Reconocen como enfermedad profesional un cáncer de pulmón por polvo de sílice

La sentencia sostiene que el trabajdor estuvo expuesto al polvo en un nivel «superior a los aceptables durante su relación laboral»

AGENCIAS

El Juzgado de lo Social de Eibar ha reconocido como enfermedad profesional el cáncer de pulmón provocado por la exposición al polvo de sílice que acabó con la vida de un trabajador de la fundición Joaquín Bereciartua de Legazpi, ha informado el sindicato ELA.

La central nacionalista ha explicado que la sentencia sostiene que el trabajador fallecido «permaneció en exposición al polvo de sílice superior a los niveles aceptables durante su relación laboral y que ello le produjo una enfermedad pulmonar», tal y como recoge el informe de higiene industrial que consta en el sumario y que indica que ya en 2009 los índices de exposición de este empleado reflejaban «un nivel de riesgo inaceptable».

Según ELA, la sentencia «se hace eco de las gravísimas irregularidades en las que a lo largo de los años incurrió la empresa en materia de seguridad y salud de los trabajadores».

ELA ha denunciado la «irresponsabiliad» de esta compañía y ha destacado que el fallecido y varios de sus compañeros ya estaban diagnosticados de silicosis desde 2010, «pese a lo cual la empresa hizo caso omiso a las recomendaciones de Osalan, que había conminado a la fundición a actuar de manera inmediata para reducir los niveles de riesgo».

Temas

Osalan