'Chalecos amarillos' alimentan la teoría de la conspiración

Ciudadanos encienden velas y escriben mensajes en el lugar donde falleció una de las víctimas de Estrasburgo./EFE
Ciudadanos encienden velas y escriben mensajes en el lugar donde falleció una de las víctimas de Estrasburgo. / EFE

En foros de la protesta se da pábulo a la idea de un montaje del Gobierno para provocar el estado de emergencia y desactivar el movimiento

F. ITURRIBARRIACorresponsal. París

«Raro», «extraño», «montaje». Las teorías conspiracionistas sobre una implicación del Estado con la complicidad de los medios de comunicación en el atentado de Estrasburgo han florecido en los grupos de discusión de los 'chalecos amarillos' en Facebook, habitual canal de comunicación de esa revuelta ciudadana en Francia. «Como por casualidad» es la fórmula recurrente en los comentarios en torno a un acontecimiento que le vendría muy bien al Gobierno de Emmanuel Macron para torpedear las protestas según las tesis conspiranoicas.

En esos foros se da pábulo a la hipótesis de que el atentado fue organizado por los servicios secretos o la clase política en una maniobra de diversión para decretar el estado de emergencia y así desactivar el movimiento de los 'chalecos amarillos' que, a través de sus portavoces más radicales, convoca un quinto sábado consecutivo de lucha el próximo fin de semana. «Me parece muy raro que a tres días del Acto V haya habido un atentado en Estrasburgo», escribe un internauta mientras otro se refiere a un ataque que «ocurre exactamente en el buen momento» y un tercero comenta: «Un pequeño atentado para poner fin a los 'chalecos amarillos', muy fuerte este Macron».

El escepticismo y la desconfianza fueron alimentados la misma noche del martes por Maxime Nicolle, alias 'Fly Rider', una de las figuras del movimiento. En un vídeo emitido en directo, argumentó que «un tipo que quiere hacer un atentado de verdad no espera a que haya tres personas en una calle por la noche sino que va activar explosivos en plenos Campos Elíseos cuando hay millones».

La idea de un atentado planificado de antemano fue sustentada por la captura de imagen de un tuit de la prefectura de la región Gran Este difundido por el canal BFMTV. El horario de publicación de ese mensaje era las 11.47, ocho horas antes de los hechos. «Se anuncia el atentado antes de que ocurra. Está claro ¿no?», planteó un comentarista. Esa hora aparentemente incoherente obedece a que el horario utilizado por los usuarios de Twitter está ajustado por defecto con el de la costa del Pacífico de EE UU.

El Gobierno expresó su indignación por las teorías de la conspiración. «¿Cómo se pueden decir cosas semejantes?», se preguntó Laurent Núñez, secretario de Estado para la Seguridad. «Estamos claramente ante tesis complotistas», lamentó. Por su parte, el ministro de Educación, Jean-Michel Blanquer, deploró que «cada vez que ocurren cosas innobles, lo innoble se añade a lo innoble». «Pensemos en las familias de las víctimas», aconsejó.

Más información

 

Fotos

Vídeos