El PP vasco, fiel a Sáenz de Santamaría, pide «no corregir» el voto de la militancia

La mayoría de compromisarios del PP vasco, ayer en Madrid tras finalizar la primera jornada del congreso./
La mayoría de compromisarios del PP vasco, ayer en Madrid tras finalizar la primera jornada del congreso.

Los populares en Euskadi, convencidos de que ganará la exvicepresidenta, se muestran agradecidos por el reconocimiento de Rajoy a su labor contra ETA

Ainhoa Muñoz
AINHOA MUÑOZ SAN SEBASTIÁN.

Tranquilos pero expectantes. Así se mostraban ayer varios dirigentes del PP vasco tras finalizar la primera jornada del inédito congreso sin 'dedazo' de los populares. «Mañana (por hoy) será otra cosa...», se lamentaba un miembro del partido en Euskadi, a sabiendas de que la lucha por el poder de la formación entre Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado será hoy más que evidente entre los 3.082 compromisarios que elegirán al próximo líder del PP. Ayer era el día, dicen, de despedir por la puerta grande a Mariano Rajoy.

En cualquier caso, y después de haber dado por muerta la vía de la candidatura única -como ha venido reclamando la propia exvicepresidenta y todos los miembros del PP vasco que le respaldan-, la dirección de los populares en Euskadi lamentó ayer que la integración en una única lista no haya podido finalmente materializarse. Por eso, el grueso de los populares vascos insiste en pedir que hoy «no se corrija la decisión» de los afiliados que el pasado 5 de julio dieron por vencedora -aunque solo por una diferencia de 1.500 votos- a Sáenz de Santamaría frente a Casado. «El PP siempre ha reivindicado respetar la lista más votada», recordaban fuentes del PP vasco. De hecho, Alfonso Alonso dio incluso un paso más allá y sugirió que hoy «no se debería votar» porque, justificó, los afiliados ya han dicho «qué persona quieren que encabece el PP».

Aun así, desde el partido liderado por el exministro de Sanidad se mostraron ayer convencidos de que la exnúmero dos de Rajoy será la persona que recoja hoy su legado. «Tenemos muy buenas expectativas», se congratulaba otro dirigente de la formación. La incertidumbre por enfrentarse a un proceso totalmente nuevo, eso sí, también dio paso ayer a unos corrillos en el hotel madrileño en el que se celebró el cónclave en los que la mayoría de compromisarios guardaba como un mantra en silencio su voto.

Guipuzcoanos 'a la gallega'

Sin pretenderlo, el PP vasco se coló ayer como protagonista tanto en el discurso de María Dolores de Cospedal como el del propio Mariano Rajoy, que reivindicó en más de una ocasión a lo largo de su intervención a quienes «dieron la batalla por la libertad»: el PP vasco. El expresidente del Gobierno elogió la labor y la resistencia que mostraron los miembros del PP en Euskadi cuando ETA atentaba. Y estas palabras fueron ayer recibidas en el seno del PP vasco con «agradecimiento» por «reconocer nuestro trabajo». «Siempre hemos sido un referente moral del PP nacional, y tiene mucho significado que hayamos sido un parte central de su discurso», se felicitaban los populares vascos. Buen ejemplo de ello fue que la diputada Mari Mar Blanco, hermana de Miguel Ángel Blanco, y Amaya Fernández, secretaria general del PP vasco, integraran la mesa del congreso.

Después de cerrar la primera jornada del cónclave, los populares vascos se fueron juntos, aunque separados por territorios, a cenar. El PP de Gipuzkoa, como un guiño inconsciente al legado de Rajoy, se fue a cenar a un restaurante gallego.