LA DESPENSA

Kéfir de leche: qué es, recetas, propiedades y beneficios

El Kéfir es muy común en los batidos y smoothies. /
El Kéfir es muy común en los batidos y smoothies.

El kéfir también es conocido como yogur búlgaro, es un derivado de la leche que se asemeja al yogur líquido

El Kéfir, empleado como sustituto del yogur, es un producto derivado de la leche parecido al yogur líquido, pero que tiene su propio sabor. Aparece gracias a la fermentación causada por levaduras y bacterias. Se caracteriza por ser especialmente fresco, tanto consumido solo como dentro de otras preparaciones. Sus granos de color blanco tienen un aspecto similar al de la coliflor.

Recetas con kéfir y su uso en la cocina

Entre las recetas más comunes que emplean Kéfir, están los batidos y los smoothies. Se emplea como sustituto del yogur, la leche o las bebidas vegetales comunes como la soja o la leche de avena. El kéfir casa perfectamente con todo tipo de frutas y aporta un grado ácido superior al de otros productos lácteos. También se puede utilizar como base de salsas y en cremas, brindando un toque sedoso y cremoso al plato. Puede incluirse en cualquiera de las ingestas del día y formar parte de desayunos, meriendas y/o postres. Asimismo, puede ser la base de aderezos de ensaladas o salsas para carnes o pescados, o enriquecer, mejorar la textura y aportar un sabor ácido a sopas y purés de verduras.

«Sus elementos nos ayudan a regenerar la flora intestinal y a reducir el colesterol»

Beneficios del kéfir

El Kéfir destaca por mejorar la salud digestiva, combatiendo problemas como el estreñimiento, la diarrea, las infecciones gastrointestinales o las lombrices. Asimismo, ayuda a reducir la ansiedad por el azúcar y a reducir los antojos durante el día.

Por su origen vegetal, no contiene lactosa, por lo que es una opción segura para aquellos que sufren los síntomas de la intolerancia. Igualmente, las bacterias presentes en el Kéfir ayudan a fortalecer el sistema inmune y de manera natural suprimir las reacciones alérgicas ayudando al cuerpo a cambiar su respuesta.

Propiedades del kéfir

El kéfir contiene altos niveles de vitamina B, K, calcio, magnesio, biotina y proteína vegetal. Pero sobre todo, es una rica fuente de potasio. Una porción brinda la misma cantidad de potasio que cuatro plátanos. Por último, desempeña un gran papel dentro del cuerpo, convirtiéndose en un alimento potencial para auxiliar el combate del padecimiento de cáncer o de reacciones alérgicas y asma.

La norma de la OMS para leches fermentadas establece una composición similar a la del yogur (mínimo 2,7% de proteína láctea, menos de 10% de grasa láctea y acidez mínima de 0,6%). Además, el ácido láctico presente en las leches fermentadas ayuda a la absorción y utilización del calcio. Por tanto, el kéfir como lácteo, proporciona un alto contenido nutricional respecto a su valor energético.