Amasa-Villabona alcanza una tasa de recogida selectiva de residuos del 78,63%

Contenedor marrón para el orgánico que funciona con chip./I.A.
Contenedor marrón para el orgánico que funciona con chip. / I.A.

Mejora «notablemente» los datos de Tolosa y de Andoain, siendo el municipio de más de 5.000 habitantes con mejor porcentaje

IMANOL ARRATIBELAMASA-VILLABONA.

La Mancomunidad de Tolosaldea ha remitido al ayuntamiento el balance de la gestión de residuos sólidos urbanos correspondiente al primer semestre del ejercicio 2018. En el análisis pueblo a pueblo, y en línea con las cifras del año anterior, los datos relativos a Amasa-Villabona son muy positivos y, nuevamente, superan con creces los objetivos de un 65% de recogida selectiva para el año 2020, establecidos por la propia mancomunidad.

Según el informe, Amasa-Villabona, con un 78.63%, es el municipio de más de 5.000 habitantes de toda la comarca que mayor porcentaje de recogida selectiva obtiene, cuatro puntos por delante de Ibarra (74.90%), casi diez puntos sobre Tolosa (69.13%) y muy por delante de Andoain (45.83%). La comparativa con Zizurkil (64.09%), también es muy favorable para nuestro pueblo En el cómputo total de Tolosaldea, la localidad se sitúa más de 15 puntos por encima de la media comarcal.

65%
es el objetivo
de recogida selectiva establecido para el 2020
En Ibarra la tasa es del 74,9%, en Tolosa del 69,1% y, en Andoain, del 45,8%.

A juicio del ayuntamiento, «estos datos muestran una clara consolidación del porcentaje de recogida selectiva, un grado alto de sintonía ciudadana con el sistema de cinco contenedores, la validez del modelo de tarjeta con chip para la fracción resto y orgánica y, nuevamente, la falsedad del argumento de que el sistema puerta a puerta era el que más potenciaba el reciclaje».

A pesar de hacer una valoración positiva de estos datos, el equipo de gobierno que preside Maite Izagirre (PNV) no quiere caer en la autocomplacencia y seguirá apostando por desarrollar el proceso de mejora continua que se puso en marcha esta legislatura. En opinión de la alcaldesa, «todavía quedan deficiencias por corregir, es evidente que un porcentaje pequeño de la población aún no hace un uso correcto del servicio y, por ello, en otoño se pondrá en marcha un estudio sobre la utilización del nuevo sistema, de cara a detectar errores y ofrecer soluciones de mejora».

«Una solución»

Por su parte, el PSE-EE se ha felicitado por los buenos resultados obtenidos en la localidad. En un comunicado, la portavoz socialista, María Luisa Arija, ha querido felicitar a los ciudadanos que en la pasada legislatura «se movilizaron a favor de los contenedores mostrando su rechazo al puerta a puerta y que una vez se ha implantado el sistema lo están respaldando de forma ejemplar. Además, ha querido agradecer el trabajo que el diputado de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de Gipuzkoa, el socialista José Ignacio Asensio, y su equipo están realizando «ya que han dado una solución a este problema que estaba enquistado desde hacía demasiado tiempo en Gipuzkoa».

Asegura que en la pasada legislatura EHBildu impuso el PaP en Villabona, a pesar de los ciudadanos, creando una «conflictividad» que no sirvió para nada salvo para «crear crispación» en las calles, generar un «gasto innecesario» y «perder el tiempo» en conseguir los objetivos que hoy son todo un ejemplo para el resto de la Mancomunidad de Tolosaldea.

Insiste en que el PaP es un sistema de recogida «caduco, sucio, incómodo y caro», que es un sistema de recogida y no un sistema de reciclaje como Bildu «intentó vender», además de no responder a una demanda de los vecinos e «hipotecó económicamente a nuestro ayuntamiento». Recordó que la implantación del PaP «obligó» al anterior gobierno municipal de la coalición soberanista a «afrontar gastos extraordinarios en compra de material para la implantación de este sistema que obligó incluso, a varias ampliaciones de crédito porque el coste superaba lo presupuestado».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos