El alcalde de Irun pide que se estudie la opción de mover el peaje de Biriatou de su lugar

Retenciones ayer en la AP-8 cerca de la muga de Biriatou. / FLOREN PORTU
Retenciones ayer en la AP-8 cerca de la muga de Biriatou. / FLOREN PORTU

«No está escrito en ninguna parte que ese peaje tenga que estar ahí», dice el regidor José Antonio Santano sobre un paso en el que ayer soportó 10 kilómetros de retenciones

M. J. ATIENZA IRUN.

La AP-8 en Biratou, dirección Francia, volvió a vivir ayer otra jornada complicada. La circulación fue intensa a partir del mediodía y como viene repitiéndose los últimos días se volvieron a producir retenciones importantes entre los conductores que retornaban al centro de Europa. Todos aquellos que quisieron pasar la muga a través de esta vía de circulación soportaron colas de hasta 10 kilómetros a partir de las 18.00 horas. También los vecinos de la comarca del Bidasoa.

Desde el consistorio de Irun fue su alcalde, José Antonio Santano, el que ayer volvió a referirse a las retenciones en la frontera y el que quiso poner una nueva solución sobre la mesa. «Los que vivimos en Irun siempre hemos tenido, por el efecto frontera y sobre todo por el efecto peajes, estas colas kilométricas que fundamentalmente se producen en verano, pero no solo en esta época, ya que, por desgracia, cada vez son más habituales. Tengo claro que son muchos los factores que influyen, pero sobre todo creo que hay un factor que no se ha analizado profundamente y es el de hacer coincidir, además de un peaje con una frontera en Biriatou, dos peajes en un espacio pequeño, en un tramo de escasos 7 kilómetros», señaló. Hizo también referencia a una promesa hecha hace años que «no se está cumpliendo», la apertura de los peajes cuando se generan retenciones de un determinado tamaño.

Por todo ello, el primer edil irunés quiso recordar que «no está escrito en ninguna parte que ese peaje tenga que estar situado justo en ese punto de la frontera, porque creo que ése es uno de los orígenes más importante de las retenciones». Evidentemente, dijo, el año que viene o en un par de veranos «cuando tengamos una mejora de la red de accesos a Irun (Ronda Sur) eso también mejorará. Pero tenemos que afrontar el asunto del peaje porque todos nos damos cuenta de que ese factor es decisivo. Si los coches siguieran circulando llegando a Biriatou, nosotros no nos estaríamos encontrando con la dimensión del problema».

Tras proponer esta posible solució, Santano hizo un llamamiento a las administraciones implicadas para poder valorar «tranquilamente y sin que sea un elemento de dramatización, que ese peaje pueda moverse, pueda trasladarse, porque eso va a ser bueno para el movimiento de los vehículos y para los ciudadanos que vivimos en esta comarca». Santano finalizó su alocución en el consistorio diciendo que «el peaje se puede colocar en otros puntos que sean mucho más adecuados para evitar este problema con el que nos estamos enfrentando cada verano».

Más allá del peaje de Biriatou, ayer también hubo retenciones en el situado en Zarautz, dirección Francia. Se llegaron a contabilizar hasta 7 kilómetros de colas sobre las 15.30 horas. También se registraron problemas en la AP-1, en Arrasate dirección Eibar, tras un accidente entre un camión y un coche. Además, un hombre de 69 años resultó herido, con pronóstico reservado, al ser atropellado en Idiazabal por una bicicleta, que llevaba una menor, que también resultó herida.

Más