Francia penaliza los piropos y los silbidos obscenos

Los legisladores franceses han votado a favor de la prohibición de los silbidos y piropos obscenos lanzados públicamente con el fin de luchar contra el acoso y violencia sexual en las calles. Las personas que no respeten esa ley se enfrentan a posibles multas de hasta 750 euros. Los legisladores aprobaron la ley días después de que estallara indignación en Francia después de que un hombre atacara a una joven, Marie Laguerre, cuando ella respondió a los ruidos lascivos que hacía frente a un café de París.

Algunos críticos han dicho que las medidas contra el acoso sexual marcarán el fin del romanticismo francés. Pero el gobierno explica que no busca eliminar al coqueto ni matar una cultura del amante francés. «La clave es que las leyes prohibirán insultar, intimidar, amenazar y seguir a mujeres en espacios públicos».

Ante las críticas, la ministra de Igualdad, Marlene Schiappa insistió en que Francia necesitaba dejar de tolerar el acoso sexual y la violencia, como el ataque contra Marie Laguerre la semana pasada.

Laguerre, de 22 años, recibió un puñetazo de un transeúnte cuando ella le pidió que «se callara» después de que él le silbara de manera supuestamente seductora.¿El fin del piropo? El fin de la obscenidad intimidatoria, aseguran.