Entrevista

Pedro Duque: «Algunas películas de ciencia ficción son como los campos de Oliver y Benji»

Pedro Duque, visto a través de una gota de agua duante la misión Cervantes al espacio / ESA I O. Chamorro

«Que las mentiras y las verdades se publiquen igual tiene un efecto problemático sobre la salud de las personas», dice el Ministro de Ciencia, Innovación y Universidades

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

Pedro Duque es consciente de que ha sido inspiración para muchos niños de la década de los 90. «Personalmente nunca pensé que quería ser deportista, tampoco destaqué mucho en deportes y pensaba en ser arquitecto, ingeniero o profesiones que te llamaban la atención como fontanero o albañil. Volar al espacio y volver es una cosa de las que más ilusiona y eso hay que utilizarlo para bien. En el futuro irá más gente, habrá una continuación y se volverá a la luna a la que dejamos de ir. Yo tengo cajas de dibujos que me siguen mandando los niños, que es una cosa preciosa porque así inspiras a la gente. Ellos se ponen a mirar cómo funciona y eso ayuda a sus profesores. A mí me da mucha alegría emocionar a la gente en positivo como los deportistas en general... aunque hay algún otro que tienen un negocio de vender cosas que no están bien».

El ministro, elegido entre 600 candidatos que se presentaron a la convocatoria para ir al espacio y que tuvo una nota media académica de 10, cree que ser deportista profesional puede ser más un objetivo menos alcanzable por un niño. «Puede que el número de la tasa de éxito para llegar a ser deportista sea más pequeño que el de astronauta. El porcentaje de gente que quiere ser futbolista profesional y después se dedica al fútbol y se gana la vida con eso debe ser... ¿1 de cada 100.000? En astronautas somos uno de cada 1.000. Es cierto que ya empiezas con una carrera y un bagaje. Pero ese dato lo uso también para que los niños vean que no es algo que está necesariamente a su alcance el ser futbolista o deportista profesional. Está bien que se esfuercen y vayan a los grupos, que algunos lo consigan es precioso, pero que si ellos comprueban también que si son buenos en matematicas o física podrían apuntar a ser astronautas y lo mismo les sale más fácil (ríe). Porque si no llegas a futbolista profesional y has dedicado todo al fútbol tienes que tener una segunda opción mientras que por otro camino hay otras muchas profesiones si no llegas al tope en las que te puedes desviar. Estudiar en lo que te gusta es muy provechoso y muy divertido. Conocer el por qué de las cosas es lo más divertido».

Más información

Tener conocimiento de cómo funcionan las cosas no siempre es placentero. Y es que las tramas de las películas de ciencia ficción le provocan sentimientos distintos. «Hay muchas películas que están hechas con un buen sentido. El agujero negro de 'Interstellar' se parecía un poco y no es casualidad, porque en Interstellar tenían un astrofísico de plantilla, un consejero que les decía cómo debían ser las imágenes. Un agujero negro podría ser así el punto de vista visual, aunque lo que sale ahí no puede pasar aunque las leyes de la física no lo impiden. Por ejemplo, en 'The Martian' hay cosas que están muy bonitas, pero luego hay unos vientos que no podrían tirar ese campamento porque es una atmósfera super tenue... Estos puntos donde el argumento es inverosímil te chafan un poco, sobre todo si eso da lugar a todo lo demás. Es como ver Oliver y Benji, esos campos enormes con cuestas. Hay otras que ya son infumables», ríe.

«Puede que el número de la tasa de éxito para llegar a ser deportista sea más pequeño que el de astronauta. El porcentaje de gente que quiere ser futbolista profesional y después se dedica al fútbol y se gana la vida con eso debe ser... ¿1 de cada 100.000? En astronautas somos uno de cada 1.000»

Duque ha vivido en varios países, como Alemania o Rusia que son muy futboleros aunque él prefiera otros deportes, principalmente los relacionados con el mar. En Rusia la pasión por el fútbol es aún mayor que la de España. Me decían 'hay partido de tal equipo contra el otro' y no me sentía muy cómodo porque el fútbol nunca me ha atraído, aunque sí me acuerdo cuando España ganó a Malta o el Mundial. Ver un partido de baloncesto, si lo pillo, sí que me gusta, pero no soy de los que para de trabajar por ello. No lo suelo hacer», explica.

Eso sí, recuerda que hay muchas vinculaciones entre el deporte y el espacio. «Ha habido desarrollos cruzados, se ha pensado en utilizar la máquina de vibración que utilizó el equipo de esquí italiano de los 90 porque son útiles para realizar entrenamientos muscular y de ligamentos en poco tiempo mientras que las máquinas de sensores que usamos en el espacio son usadas por deportistas para mejorar ángulos, subida y bajadas del centro de gravedad cuando corren…».

«El agujero negro de 'Interstellar' se parecía un poco y no es casualidad, porque en Interstellar tenían un astrofísico de plantilla, un consejero que les decía cómo debían ser las imágenes»

Ese argumento permite recordar a Duque que «todas las industrias mejoran con las tecnologías que se usan en el espacio, porque innovando es la única manera de llegar a él».