El Metro avanza con 28,7 millones y se activa el intercambiador de Riberas

Obras de la variante ferroviaria de Donostia en la plaza Zubiri, junto al Hotel Londres. / MIKEL FRAILE
Obras de la variante ferroviaria de Donostia en la plaza Zubiri, junto al Hotel Londres. / MIKEL FRAILE

La inversión en la Y vasca en Gipuzkoa cae de 156,2 a 99,4 millones en la recta final de las obras

A. C. SAN SEBASTIÁN.

La variante ferroviaria de Donostia, el nombre oficial del conocido como Metro, se lleva en 2019 la mayor partida para inversiones ferroviarias, sin contar con el TAV. El presupuesto de Infraestructuras contempla 28,7 millones para que las obras sigan avanzando por los frentes abiertos en los dos tramos en que se dividen estos cuatro kilómetros subterráneos que atravesarán la capital. Es la cuantía más amplia de las Cuentas de Euskal Trenbide Sarea, que destina además 5,2 millones para remodelar estaciones como la de Hendaia -cuyo inicio está pendiente del acuerdo final con las autoridades francesas-, 200.000 para reformar la estación de Deba o los 2,6 millones para suprimir más pasos a nivel o renovar vías.

El próximo Presupuesto vasco rebaja en cambio la dotación para la Y vasca en Gipuzkoa, el tramo entre Bergara y Lezo que gestiona y financia por adelantado con créditos de gestión el Gobierno Vasco. Después de una década en marcha, poco a poco va llegando a su fin, y por tanto reduciéndose el esfuerzo económico que ha necesitado para abrirse camino. Las Cuentas vascas destinan 99,4 millones para terminar los cinco tramos en obras, aunque uno, el de Hernani-Astigarraga, aún sigue muy retrasado por el parón que sufrió. El pasado año fueron 156,2 millones.

Uno de los nuevos proyectos en perspectiva que emerge en el Presupuesto vasco es el intercambiador de Riberas de Loiola, una infraestructura para la que el equipo de Arantxa Tapia destina 300.000 euros en créditos de compromiso para iniciar la redacción del proyecto. Ya hay uno avanzado por el Ejecutivo vasco, aunque aún debe ser validado -y si fuera necesario modificado- por el Ministerio de Fomento, la otra institución junto a la Diputación foral que cofinanciará los más de 9 millones que se prevé cueste esta infraestructura que comunicará la red de Renfe y la de Euskotren en Donostia.

Los autobuses, por su parte, se llevan compromisos para activar el BEI, la línea eléctrica de Donostia, o para adquirir nueve vehículos híbridos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos