Destinos exóticos junto al mar para disfrutar del verano

Fiji. /
Fiji.

Lugares paradisíacos que combinan playas vírgenes con impresionantes paisajes, enclaves que se han convertido en el sueño de todo viajero

ÁLVARO ROMERO

A lo largo y ancho del planeta se reparten lugares tan bellos que parecen sacados de películas de ciencia ficción, enclaves que hay que visitar al menos una vez en la vida y que se han convertido en el capricho y el sueño de todo viajero. Rincones exóticos e islas paradisíacas con playas de arena blanca y aguas cristalinas que quedan para siempre en la memoria de los turistas que tiene la suerte de visitarlos. Las vacaciones de verano son la excusa perfecta para desplazarse y conocer alguno de ellos.

Madagascar, tesoro africano

El país insular de Madagascar domina el océano Índico frente a la costa africana de Mozambique entre playas de ensueño y una riqueza natural sin precedentes. Sirve de hogar a variedades únicas en el mundo, contempla más de 19.000 tipos de plantas y una fauna que supera las 100.000 especies. Los lémures y los baobabs se han convertido en sus grandes símbolos.

Las playas son un verdadero paraíso, aguas cálidas y cristalinas bordean kilómetros de costa de arena blanca. Lugares perfectos para aquellos turistas que buscan relajarse a la sombra de las palmeras y también para los que prefieren acción y aventura. En el litoral malgache se pueden hacer multitud de actividades, desde submarinismo hasta surf, pasando por snorkel, kitesurf o windsurf. Mención especial merecen el mar Esmeralda, la isla de Nosy Be o la de Santa María.

Fiji, Oceanía a sus pies

Las islas Fiji se disponen en territorio oceánico, repartidas en las aguas del Pacífico, cerca de las costas de Australia, Nueva Zelanda y Papúa Nueva Guinea. Cuenta con 333 pedazos de tierra que parecen competir por ser el más bello. Presentan infinidad de playas con aguas transparentes y arena blanca, un destino idílico para los amantes del mar, el snorkel y el buceo. La rica vida marina de la zona se ha desarrollado cerca de los arrecifes de coral, de ahí su belleza e incalculable riqueza natural.

En el interior de las islas de mayor tamaño se extienden zonas selváticas y boscosas que se intercalan con puntos montañosos y fértiles llanuras. En los últimos años se ha convertido en un destino ideal para disfrutar de una luna de miel paradisíaca y única, con planes para parejas y familias con niños.

Maldivas, magia bajo el mar

Las islas Maldivas situadas en el océano Índico, al sur de la India y Sri Lanka, exhiben un paraíso sin precedentes del cual es difícil irse sin añoranza. Las aguas turquesas bañan playas de arena fina y blanca que a su vez yacen escoltadas por exuberante vegetación, entre la que destacan las palmeras que decoran el entorno dejando un paisaje fotogénico.

En su espacio marino se esconden unos fondos impresionantes, arrecifes de coral y especies únicas. Cuenta con una de las mayores biodiversidades marinas del mundo. Cerca del litoral es posible disfrutar de multitud de coloridos peces practicando snorkel, sin necesidad de introducirse mar adentro. Además allí se produce un espectáculo natural único en el mundo, la luminiscencia marina.

Seychelles, paraíso del Índico

Al norte de Madagascar, en pleno océano índico, se sitúan 115 islas con la etiqueta de paraíso, un término que las define a la perfección. Alberga algunas de las playas más hermosas del planeta, caracterizadas por sus piedras redondeadas y su arena blanca que marida a la perfección con la transparencia de las aguas que bañan sus costas. Desde el litoral hasta mar adentro se vislumbra una fascinante paleta de tonos azules que tan solo se ve alterada por los rojizos atardeceres.

Junto a la arena se levantan palmeras que son tan solo la introducción de lo que espera en el interior de las islas más extensas, espesa vegetación virgen que en ocasiones opone resistencia al paso. Sus fondos marinos no decepcionan pues debajo del agua esconde bellos tesoros en forma de fauna y flora. También es posible encontrar algunas de las tortugas más grandes dl mundo.