«Sentimos hostilidad e indiferencia tras las denuncias a la OPE de Osakidetza, somos los apestados»

Patxi Nicolau, Julián Sánchez y Manoel Martínez durante su comparecencia de este martes en la sede gasteiztarra de ESK./Igor Aizpuru
Patxi Nicolau, Julián Sánchez y Manoel Martínez durante su comparecencia de este martes en la sede gasteiztarra de ESK. / Igor Aizpuru

«Tras recibir nuevos testimonios», LAB y ESK presentarán ante la Fiscalía una ampliación de la denuncia por los supuestos amaños en la OPE de Osakidetza

Iker Marín
IKER MARÍNVitoria

«Lo que está pasando con esta OPE de Osakidetza es algo que objetivamente no está bien. Lo que sucede es algo que saben todos los trabajadores de cualquier hospital. Es un procedimiento extendido, sistemático y de toda la vida. Es un sistema al margen de la ley. Se plantean procesos selectivos que, en principio, en las bases rigen los méritos de igualdad, mérito y capacidad, pero a la hora de la verdad no es así. Son procesos excluyentes para los que no están elegidos». Así ha definido este martes públicamente el médico anestesista Manoel Martínez las supuestas irregularidades cometidas en la mayor OPE de la historia de Osakidetza, celebrada entre mayo y julio con más de 96.000 opositores, y que están siendo investigadas por la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco.

Este doctor gallego ha sido, junto a otros dos anestesistas, Roberto Sánchez y Marta Macho, -los tres del Hospital del Alto Deba de Arrasate- los que han denunciado los posibles amaños en la OPE. Tras la acusación reconocen haber sentido del resto de compañeros de especialidad «indiferencia y hostilidad. Pocos se han significado a nuestro favor, los podemos contar con los dedos de una mano. Somos los apestados», asegura.

«¿Por qué el resto de los afectados de la OPE no dan la cara? La respuesta es clara, por miedo»

Tanto sus denuncias como las realizadas por sindicatos y partidos políticos de la oposición al Gobierno Vasco forzaron a Osakidetza a paralizar las pruebas de cuatro especialidades médicas: Cirugía Plástica, Angiología y Cirugía Vascular, Cardiología y Anestesia. Aunque la sospecha de fraude es mucho mayor para el Sindicato Médico de Euskadi, EH Bildu y los sindicatos LAB y ESK que han anunciado este martes que ampliarán de forma conjunta la denuncia interpuesta ante la Fiscalía a finales de esta semana «tras recibir nuevos testimonios anónimos. Vamos a aportar muchos más datos de los que teníamos inicialmente», ha confirmado Julián Sánchez, abogado de ESK.

Hasta la fecha este sindicato se reafirma en poner «bajo sospecha las 19 categorías profesionales médicas que a día de hoy están denunciadas» y anuncian que también existen sospechas fundadas de fraude en la categoría de Técnico Superior Económico, «con opositores que mejoraron entre prueba y prueba sus notas de manera impresionante».

«Darpón buscará cabezas de turco», asegura ESK sobre la comparecencia del consejero

No son especialmente optimistas en el sindicato ESK sobre la comparecencia anunciada por Jon Darpón el próximo jueves 19 en el Parlamento Vasco. Ese día el consejero de Salud presentará los resultados del estudio encargado a un especialista en estadística de la Universidad de Oviedo. Sobre esta cita, Patxi Nicolau, delegado de ESK en la OSI Araba, ha señalado este martes que «esperamos que presenten ese estudio, busquen cabezas de turco y digan que ellos ya han hecho su trabajo». Ha añadeido que «en el peor de los casos dirán que hay que repetir las pruebas paralizadas, por las irregularidades. No esperamos nada más, desde luego no que Darpón presente su dimisión». Perspectivas poco halagüeñas para un sindicato que solicita «cambiar el modelo de la OPE» y que tiene como «objetivo final» que Osakidetza «no se convierta en un batzoki».

Este sindicato sospecha que la paralización de las cuatro pruebas por parte de Osakidetza solo es un «control de daños. Una especie de lavado de cara y de decir que han actuado con contundencia, cuando realmente no han hecho bien su trabajo, que es organizar una investigación profunda para depurar responsabilidades», ha indicado. En este sentido, Nicolau ha anunciado que la mesa sectorial de seguimiento de la OPE, en su última reunión, comunicó a los sindicatos representantes, entre los que no está ESK, que la investigación interna de Osakidetza había finalizado, «pero tampoco les facilitaron ninguna información».

El abogado de este sindicato ha vuelto a resaltar que existe «miedo a las represalias» entre las personas que están facilitando nuevas informaciones a ESK. En opinión de Julián Sánchez, estos profesionales hacen especial «hincapié» en lo llamativo de los resultados en las especialidades pero «no se atreven a dar la cara por miedo a las consecuencias». Reconocen que el mensaje que han recibido ha sido el de «tener la boca cerrada y hacer equipo y piña».

«Los procesos selectivos en Osakidetza se basan en un sistema que está al margen de la ley»

Ha sido la sede vitoriana de ESK la que ha acogido este martes la comparecencia pública de los representantes del sindicato y Manoel Martínez. Este anestesista ha explicadoque han decidido dar la cara por un «compromiso ético y cívico». Ante la pregunta de por qué han dado el paso de denunciar los posibles fraudes, Martínez ha sido claro, «creo que la pregunta más correcta es preguntarse porqué el resto de afectados no dan la cara. La respuesta es clara, por miedo», ha dicho. «Miedo al ostracismo y a no poder desarrollar su carrera profesional», ha agretado. El gallego ha ido más allá en su denuncia y ha explicado que hay compañeros de profesión que «han tenido que dejar la sanidad pública» y dedicarse a la privada porque «no les han dejado hacer lo que querían y había gente que pasaba por delante de ellos sin tener formación. Este es un mundo complejo».

«Sufriremos represalias»

Martínez ha admitido este martes que desde que dieron el paso de denunciar en público este caso sienten la oposición de algunos compañeros de especialidad, «no así del resto de áreas médicas, que nos han felicitado». Tras insistir en que las supuestas irregularidades se enmarcan en «procesos conocidos y normalizados», ha reconocido que no han sentido «presiones directas, ni verbalizadas, pero somos los apestados. Sabíamos que iba ser así, está asumido». Tanto él como sus otros dos compañeros se muestran «convencidos» de que «sufrirán alguna represalia» por haber dado el paso de denunciar aunque también son conscientes que el Servicio Vasco de Salud va a tener «difícil» dejarlos fuera porque mecanismos como las listas de contratación les «protegen».

«La OPE es un procedimiento excluyente para los que no están elegidos»

Por último, este anestesista ha resaltado que «alguien tendría que explicar cómo la mayor parte de los médicos no aprueban un examen, cuando en Enfermería el porcentaje de aprobados es del 94 % y ninguna enfermera sacó 100 puntos, la nota máxima, algo que sí ha sucedido en especialidades médicas como anestesia», ha expuesto. Martínez, que participó en la OPE, fue el que peor nota obtuvo en su categoría (22 sobre 100), algo que ha justificado este martes diciendo que quiso mostrar su protesta contestando siempre «C» en el examen tipo test y dejando en blanco el ejercicio práctico. Lo que le parece «preocupante» es que «casi cien anestesistas sacaran un cero en el práctico, intentándolo». «Y no dudo de su capacidad ni de su buen hacer para nada», ha finalizado

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos