La falta de medios para reflotar el 'ARA San Juan' empaña la alegría por su hallazgo

Imagen de archivo del submarino. / Reuters

El submarino ha sido encontrado a casi 1.000 metros de profundidad en el Mar Argentino, un año y un día después de su desaparición

MARCELA VALENTEBuenos Aires (Argentina)

Un año y un día después del último contacto con tierra, el submarino 'ARA San Juan' de Argentina, desaparecido con 44 tripulantes a bordo, fue hallado ayer a 907 metros de profundidad en el Mar Argentino y a unos 500 kilómetros al este de la costa patagónica. Con sentimientos encontrados, familiares de los tripulantes exigen ahora que la nave sea reflotada.

El hallazgo, responsabilidad de la empresa estadounidense Ocean Infinity, se produjo a unos 41 kilómetros de la zona donde la Organización del Tratado de Prohibición de Ensayos Nucleares había registrado una «anomalía hidroacústica» asociada con una explosión el 15 de noviembre de 2017, poco más de dos horas después del último contacto del buque con la base.

El ministro de Defensa, Oscar Aguad, adelantó este sábado que Argentina «no tiene los medios para bajar a esas profundidades a extraer un buque de estas características» y anunció que harán «lo imposible para saber qué pasó». No obstante, los familiares de las víctimas ya anticiparon que exigirán que el buque sea removido.

El portavoz de la Armada, capitán Enrique Balbi, precisó que el casco no está partido pero sí deformado y abollado por la presión del agua. La hélice tiene cinco palas a la vista y dos enterradas en el lecho submarino. Hay también escombros en los alrededores y la vela del buque está desprendida. La jueza Marta Yañez, una pieza clave para conseguir que la búsqueda continúe, indicó ayer que el hallazgo «permitirá realizar pericias para tener certezas de qué es lo que ocurrió».

La empresa ya había terminado su labor de búsqueda que tuvo comienzo el 8 de setiembre. Había barrido 23 puntos de interés en los que se hallaron formaciones geológicas, redes de pesca y hasta un pesquero hundido, pero no el submarino. Finalmente, sobre el plazo de finalización de la tarea, acudieron al sitio 24 donde encontraron indicios del 'ARA San Juan'.

«Recemos», dijo el presidente Mauricio Macri al ministro de Defensa al conocer el dato por anticipado. La información obtenida a medianoche del viernes fue confirmada ayer temprano a la mañana. La Armada informó del descubrimiento a la jueza, a los familiares y luego se divulgó un comunicado en el que se informaba sobre la «identificación positiva del 'ARA San Juan'».

Avería reportada

El buque siniestrado, que estaba haciendo patrullaje de la zona de pesca, había partido de la austral ciudad de Ushuaia y se dirigía al puerto de Mar del Plata, 400 kilómetros al sur de Buenos Aires. El 15 de noviembre de 2017 reportó una avería. El capitán informó de que la entrada de agua por el esnorkel había provocado un cortocircuito en el panel de baterías.

De todos modos, el responsable del barco aseguró que la tripulación estaba bien y que se disponían a sumergirse. Pero luego de ese contacto no hubo otros.

Una semana después, cuando ya se extinguían las esperanzas de que el submarino apareciera, la organización que controla ensayos nucleares informó de un «evento anómalo, singular, corto, violento y no nuclear consistente con una explosión» ocurrido muy cerca de la zona donde operaba el submarino.

La noticia provocó la reacción desesperada de los familiares. Sin los medios técnicos para una búsqueda y rescate de esas características, el Gobierno argentino había apelado a la colaboración de países extranjeros que acudieron a la zona para barrer el lecho marino en una extensión de casi 500.000 kilómetros cuadrados, pero no pudieron hallar ni rastros del submarino.

La Armada fue blanco de duras críticas y también el Ministerio de Defensa. Los familiares acusaban a la fuerza de mandar a su tripulación en una nave que no estaba en condiciones técnicas seguras y protestaron por la indiferencia que mostró el Gobierno una vez que los barcos extranjeros de gran porte y sus minisubmarinos volvieron a casa tras una tarea infructuosa.

Desesperados por la falta de respuestas, en junio de este año un grupo de familiares resolvió protestar en la Plaza de Mayo frente a la Casa Rosada, sede de la presidencia. Mediante una acampado, se turnaban para permanecer literalmente encadenados a la reja que rodea la sede día y noche con carteles y banderas que recordaban a las víctimas perdidas de la Armada.

La acampada se levantó a mediados de agosto cuando Aguad anunció que se contrataría a la empresa estadounidense para realizar la búsqueda. Dos meses después de dar comienzo a las labores de rastreo, el paradero del 'ARA San Juan' ya no es un misterio.

Más información

 

Fotos

Vídeos