La DGT prevé seis millones de viajes en el puente que empieza con sol y terminará con lluvia

EFE/Atlas

J. Luis Alvarez
J. LUIS ALVAREZMadrid

La Dirección General de Tráfico (DGT) pone este miércoles en marcha el dispositivo especial de vigilancia y control con motivo del puente de la Constitución y la Inmaculada para canalizar los seis millones de desplazamientos que tendrá lugar hasta la medianoche del domingo. Unos días de descansos previos a la Navidad que conmenzarán con tiempo soleado y temperaturas superiores a las normales y que, como aventuran los pronósticos del tiempo, terminarán pasados por agua en buena parte del país.

Aunque no hay mucha nieve, las estaciones de invierno se perfilan como uno de los principales destinos, junto a las segundas residencias. De esta manera, la DGT prevé que los mayores problemas se podrían dar en las carreteras que parten de Madrid, las próximas al litoral del Meditérráneo, las que atraviesan Castilla-La Mancha y las de Andalucía. La AP-1 será, a buen seguro, una de la vías más transitadas una vez que el Gobierno ha suprimido el peaje en la misma.

Desde este miércoles 800 funcionarios y personal técnico de los Centros de Gestión de Tráfico; todos los agentes disponibles de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil y más de 13.000 empleados de las empresas de conservación de las vías montarán guardia para atender cualquier problema que pueda surgir. Desde el aire actuarán los doce helicópteros de la DGT con el sistema 'Pegasus' para la vigilancia y el control de las infracciones desde sus bases de Madrid, Valencia, Málaga, Sevilla, Zaragoza, Valladolid y A Coruña.

Niebla y agua

Las previsiones meteorológicas anuncian que tanto el miércoles como el jueves no habrá precipitaciones y, de producirse, serán de carácter débil afectando a Galicia y el Cantábrico y las comarcas occidentales del Pirineo. El fenómeno más problemático para la circulación puede ser la formación de bancos de niebla en las regiones del interior.

El viernes la situación podría cambiar. A las nieblas en ambas mesetas se sumará un frente que barrerá el norte peninsular, aunque no dejará muchas precipitaciones. Sin embargo, el sábado esas lluvias serán más intensas en las regiones del Cantábrico oriental y los Pirineos y que podrían ser de nieve por encima de los 1.400 metros en las caras norte de las montañas. También habrá precipitaciones en el litoral de Cataluña, según el avance de la previsión elaborado por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

 

Fotos

Vídeos