La Sanidad pública vasca costará 3.800 millones en 2019, un 3,3% más que este año

La inversión por ciudadano crece en 57 euros y se sitúa en 1.730 euros por persona

M. J. CARRERO

Un año más, el dinero que el Gobierno Vasco destina a la Sanidad se lleva un tercio del presupuesto total de la comunidad autónoma. Son 3.800 millones, según el plan económico para 2019 presentado por el consejero de Salud, Jon Darpón, a los partidos en el Parlamento. Esta ingente cantidad supone un aumento del 3,3% respecto a este año. Si se divide entre los ciudadanos, resulta una inversión per cápita de 1.730 euros, 57 más que hasta ahora.

Osakidetza, la empresa pública encargada de gestionar el sistema sanitario, representa como es lógico la mayor partida económica: 2.875 millones. De esta cantidad, el 67,5 se dedica a gastos de personal. Esta partida crece un 4,2%, es decir, casi un punto más de lo que aumenta el presupuesto. En este apartado, se reservan 15,8 millones para pagar a partir de enero a 7.000 empleados el complemento de desarrollo de la carrera profesional.

Descontadas las nóminas, el Servicio Vasco de Salud elevará en 10 millones respecto a este año el montante destinado a inversiones, hasta alcanzar casi los 70 millones. En Gipuzkoa, la atención primaria concentrará la mayor parte de los 11,8 millones en inversiones para los centros de salud de Alde Zaharra y Aiete, en San Sebastián, Ordizia o Aretxabaleta; y para los hospitales de Eibar, que se inauguró en octubre, Mendaro, Arrasate, Bidasoa o Zumarraga.

Al margen de la financiación de Osakidetza, los casi 1.000 millones del presupuesto del Departamento de Salud se destinarán a financiar las recetas, que suponen un desembolso de 522,8 millones (2,4% más). Para hacer frente al copago farmacéutico de colectivos en situación de fragilidad social se reservan 7,4 millones en ayudas. Destacan también la partida dedicada a proyectos de investigación, que aumenta un 5%. El proyecto también prevé convertir el Instituto Oncológico de San Sebastián en un centro vinculado a Osakidetza y para ello se reservan 25 millones.

«El presupuesto permitirá, además, consolidar o desplegar y generar programas de salud poblacionales, como los cribados de mama, colon o cérvix, o los programas de prevención dental y los calendarios vacunales, tanto de menores como de personas adultas», ha resaltado Jon Darpón. Respecto a las listas de espera, el compromiso es «mantenerlas dentro de los parámetros comprometidos», es decir en unos 50 días de media para las intervenciones no urgentes

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos