Sánchez crea un mando único para controlar las fronteras y la inmigración ilegal

Pedro Sánchez comparece ante los medios tras el Consejo de Ministros. / Pierre-Philippe Marcou (Afp)

El presidente confirma que el Rey estará en el aniversario de los atentados de Barcelona y Cambrils | Exhibe músculo en el balance de sus dos meses al frente del nuevo Ejecutivo y dice que «ahora los españoles se reconocen en su Gobierno»

Rosario González
ROSARIO GONZÁLEZMadrid

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado la creación de un mando único de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para el control de las fronteras y la inmigración ilegal, asunto que ha escalado como una de las grandes preocupaciones de los españoles tras el aumento de la llegada de inmigrantes a las costas andaluzas en las últimas semanas, según el último barómetro del CIS.

Según ha detallado en rueda de prensa en la Moncloa, la nueva figura aprobada por el Consejo de Ministros «centralizará la coordinación y el seguimiento» de todas las actuaciones realizadas o vinculadas con la inmigración ilegal, así como los mecanismos necesarios para la utilización «eficaz» de todos los recursos humanos y materiales disponibles en esta materia. El objetivo, ha explicado, es «optimizar» los recursos que permitan «colaborar en impedir» la salida de embarcaciones de migrantes en países de origen y «evitar la llegada inadvertida» de pateras a España.

Sánchez ha ensalzado la política migratoria puesta en marcha por el nuevo Ejecutivo, dentro de la que destacó un plan de choque de 30 millones para reforzar la atención a pie de playa, ampliar las plazas de atención humanitaria y crear un nuevo servicio de asistencia y derivación. «La migración no ha empezado con este Gobierno, sino que lo que ha comenzado es la política migratoria que, hasta ahora, no existía», ha señalado. También se ha referido a la necesidad de cooperación entre los estados miembros de la UE: «Cuando un migrante pisa la playa de Tarifa o de Algeciras no está pisando España, sino Europa».

El Rey irá al aniversario de los atentados en Cataluña

Sánchez también ha confirmado que tanto él como el Rey Felipe VI estarán en Barcelona con motivo del primer aniversario de los atentados terroristas que golpearon la capital catalana y la localidad tarraconense de Cambrils el año pasado. Un aniversario que, ha señalado, «exige de todos la solidaridad y el respeto a las víctimas y su familias». Al ser preguntado por el veto a la Casa Real que ha planteado la Generalitat, Sánchez ha afirmado que «no hay más cera que la que arde». «El jefe del Estado va a ir, el presidente va a ir y vamos a trasladar la solidaridad del conjunto de la sociedad española a las familias y las víctimas de estos terribles atentados», ha zanjado.

Sánchez, que ha confirmado su intención de agotar la legislatura, se ha marcado como objetivo «blindar» el estado del bienestar y transitar la senda del diálogo ante los conflictos que tenga que enfrentar su Gobierno, como el catalán, en el que descarta abrir «ninguna vía judicial más». En este sentido, ha insistido en que defenderá la legalidad y el cumplimiento del Estatut, y ha pedido al nuevo líder 'popular', Pablo Casado, que sean «tan leales» como lo fue el PSOE con el Ejecutivo de Rajoy. Sánchez ha explicado que entiende el interés de los ciudadanos por celebrar una votación -sin especificar qué debería votarse-, pero que el acuerdo que se vote debería representar al 80% de la sociedad catalana.

64 días al frente del Gobierno

Los anuncios han tenido lugar durante el tradicional balance que el presidente realiza tras la última reunión del Consejo de Ministros, antes del descanso estival del Ejecutivo hasta el próximo 24 de agosto. En su comparecencia, Sánchez ha exhibido músculo para valorar los poco más de dos meses (64 días) que lleva al frente del nuevo Ejecutivo. Así, ha dado cuenta de la situación política y económica, reivindicando la moción de censura con la que logró desalojar a Mariano Rajoy del Gobierno y que, ha defendido, «permitió un cambio de época y que los españoles se reconozcan en su Gobierno con independencia de a quien voten».

Ha insistido en que su Ejecutivo representa, entre otras cosas, a la España «europeísta», «plural» y «feminista» que, ha destacado, hoy se ve representada en «el Gobierno con más ministras de los países de la OCDE». En su opinión, el cambio no solo supone un relevo en el Gobierno, sino un «cambio de época» durante la que su objetivo será iniciar las cuatro «grandes transformaciones» que necesita el país -económica, social, territorial e internacional-, en contraste con una anterior administración sumida «en la parálisis y el letargo».

En su balance, ha considerado que la moción de censura que lo llevó hasta la Moncloa fue el resultado de «la democracia española reivindicándose a sí misma», un procedimiento legislativo que, ha defendido, asumía la responsabilidad que no asumió el partido del Gobierno de Mariano Rajoy cuando la justicia determinó su responsabilidad penal por el 'caso Gürtel'.

«El cambio de Gobierno y la moción de censura han supuesto un cambio en la política española», ha insistido Sánchez, para enumerar las previsiones para lo que queda de año: «2018 terminará con un vigoroso crecimiento el 2,7%, la inversión ha crecido un 5% y se crearán 450.000 puestos de trabajo a final de año», ha avanzado el presidente. Se ha congratulado asimismo de la mayor competitividad de la economía española, el récord de turistas y la confianza en la economía, con la prima de riesgo en el tranquilizador entorno de los 100 puntos básicos.

Exhumación de Franco

La exhumación de los restos de Francisco Franco para su traslado fuera del Valle de los Caídos es uno de los temas que se le está atragantando al presidente del Gobierno. Tras confirmar que no podían llevarlo a cabo en julio, como estaba previsto, la iniciativa tampoco ha salido adelante en el último Consejo de Ministros del verano, aunque Pedro Sánchez ha insistido en que tendrá lugar «muy pronto», sin concretar fecha, y ha pedido paciencia -«días» o incluso «semanas»- para hacerlo «con todas las garantías».

Tampoco ha concretado la fórmula jurídica que finalmente utilizará el Ejecutivo para trasladar los restos del dictador, aunque ha señalado que, si se trata de un decreto, no espera que haya dificultades para que se convalide en el Congreso puesto que fue un mandato mayoritario de dicha Cámara.

El Gobierno retira el recurso contra la ley vasca de víctimas policiales

El Consejo de Ministros ha decidido retirar el recurso contra ley vasca de víctimas policiales, presentado por el anterior Ejecutivo del PP, después de acordar con el Gobierno Vasco la reforma de la norma para recalcar que su objetivo no es buscar responsabilidades, sino resarcir a los afectados.

Esta decisión se ha adoptado pocos días después de que el Tribunal Constitucional haya anulado el grueso de la ley navarra de reparación a las víctimas de actos violentos provocados por grupos de extrema derecha o funcionarios públicos, que también fue recurrida por el Gobierno del PP, al estimar que invade competencias del poder judicial.

La Ley vasca de Reconocimiento y Reparación de Víctimas de Vulneraciones de Derechos Humanos en el contexto de la violencia política en la Comunidad Autónoma Vasca entre 1978 y 1999 fue aprobada en 2016, aunque varios artículos han estado suspendidos por el recurso presentado en su día por el Ejecutivo del PP, que el actual Gobierno del PSOE ha decidido este viernes retirar, según consta en la referencia del Consejo de Ministros.

Además de los populares, también rechazan la norma asociaciones de la Policía Nacional, de la Guardia Civil y de víctimas del terrorismo, que este jueves mismo pidieron al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska que no se retirara el recurso. Estos colectivos advirtieron de la «injusticia» e «inmoralidad» que supondría retirar el recurso contra una ley basada, a su juicio, en el «relato del conflicto» y en la construcción de una «memoria alternativa» para «blanquear el pasado criminal de ETA y ensuciar el de las víctimas del terrorismo».

 

Fotos

Vídeos