«Hace falta una revolución social para desterrar esta violencia»

Concentración convocada por el Ayuntamiento este domingo en Beasain. / JOSÉ MARI LÓPEZ
Concentración convocada por el Ayuntamiento este domingo en Beasain. / JOSÉ MARI LÓPEZ

Los vecinos de Beasain salen a la calle para repudiar la violación a una joven la madrugada del sábado y pedir «un cambio urgente de la ley»

JUANTXO UNANUA y ALEXIS ALGABA

«Hay que poner en marcha una revolución social para desterrar esta violencia, que no es únicamente física y en la que las víctimas todavía no tienen la protección suficiente por parte de las instituciones». Una de las portavoces del grupo feminista 'Oriako Lamiak' expresó claramente el sentir de los centenares de personas que acudieron a la plaza Erauskin de Beasain a mostrar su repulsa por la violación acaecida en la madrugada del sábado, cuando una joven fue violada en su domicilio, unos hechos que sigue investigando la Ertzaintza y por los cuales todavía no se ha detenido a ningún sospechoso. El suceso provocó un gran impacto en la localidad del Goierri. Los vecinos de la víctima quisieron mostrarle todo su apoyo participando en la concentración convocada por el Ayuntamiento beasaindarra, pero no solo eso, el municipio entero quiso gritar 'No' a cualquier tipo de violencia o acto machista.

«Ha sido un acto aberrante, repugnante. Y para mostrar esa condena y nuestra repulsa nos hemos acercado hasta aquí», explicaba Arantxa Biurrun, madre de un hijo de 18 años, edad próxima a la que tiene la víctima, que ronda la veintena. Como madre de un joven, Biurrun expresó la necesidad de que «la legislación se endurezca» para tratar de castigar de forma severa este tipo de actos. «Debe hacerse ya, de lo contrario, seguirán las concentraciones de protesta, que son necesarias pero de poco sirven si se mantienen las mismas normas», señalaba.

La plaza Erauskin se abarrotó de vecinos de todas las edades, adolescentes, jóvenes, madres, padres, abuelas y abuelos. Algunos tras la pancarta que sujetaban las autoridades encabezadas por el alcalde de Beasain Aitor Aldasoro. Todavía más personas se concentraban delante del lema 'Beasain dice no a la violencia machista'. Muchos de ellos también habían acudido a la movilización previa convocada por colectivos feministas en la tarde del sábado. «Cualquier muestra de solidaridad e indignación es poca», señalaban algunos de los presentes, que desde que conocieron los hechos por el boca a boca, a través del wasap o por los medios, no salen de su asombro. La movilización duró un cuarto de hora y durante la misma se aplaudió hasta en cinco ocasiones como muestra de solidaridad hacia la familia de la víctima.

«Una mujer ha sido víctima de una agresión sexual por parte de un hombre. Todo lo demás es secundario» Aitor Aldasoro | Alcalde de Beasain

«Hay que trabajar en una respuesta contundente y en seguir en el camino de la concienciación» Miren Elgarresta | Directora foral de Igualdad

«He venido a mostrar mi apoyo a la víctima y su familia», explicaba Manoli Jardón, otra beasaindarra que conoce al entorno de la joven que sufrió la agresión sexual, de la que no han trascendido más datos debido a la investigación que tiene abierta la Ertzaintza. El hecho de que el agresor pueda ser un conocido la víctima es otra de las cuestiones que más ha impactado en la localidad. «La acción es repugnante», añadía Manoli.

«Violar sale barato»

A la espera de que la Policía vasca pueda capturar al autor de la agresión, los vecinos congregados en Beasain proyectaron sus exigencias hacia las instituciones, pidiendo que se impulse «de una vez por todas» la modificación del Código Penal para que se endurezca el castigo a estos actos. Desde 'Oriako Lamiak' argumentaban que esos pasos son cada vez más necesarios por la sencilla razón de que «hoy en día violar sale barato al agresor». El colectivo feminista considera «imprescindible un cambio en la legislación y la puesta en marcha de una revolución social para desterrar esta violencia» ya que «las víctimas todavía no tienen la protección suficiente por parte de las instituciones».

Representando a parte de esas instituciones acudieron a la concentración el presidente de las Juntas Generales, Xabier Ezeizabarrena; la directora de Igualdad, Miren Elgarresta: el portavoz de EH Bildu en las Juntas, Juan Karlos Izagirre, y ediles de todos los partidos políticos del consistorio beasaindarra, que escoltaron al alcalde que sujetaba en el centro la pancarta.

El primer edil declaró que, «ante semejante barbaridad, solo queda expresar el rechazo» a este tipo de delitos y hacer que la víctima sienta la «cercanía y el apoyo de los ciudadanos». Aldasoro confirmó que el sábado visitó a la familia de la joven para transmitirle «que el Ayuntamiento está a su disposición para cualquier cosa que necesite». El alcalde beasaindarra realizaba también un llamamiento «a la discreción» en el objetivo de no entorpecer la labor de la Ertzaintza. «De nuevo una mujer ha sido víctima de una agresión sexual por parte de un hombre y todo lo demás es secundario», concluyó.

Por su parte, la directora foral de Igualdad, Miren Elgarresta, apuntó que son necesarias «este tipo de respuestas de la ciudadanía ante esta serie de agresiones contra las mujeres» y que hay que seguir trabajando «en el camino de la sensibilización y concienciación».

Más