¿Dónde se puede utilizar todo este abono?

- Si el compost se hace bien, tiene salida. Ahora bien, no es lo mismo Cataluña que Gipuzkoa. Las necesidades no son las mismas en el Mediterráneo que en el Cantábrico. Esto es algo a tener en cuenta al diseñar los planes. Lo 'verde' está de moda, pero si se hace mal es horrible. Una compostadora mal gestionada huele fatal.

- La premisa es que el compost sea de calidad y para ello hay que seleccionar en casa los restos pertinentes. ¿La ciudadanía está preparada para realizar este esfuerzo?

- Así debe ser, de lo contrario no tiene sentido montar una planta de compostaje. Se ha demostrado que los millones que se han invertido en maquinaria para separar lo que previamente no han seleccionado los ciudadanos, acaba en saco roto. No es difícil seleccionar los elementos orgánicos en casa, lo que pasa es que estamos en la época de la comodidad.

- ¿Usted es partidaria de que se recojan solo los restos de comida cruda o también los cocinados?

- Todos los restos. Sé que aquí se ha optado en una primera fase por los restos crudos. Es lógico que vayan con tiento, sobre todo teniendo en cuenta algunas iniciativas llevadas a cabo en Cataluña y que han salido mal.

- En Cataluña ha habido experiencias de recogida puerta a puerta. Creo que alguna ha fracasado y le ha costado la alcaldía al partido promotor...

- No ha sido causa de que se pierda una alcaldía. Lo que ocurre es que los residuos no tendrían que entrar en el juego de la política y de las elecciones. En algunos ayuntamientos los partidos han llevado muy mal este tema. Te podías encontrar con que un partido defendía el puerta a puerta en un municipio y el mismo partido se oponía en la localidad de al lado.

- ¿Cree que este sistema, ahora iniciado en Usurbil, es viable?

- Su implantación es compleja. Hay que explicar bien a la gente qué se le pide y qué se consigue. Es un sistema factible en aquellas localidades donde el urbanismo lo permite. Además, resulta clave efectuar un seguimiento. Vivo en un pueblo de 30.000 habitantes, donde el puerta a puerta está implantado. Hay gente que lo estaba haciendo bien al principio y cuando ha visto que no ocurre nada cuando pones la bolsa el día que no toca, se han relajado y acaba por no funcionar como debiera.

- ¿Cree que es viable para ciudades como San Sebastián o barrios muy densamente poblados?

- No, en estas zonas es más razonable el quinto contenedor.

- Se suele contraponer compostaje a incineración, ¿qué opina?

- Son compatibles. Yo soy una fan del compostaje, pero eso no impide que insista en que el compostaje mal realizado favorece que se incinere todo. Hay zonas en las que quizá no haya otra solución que la incineración. Ahora bien, con el máximo control, aunque en absoluto soy alarmista.

- ¿Qué opinión le merece el Plan de Residuos de Gipuzkoa?

- El trabajo realizado ha sido muy profesional. El quinto contenedor es una solución razonable.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos