José Antonio Santano: «Al Gobierno Vasco le ha faltado liderazgo en la gestión de los migrantes»

El alcalde de Irun, José AntonioSantano, delante del Ayuntamiento, ubicado en la plaza San Juan. /Floren Portu
El alcalde de Irun, José AntonioSantano, delante del Ayuntamiento, ubicado en la plaza San Juan. / Floren Portu

El alcalde de Irun se enorgullece de su ciudad «abierta, solidaria y de oportunidades»

Elisa López
ELISA LÓPEZ

«El problema de la inmigración no se puede focalizar en Irun solo porque esté en la frontera». José Antonio Santano confiesa que le preocupa la situación que vive su ciudad, y considera que hay que ser «solidarios», pero también a la hora de repartir la atención a todas esas personas y satisfacer sus necesidades. En este sentido, el alcalde de Irun apuesta por una Europa coordinada y con políticas comunes que ponga por delante los derechos humanos. En todo caso, se enorgullece de su ciudad «abierta, solidaria y de oportunidades».

-¿Cómo definiría la situación que vive Irun con los inmigrantes? ¿Le preocupa?

-Desde luego que la situación me preocupa. Y sobre todo me preocupa que se quiera focalizar esto como un problema local, municipal. Estamos en una situación que supera las capacidades de un ayuntamiento. Desde el primer día nos hemos mostrado dispuestos a colaborar y a poner a disposición los medios que tenemos, pero esto no puede ser un asunto de resolución local. Irun está en la frontera, pero esto no puede ser razón suficiente para focalizar el problema en nuestra ciudad. Hay que ser solidarios, también a la hora de repartir la atención a estas personas, de ofrecer medios y de trabajar para atender sus necesidades en conjunto.

-¿Se sienten los ayuntamientos desatendidos por el Gobierno Vasco?

-Desde el principio del verano, y sabiendo cómo estaba la situación, el Gobierno Vasco nos llamó a una mesa interinstitucional en la que además de los ayuntamientos, participa la Diputación. Desde esta mesa se ha trabajado de manera coordinada e intentando responder a las necesidades que se detectaban en nuestro territorio. No voy a decir que nos hemos sentido desatendidos, pero se ha focalizado mucho el problema en las ciudades, se ha cerrado el zoom y quizás ha faltado más liderazgo institucional, que solo se podía ejercer desde el Gobierno Vasco. Creo que las decisiones, los medios al servicio de la atención a estas personas en tránsito, e incluso las medidas preventivas, tienen que tomarse desde instancias superiores. Solo así se garantizan. Nos está tocando la primera línea, en la respuesta a la ciudadanía, a los migrantes e incluso a los medios de comunicación. Y en este sentido, quisiera subrayar en especial el trabajo que está desarrollando Cruz Roja. En el ámbito local, el personal municipal y Protección Civil se han volcado. Está siendo un verano muy complicado. Tampoco quiero olvidarme de ONGs y muchos ciudadanos que están preocupándose a nivel particular, pero sí quiero decir, en este sentido, que la ayuda y la atención a estas personas tiene que ser coordinada para poder llegar a cubrir de manera ordenada sus necesidades.

Primer edil

Perfil:
Irunés de 53 años. Licenciado en Derecho por la UPV. Casado con dos hijos. Aficionado al deporte, jugó en distintos equipos de Irun: Dumboa, Pinar y prejuveniles del Real Unión. Habla francés y euskera.
Política:
Alcalde de Irun desde el 10 de septiembre de 2002. Concejal con solo 18 años, fue el más joven de España en 1983. Tras trabajar en la empresa privada, volvió como diputado foral de Juventud. En la actualidad es además miembro de la Ejecutiva del PSE-EE.

-¿Qué medidas van a tomar?

-Como decía seguiremos trabajando en coordinación con el Gobierno Vasco y el resto de instituciones. Pero repito, este no puede ser un problema de las ciudades. Un ayuntamiento tiene limitaciones para abordar la respuesta. Me parece esencial que el liderazgo en todos los terrenos recaiga en una institución con visión territorial de país. Sobre todo para que la respuesta sea equilibrada y solidaria.

-SOS Racismo denuncia las 'devoluciones en caliente', que acaban en Irun y que, según el Gobierno Vasco, están pactadas en los acuerdos bilaterales en materia de extranjería entre Francia y España. ¿Son humanamente sostenibles?

-Yo creo que tenemos que pensar en una Europa coordinada y con políticas comunes que ponga por delante los derechos humanos y la búsqueda de soluciones a los problemas en origen. Tenemos que fortalecer la idea de una frontera única y exterior y los Estados deben de actuar en consecuencia.

-Usted que gobierna un municipio fronterizo, ¿cree que Euskadi debe prepararse mejor para un mestizaje mayor del que ahora existe?

-Yo puedo hablar sobre Irun. Y si a algo estamos acostumbrados en esta ciudad es a convivir con la diferencia. Irun ha sido durante décadas una ciudad de acogida y oportunidades para gentes que llegaban de lugares muy diferentes. Siempre hemos sido una ciudad abierta, solidaria y cosmopolita, donde lo que menos importa es el origen de las personas. En todo caso, lo que no hay que olvidar es que la gran mayoría de las personas que llegan a Irun lo que quieren es seguir su viaje y debemos coordinar, no en Irun por estar en la frontera, si no desde todo Euskadi, igual que desde el resto del país, la ayuda para que en los días de tránsito que quieran, o tengan, que pasar aquí, sean atendidos.

«Muy ilusionado»

-Tras 16 años como alcalde de Irun, ¿cómo se ve ahora, en esta legislatura?

-Muy ilusionado. Con el paso del tiempo Irun ha ido transformándose y mejorando como ciudad. Y con una perspectiva de futuro muy ilusionante también, porque encima de la mesa tenemos proyectos en marcha o a punto de arrancar que muy pocas ciudades de nuestro tamaño pueden presumir de tener, y que van a ser motores de cambio y de una buena economía.

-Sin embargo, la oposición estudia presentar una moción de censura contra su gestión. ¿Cree que prosperará?

-No lo sé. Pero creo que Irun está experimentando un momento que, desde el punto de vista de la gestión y del avance, se puede comparar con pocas ciudades. El momento que vive Irun me parece apasionante. Y hay una larga lista de cosas que me hacen pensar que existe una mayoría que, como ya lo demostró en las elecciones de 2015, apuesta por un proyecto de este tipo, integrador y de convivencia. Pienso que a estas alturas, a nueve meses de unos comicios, son los ciudadanos los que tienen la palabra. En cualquier caso, yo seguiré trabajando con humildad y con la mano siempre tendida.

-¿El cese de Xabier Iridoy (PNV), su socio de Gobierno, como concejal de Urbanismo generó esta situación?

-Es una suma de circunstancias. En 2015, justo después de las elecciones, EH Bildu comenzó una campaña muy agresiva contra mi persona y el proyecto que represento. En Irun mucha gente lo recuerda... Y creo que esa campaña todavía hoy sigue. Hay una corriente de fondo que ellos han mantenido y que, probablemente ahora que consideran que tienen números y suman, la han aprovechado. No es un asunto nuevo... Yo solo digo que como alcalde siempre he tenido a gala actuar en conciencia y pensando en qué es mejor para la ciudad. Es una obligación de alcalde comportarse así.

-¿Y repetirá como candidato a alcalde en las próximas elecciones?

-Haré pública mi decisión, que deberán respaldar mis compañeros de partido de Irun, después de las vacaciones. En todo caso, hay dos cosas básicas para que un político pueda estar en primera línea: tener la misma ilusión del primer día, incluso un poquito más, y esto creo que lo cumplo; y sentir que tienes un proyecto que comparte una mayoría de la ciudadanía, porque esto es lo que te da la fuerza.

Además