El héroe que plantó cara a uno de los asesinos de la masacre de Nueva Zelanda

Un herido es trasladado en ambulancia tras la masacre de Nueva Zelanda./EFE
Un herido es trasladado en ambulancia tras la masacre de Nueva Zelanda. / EFE

Un hombre anónimo persiguió al tirador y llegó a romperle uno de los cristales del coche antes de que pudiera huir | La reacción evitó una tragedia mayor

COLPISA / AFPChirstchurch (Nueva Zelanda)

Las tragedias siempre sacan lo mejor y lo peor del ser humano. El pasado viernes, un anónimo fiel que oraba en una de las mezquitas atacadas en Nueva Zelanda por un hombre fuertemente armado -y que causó un balance de 49 víctimas mortales- hizo frente al atacante y lo persiguió hasta la calle, según relatan varios testigos presenciales.

Alabi Lateef dijo que estaba orando en la mezquita de Linwood, en la ciudad de Christchurch, cuando escuchó disparos. «Inmediatamente interrumpí mis oraciones y miré por una ventana. Fue entonces cuando me di cuenta de que había un hombre con un fusil y que dos o tres cuerpos yacían en el suelo», narró.

Lateef gritó a todos los que le rodeaban que se arrojaran al suelo, pero entonces vio como un «hermano» hizo frente al atacante durante una pausa del tiroteo.

Según el relato, el fusil utilizado por el atacante en un momento se quedó sin balas. Lateef y el desconocido vieron que el atacante dejó entonces el fusil a un costado en una tentativa de retornar a su vehículo, posiblemente en busca de más munición. En ese momento, el desconocido avanzó, cogió el rifle que estaba en el suelo y persiguió al tirador hasta la parte externa del complejo.

Rompió los cristales del coche

De acuerdo con Lateef, el desconocido llegó a utilizar al fusil descargado para romper uno de los vidrios del automóvil utilizado por el atacante antes de buscar resguardo.

La reacción aparentemente evitó una tragedia aún mayor, ya que el atacante fue detenido por agentes de policía quienes percibieron que el automóvil circulaba con vidrios rotos.

Posteriormente, el asesino fue identificado como Brenton Tarrant, un extremista de ultraderecha de 28 años.

Poco después de los ataques Lateef fue visto ayudando a los heridos con las ropas cubiertas de sangre, aunque aún se desconoce la identidad el hombre que persiguió a Tarrant con un fusil sin balas.

«Estoy muy triste con lo que ha pasado pero creo que éste es un país pacífico, y que algo bueno ocurrirá después de esto. Nunca pensé que algo como esto puedo pasar en Nueva Zelanda. Nunca», dijo Lateef.

La primera ministra recibió el manifiesto

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, reveló este domingo que su oficina recibió el manifiesto redactado por el joven imputado por la matanza de 50 personas en dos mezquitas, apenas nueve minutos antes de los ataques.

«Yo fui una de las más de 30 personas a quienes el manifiesto fue enviado, nueve minutos antes que ocurra el ataque», dijo Ardern a periodistas, aunque agregó que el documento no añadió localización ni detalles específicos.

«No incluía detalles de localización, y no contenía detalles específicos», explicó.

El documento, dijo, fue repasado de inmediato los servicios de seguridad, apenas dos minutos después de llegar a su oficina.

Ardern dijo que leyó «elementos» del largo documento.

«El hecho de que había un manifiesto ideológico con visiones extremistas relacionado con este ataque, es algo profundamente perturbador», comentó.