Angela Merkel y Serge Sargsián, por el alto al fuego en Nagorno-Karabaj

Cumbre en Berlín para dirimir el conflicto entre Armenia y Azerbaiyán/
Cumbre en Berlín para dirimir el conflicto entre Armenia y Azerbaiyán

Karen Mirzoyán, Ministro de Asuntos Exteriores de Nagorno-Karabaj, consideró "imposible" un eventual retorno del enclave al seno de Azerbaiyán.

AGENCIASsan sebastián

Este martes las autoridades separatistas de Nagorno-Karabaj, apoyadas por Armenia y Azerbaiyán, anunciaron que acordaron un cese el fuego, tras los intensos combates que dejaron al menos 75 muertos desde el viernes.

Elmira Bagiryan, una residente de una localidad en el epicentro de los cuatro días de intensos enfrentamientos entre las fuerzas de Azerbaiyán y de etnia armenia, ha indicado este miércoles que los disparos han cesado pero que se marcha de todas maneras porque teme que vuelvan a empezar. En las carreteras en la zona, se puede ver coches y camiones cargados con las pertenencias que se marchan de la línea de frente.

"Ellos quieren determinar su propio destino y su futuro", dijo el presidente armenio, Serge Sargsián, tras entrevistarse en Berlín con Angela Merkel. "Sólo esperan una cosa de la comunidad internacional, el reconocimiento de este derecho".

Karen Mirzoyán, Ministro de Asuntos Exteriores de Nagorno-Karabaj, consideró "imposible" un eventual retorno del enclave al seno de Azerbaiyán. La autoproclamada República de Nagorno-Karabaj cuenta con todos los atributos e instituciones necesarios, incluido con una Constitución que constata que es un Estado democrático.

La canciller germánica dijo que es urgente que haya una mediación internacional y llamó a las dos partes a "hacer todo lo que esté en su poder para evitar más derramamiento de sangre y pérdidas de vidas humanas". Ratificó que Alemania, que preside por turno la OSCE, realizará todos los esfuerzos necesarios para que se avance hacia un proceso político, aunque reconoció que ese último objetivo está todavía lejos.

Rusia ha explicado que desempeñó un papel clave en facilitar el cese de la violencia, acogiendo una reunión mantenida en secreto entre los jefes del Ejército de Armenia y Azerbaiyán.