¡Bienvenido y feliz 2019!

Un espectáculo de fuegos artificiales ilumina Times Square en Nueva York. / Reuters

El mundo saludó al nuevo año con fuegos, música y bodas tras un tumultuoso 2018

COLPISA/AFP

La icónica bola de cristal de Nueva York cayó y una empapada multitud estalló de júbilo y se prodigó besos en Times Square sumándose a las multitudes de todo el mundo que saludaron al Año Nuevo y dijeron adiós al tumultuoso 2018.

La brillante esfera cayó luego de largas horas de frío y llovizna en una espera matizada por artistas como Christina Aguilera, Sting y Snoop Dogg.

Casi al caer la bola, Beba Rexha cantó la emblemática «Imagine» de John Lennon y desde el primer minuto de 2019, la muchedumbre entonó «New York, New York» acompañando la voz de Frank Sinatra que salía por los altavoces.

«Fue un verdadero estado de felicidad absoluta, unidad y amor. Fue como si no hubiera odio en el mundo», dijo Brie Dunn, de 22 años, mientras se oían explosiones pirotécnicas y miles de parejas se besaban. «Eso es lo que espero para 2019 y los años que se vienen», dijo Dunn en la cadena ABC News.

La fiesta en la Gran Manzana y las de otras ciudades de la costa este de Estados Unidos pusieron el broche a la ola de celebraciones que arrancó en Oceanía, siguió en Asia y pasó por Europa antes de alcanzar a América.

En Río de Janeiro, la emblemática estatua del Cristo Redentor cobró vida en 3D a través de proyecciones de luz, mientras en la playa de Copacabana la pirotecnia iluminó a más de dos millones de personas vestidas de blanco que bailaban al son de conciertos gratuitos.

La playa se iluminó con cientos de miles de pantallas de teléfonos móviles mientras la multitud grababa el espectáculo de fuegos artificiales.

Para los festejos de cambio de año, Sídney, la ciudad más grande de Australia, se iluminó con el mayor espectáculo de fuegos artificiales que se haya celebrado hasta ahora en su emblemática bahía.

Un número récord de artefactos pirotécnicos, así como colores y efectos inéditos, iluminaron durante 12 minutos el cielo ante un millón y medio de espectadores, con el célebre edificio de arquitectura futurista de la ópera al fondo.

En Japón, muchas personas acudieron a los templos para llamar al nuevo año, mientras en Saitama, al norte de Tokio, el boxeador estadounidense Floyd Mayweather ganó al joven campeón japonés de kickboxing Tenshin Nasukawa en un esperado combate-espectáculo.

En Yakarta, la capital de Indonesia, más de 500 parejas se dieron el «sí, quiero» durante una gigantesca boda colectiva. Sin embargo en la capital, igual que en la provincia de Banten, recientemente golpeada por un tsunami, no hubo fuegos artificiales por respeto a las víctimas.

En Hong Kong, centenares de miles de personas acudieron a las orillas del puerto de Victoria Harbour para un fuegos artificiales lanzados desde cinco embarcaciones.

En Dubái, los fuegos artificiales iluminaron la torre más alta del mundo, el Burj Khalifa, mientras que en otro emirato del Golfo, Ras al Jaimah, se intentaba alcanzar el récord del «espectáculo pirotécnico más largo del mundo».

Rusia vivió el nuevo año en varias zonas horarias. Conciertos y espectáculos de luces en los parques de la ciudad de Moscú, y más de 1.000 pistas de hielo abiertas para los aficionados.

Inquietud por las crisis políticas

2018 estuvo marcado por la creciente preocupación por el clima o las crisis políticas, como la del Brexit en Reino Unido o las protestas de los «chalecos amarillos» en Francia.

Francia también cambió de año bajo fuertes medidas de seguridad, tras el atentado ocurrido Estrasburgo a mediados de diciembre y por el temor a las protestas de los «chalecos amarillos».

Unos 12.000 policías se desplegaron en París, donde 300.000 personas acudieron a los Campos Elíseos para festejar la llegada de 2019 con un espectáculo de luces proyectado en el Arco del Triunfo.

El presidente francés, Emmanuel Macron, reconoció, en un discurso televisado, que su gobierno «puede hacerlo mejor». «Creo en nosotrOS», dijo.

Los más optimistas, no obstante, podrán recordar la distensión alcanzada en la península de Corea, que había terminado 2017 bajo la amenaza de un conflicto nuclear.

Estas consideraciones geopolíticas no impidieron que millones de personas, de Fiyi a Río de Janeiro, salieran a las calles para dar la bienvenida al Año Nuevo.

Entre las noticias que marcaron 2018 estuvo la crisis política en Reino Unido en torno a su salida de la Unión Europea, que seguirá dando titulares hasta el 29 de marzo de 2019, fecha prevista del 'brexit'.

A pesar de esto, Londres marcó el comienzo del nuevo año celebrando su relación con Europa. El alcalde Sadiq Khan dijo que la capital permanecerá «con una visión hacia afuera» después del 'brexit'.

En 2019, las portadas de los periódicos seguirán estando dominadas por el presidente estadounidense, Donald Trump.

Trump cambia los equilibrios

2018 confirmó la capacidad de Trump para cambiar por completo los equilibrios en las grandes cuestiones geopolíticas, como la guerra comercial con China, su retirada del acuerdo nuclear iraní o la decisión de trasladar a Jerusalén la embajada de Estados Unidos en Israel.

Los rostros del poder volverán a cambiar en 2019, con elecciones planificadas en Australia, India, Afganistán, Sudáfrica o Argentina. Sin olvidar la toma de posesión este martes del presidente brasileño Jair Bolsonaro.