«Queremos que los pisos turísticos se regulen, pero no como en Donostia»

Patricia Valenzuela en el Boulevard de Donostia./MICHELENA
Patricia Valenzuela en el Boulevard de Donostia. / MICHELENA

«Abogamos por la legalidad y por el rigor fiscal y queremos que los datos hagan olvidar las leyendas urbanas sobre molestias y ruido»

Ana Vozmediano
ANA VOZMEDIANO

El Ayuntamiento de San Sebastián ultima los trámites para aprobar la ordenanza reguladora de viviendas turísticas, una normativa que va a ser recurrida por la Autoridad Vasca de la Competencia, por la asociación Aparture y, con toda probabilidad, por la Federación Española de Viviendas de Uso Turístico. Su presidenta, Patricia Valenzuela, ha estado esta semana en Donostia con dos mensajes claros: por un lado, hay que acabar con leyendas urbanas que ensombrecen la fama de estos pisos y, por otro, son necesarias normativas siempre que puedan cumplirse.

- Ha acudido esta semana al I Foro Vasco de Viviendas para Uso Turístico que se ha celebrado en San Sebastián para explicar su postura sobre la situación actual de este modelo de alojamiento. ¿Nos explica cuál es esa situación?

- Nos encontramos con que cada comunidad autónoma tiene competencia para regular estas cuestiones y que lo hace a su manera. En el caso de Cataluña, por ejemplo, la normativa se consensuó con el sector y agradó a todas las partes, pero el Ayuntamiento de Barcelona realizó una moratoria que afectó también a los hoteles para no incrementar las plazas existentes. Ahora mismo todo está paralizado. ¿Eso es bueno? Madrid lanzó un decreto que prohibía el alquiler para menos de cinco días... Tuvo que retirarlo. Se elaboran normas que luego no se pueden cumplir y eso nos perjudica a todos.

«No tiene ningún sentido que se limite el uso turístico de una vivienda solo a la primera planta»

- ¿Va a ocurrir eso con la de San Sebastián?

- Hay muchas cosas que no se entienden, como el sorteo de licencias entre los que presenten su solicitud los primeros cinco días, o que se limite el uso turístico de una vivienda solo a la primera planta. ¿Usted sabe por qué no en la cuarta o en la quinta? Porque yo no lo sé.

- Bueno, es que se dice que las viviendas turísticas son molestas y ruidosas...

- Lo he comentado en las jornadas. Eso es una leyenda urbana y se puede demostrar. En Barcelona se hizo un estudio en el que se abrió durante un mes una línea especial para que la ciudadanía pudiera expresar sus quejas. En el barrio del Eixample, con 5.000 viviendas turísticas se recibieron 50 protestas. Además, como en cualquier otra comunidad de vecinos, si hay alguien que molesta, hay fórmulas para denunciarlo y tratar de resolver esa situación.

«Se elaboran normas que luego no se pueden cumplir y eso, al final, nos perjudica a todos»

«Deben tenernos en cuenta porque nuestro impacto en todo el Estado es de 5.400 millones»

- Hay voces que afirman también que encarecen el mercado del alquiler que, en el caso de Donostia, es ya bastante caro.

- Estamos otra vez ante una leyenda urbana, porque cuando se hacen estudios sobre el precio de las viviendas se demuestra que eso no es así. Esta Federación ha hecho informes sobre Barcelona y sobre Medrid y estamos a punto de presentar el que se ha elaborado sobre Mallorca. El impacto sobre el mercado es nulo y en ningún caso llegaría siquiera al 1% del precio.

- Van a secundar a Aparture, que forma parte de su Federación, en el recurso contra la normativa. ¿Creen que tienen las de ganar?

- Lo que sabemos es que en diferentes contenciosos los tribunales nos han dado la razón. Ocurrió en Madrid con esa condición de los cinco días, también en Canarias y Valencia, pero ha pasado también en normativas de Portugal o en Berlín.

- Entonces, ¿cómo regulan las instituciones este fenómeno?

- Somos los primeros que queremos una regulación, que aspiramos a normativas en las que se cuente con nosotros, pero sobre todo, que se puedan cumplir. Abogamos por la legalidad y el rigor fiscal y aplaudimos el último decreto sobre la transparencia en este campo. Porque nuestros asociados pagan sus impuestos, porque colaboramos con la economía local.

- ¿Por ejemplo?

- En San Sebastián se habla de imponer unas condiciones medioambientales, unas exigencias exclusivas para estas viviendas de uso turístico que no se piden para cualquier otro piso de la misma comunidad. Aunque se engloba todo en el mismo concepto, debemos diferenciar entre complejos de apartamientos turísticos y viviendas de uso turístico, que son aquellas que nos ocupan y las que el propietario decide arrendarla a turistas en una época determinada. Lo habitual es que sean familias y, por lo tanto, precisan las mismas condiciones de habitabilidad y seguridad que las que viven en el piso de al lado.

- Si las quejas vecinales son una leyenda urbana, si los jueces les dan la razón, si la Autoridad Vasca de la Competencia está dispuesta a personarse en la causa jurídica si esta se abre, ¿de dónde llegan las presiones? ¿De los hoteleros?

- No lo sé, pero yo creo que es absurdo porque hay pastel para todos. El perfil de nuestro cliente responde a una familia con niños o con perros. No es tan complicado imaginarse si estarán más cómodos alojados en un piso con su cocina y espacios independientes o todos juntos en la habitación de un hotel. Insisto, hay demanda para todos, cada uno responde a necesidades diferentes.

- Más allá de posibles recursos y de que la normativa del ayuntamiento donostiarra entre en la vía jurídica, ¿cree que puede llegarse a un acuerdo?

- Sí, hay tiempo para analizarlo y ver en qué puntos se puede llegar a un consenso. Deben tenernos en cuenta como sector económico porque se calcula que nuestro impacto en todo el Estado es de 5.400 millones, de los que 1.600 corresponden a alojamiento y el resto son euros que se gastan en alimentación, bares, comercios, incluso en los más tradicionales. Los informes que se han hecho apuntan también que estas viviendas restan estacionalidad y que pueden situarse en cualquier barrio de una ciudad.

- ¿Cómo es la relación de su Federación con las plataformas como Home Away o AirBnB?

- Nosotros somos una entidad que agrupa a profesionales o particulares, ellos son plataformas que 'venden' su oferta de pisos vacacionales por internet. Sabemos que tenemos que colaborar, tenemos un diálogo fluido con ellos y todos hemos participado a la hora de elaborar datos para los informes que se han ido realizando.

- Las administraciones dicen que son difíciles de controlar...

- No es así, porque todos los pagos quedan registrados a través de internet. Otra cosa son los pisos ilegales, aquellos que no tienen licencia. Nosotros no queremos eso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos