Los 46 inmigrantes abandonados en Donostia pasarán la noche en un albergue de urgencia

Los inmigrantes atendidos por la Guardia Municipal y la Cruz Roja. /Redes sociales
Los inmigrantes atendidos por la Guardia Municipal y la Cruz Roja. / Redes sociales

Han llegado esta mañana en autobús desde Almería y esperaban que dos personas les estuviesen esperando para atenderles | Han sido atendidos por miembros de la Cruz Roja y la Guardia Municipal y trasladados a la sede de la ONG en Zorroaga

BEATRIZ CAMPUZANO y ANA VOZMEDIANO

Medio centenar de inmigrantes han sido atendidas en la estación de autobuses de San Sebastián por miembros de la Cruz Roja y por la Guardia Municipal tras haber llegado a la ciudad esta mañana en un autobús. Se trata de 46 inmigrantes, 45 de Malí y 1 de Guinea-Conakry. Todos ellos varones, de entre 16 y 36 años (dos de ellos son menores). Han sido trasladados en furgonetas de Cruz Roja a la sede de la ONG en Zorroaga.

Esta tarde se ha celebrado, en la sede de la Diputación, una reunión en la que han participado la Diputación, el Ayuntamiento y la Cruz Roja para coordinar la atención a estas personas y decidir su futuro inmediato. Por de pronto, pasarán esta noche en un «albergue de urgencia», según han informado la institución foral, Ayuntamiento de San Sebastián y Cruz Roja tras celebrar una reunión en la que han acordado crear una mesa de coordinación para hacer frente a la situación.

Al parecer, el grupo ha llegado hacia «las 8.30 horas en un autobús y todos ellos confiaban en encontrar aquí a dos personas para que les atendiesen y les indicasen qué hacer pero no ha aparecido nadie y llevan desde entonces esperando sin saber qué hacer», según ha relatado uno de los miembros de mantenimiento de la estación.

«No hacían más que preguntar a qué distancia estaban de Francia y cuánto se tardaba en llegar a París. Estaban totalmente desorientados y esperaban que apareciera alguien de la Cruz Roja», son las palabras con las que un testigo ha resumido la inesperada llegada.

Los jóvenes inmigrantes, todos ellos hombres y al parecer al menos dos de ellos menores de edad, habían desembarcado de un autobús en el que, según han relatado a este hombre, la Cruz Roja de Almería habría contratado en esta ciudad andaluza: «Eran de Guinea Conakry y Mali, estaban absolutamente desorientados, les habían dicho que a las 9.00 horas habría alguien de la Cruz Roja esperándoles para llevarles a algún centro o para hacerse cargo de ellos, en principio para pasar a Francia», ha precisado el testigo, que ha podido comunicarse «perfectamente» con ellos porque conoce el idioma francés que hablaban muchos de los inmigrantes, aunque otros sólo se comunicaban en sus propios dialectos. «Iban todos con dos pulseras, una amarilla con una numeración y otra roja de Cruz Roja», ha precisado este hombre.

Los jóvenes han relatado además que su entrada en España se produjo a principios de junio, hace nada, tras atravesar en patera el estrecho y alcanzar las costas de Andalucía. Según sus explicaciones, posteriormente, en Almería, habrían sufrido una «criba» en función de los lugares a los que manifestaron que preferían acudir.

Familia en Francia

En el caso de este grupo muchos de ellos tienen familia o amigos en Francia, al parecer, en los barrios periféricos de París, adonde querían llamar para comunicar a sus allegados el lugar en el que se encontraban, «Pedían constantemente poder cargar los móviles para poder avisarles de que estaban aquí», ha recordado el testigo.

El conductor del autobús ha abandonado el lugar en cuanto ha desalojado el vehículo. En estos momentos los Servicios Sociales del Ayuntamiento de San Sebastián están trabajando en coordinación con la Cruz Roja para ofrecer la acogida adecuada. Según informan fuentes municipales, la Cruz Roja ha asumido la responsabilidad de este grupo de personas, en coordinación con las instituciones.

El Ayuntamiento de San Sebastián ha proporcionado alimentos y bebida. También usuarios de la estación les han entregado botellines de agua y varios productos como bolsas de patatas fritas y cajas de tejas y cigarrillos. Sobre las 13.30 horas los inmigrantes han abandonado la estación de autobúses en dos furgones de la Cruz Roja y han sido traladados a la sede de la Cruz Roja en Zorroaga. Todos ellos iban vestidos con un chándal de Decathlon y portaban una pulsera idenitificativa de Cruz Roja.

Mesa de coordinación

Esta tarde se ha celebrado, en la sede de la Diputación, una reunión en la que han participado la Diputación, el Ayuntamiento y la Cruz Roja para coordinar la atención a estas personas y decidir su futuro inmediato.

En el encuentro se ha acordado crear una mesa de coordinación para atender a los 46 inmigrantes y se han habilitado recursos de urgencia para hacer frente a esta situación. En palabras de la diputada de Políticas Sociales, Maite Peña, la llegada de este grupo de personas de este modo es un hecho que «desconocíamos totalmente. Han llegado de repente y sin previo aviso». No obstante, ha añadido que «desde que hemos tenido conocimiento del hecho, y como territorio solidario que somos», tanto el Servicio Foral de Urgencias Sociales de la Diputación como los Servicios Sociales del Ayuntamiento «estamos trabajando en coordinación con la Cruz Roja para ofrecerles la acogida adecuada».

Tanto la diputada Peña como Aitziber San Roman, concejal delegada de Acción Social del Ayuntamiento de San Sebastián, han destacado que Cruz Roja Gipuzkoa, tan pronto como ha tenido conocimiento de la llegada ha «atendido eficazmente» a dicho grupo de personas, cubriendo desde un primer momento «las necesidades básicas de manutención» además de desplegar un recurso «de albergue de urgencia». Asimismo, se ha realizado una acogida grupal y una primera valoración individual para identificar cuál es la situación de cada persona y poder así derivarlos a los recursos adecuados.

Según ha indicado Elena Luquín, directora de intervención social de Cruz Roja Gipuzkoa, esta institución ha movilizado un equipo de personal técnico y voluntariado «de 40 personas entre las que se encuentran personal sanitario, educadores sociales, abogados, psicólogos y traductores para poder dar una atención integral este grupo de personas». Luquín ha agregado que las personas atendidas se encuentran cansadas por el largo viaje, pero en general no muestran ningún problema de salud grave».

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos