El menor donostiarra recibió varias patadas cuando estaba en el suelo

Lugar en el que sucedió la pelea. /USOZ
Lugar en el que sucedió la pelea. / USOZ

El joven agredido permanece en coma profundo en la UCI del Hopistal Donostia

JAVIER PEÑALBA

Un donostiarra de 17 años se debate entre la vida y la muerte en el Hospital Donostia tras la agresión sufrida la pasada madrugada por parte de un grupo de jóvenes, siete de los cuales permanecen detenidos en dependencias de la comisaría de la Ertzaintza. La negativa a facilitarles varios cigarros de tabaco pudo ser el desencadenante de lo sucedido, según fuentes consultadas.

Los hechos se han producido en torno a las cinco de la madrugada de hoy, en la calle Ijentea, frente a la entrada del Real Club Náutico donostiarra. Según señalan fuentes cercanas a la investigación, el menor se encontraba en el momento del suceso acompañado de dos amigos, entre ellos un hermano mayor que él, con los que anteriormente había estado en la discoteca cercana.

El chico se vio involucrado en un altercado después de que supuestamente se negara a proporcionar unos cigarrillos que le habían sido solicitados por jóvenes de varias nacionalidades –entre ellas española, marroquí y rumana– que iban en grupo. Se cree que esta negativa dio lugar a un enfrentamiento, en el transcurso del cual la víctima recibió diversos golpes que le hicieron perder el equilibrio. En los instantes posteriores, mientras el menor permanecía tendido en el suelo, fue objeto de nuevas agresiones mediante patadas.

El herido, según fuentes consultadas, quedó desvanecido y ante esta situación uno de los amigos que le acompañaba corrió en busca de auxilio. En su camino se topó con una patrulla de la Ertzaintza que se encontraba en las proximidades en labores de seguridad ciudadana. Los policías reclamaron la presencia de una ambulancia. Los sanitarios desplazados encontraron al joven en situación de parada cardiorrespiratoria por lo que iniciaron las maniobras de resucitación habituales en estos casos. Durante cuarenta minutos, el personal médico se esforzó en lograr la estabilización del víctima y en cuanto lo consiguió procedió a su traslado al Hospital Universitario Donostia.

El chico ingresó en estado muy grave y se encuentra en la Unidad de Cuidados Intensivos. Fuentes consultadas manifestaron que se hallaba en estado de «coma profundo» y rehusaron comentar la evolución que podría darse en las próximas horas. En el incidente también resultaron con lesiones dos amigos del herido, que fueron atendidos por las asistencias sanitarias.

Los agentes desplazados a la zona, entre los que había también miembros de la Guardia Municipal, consiguieron identificar al grupo de agresores, siete de los cuales fueron detenidos y conducidos a dependencias de la comisaría de la Policía autonómica de Ondarreta.

Investigación

La Ertzaintza ha abierto una investigación para esclarecer las circunstancias en las que se produjeron los incidentes. Los agentes al frente del caso, adscritos a la comisaría de la capital guipuzcoana, tratan ahora de determinar el grado de implicación de los siete jóvenes arrestados.

Estos tienen entre 18 y 25 años e inicialmente han sido imputados por la comisión de un delito de lesiones, aunque esta calificación jurídica podría modificarse en las próximas horas en función de la evolución del estado del salud del menor hospitalizado.

Los siete investigados, según indican fuentes cercanas a los amigos del herido, residen en localidades de la comarca del Bidasoa.

Durante este viernes, los ertzainas al frente del caso han llevado a cabo un reconocimiento de la zona en la que se produjo la agresión. Lo han hecho en algún momento acompañados por dos de las personas que se encontraban con la víctima.

La noticia de la agresión sufrida por este joven donostiarra se ha extendido rápidamente a través de las redes sociales, en las que amigos y allegados mostraron su consternación por el delicado estado de salud en el que se encuentra. Este reside en la actualidad en una pequeña localidad de Cantabria, próxima a Santillana del Mar, donde su padre regenta un establecimiento dedicado a la venta recuerdos de la zona.

El joven agredido acostumbra a pasar algunas temporadas en Donostia, donde viven su madre y su hermano, un año mayor que él.

Condena del Ayuntamiento de San Sebastián

Todos los grupos políticos del consistorio donostiarra han realizado una decalaración para condenar los graves hechos ocurridos esta noche y mostrar, «su solidaridad, cercanía y afecto a la familia del joven víctima de esta injustificable agresión». Además de mostrar su más absoluto rechazo y condena a este tipo de expresiones de violencia, « que no tienen ninguna razón de ser y que no provocan más que un dolor absurdo y gratuito en quien la padece».