LA DESPENSA

La bergamota, un cítrico desconocido

La bergamota es un cítrico parecido al limón y a la naranja amarga./
La bergamota es un cítrico parecido al limón y a la naranja amarga.

Esta fruta es un híbrido entre el limón y la naranja amarga, y se cosecha sobre todo en el sur de Italia

La bergamota es un cítrico ácido y amargo a la vez que fresco, no tan consumido como el limón o la naranja. Precisamente, es un híbrido entre el limón y la naranja amarga, que tiene una temporada de cosecha más bien corta (desde principios de diciembre hasta enero). La mejor esencia de la bergamota, fruto del árbol bergamoto, se extrae en la zona del sur de Italia (mayormente en la zona de Calabria), donde se concentra más del 90% de la producción mundial. Estéticamente, es muy similar a la pera, aunque más rugosa y con un interior dividido en gajos. Su sabor hace que rara vez se consuma directamente, y su uso más frecuente es como aromatizador de tés.

Si la consumimos de forma directa, se recomienda degustar gajo por gajo. Es un cítrico sorprendentemente nutritivo, de cuya cáscara se obtiene un aceite esencial muy útil. Asimismo, los suplementos alimenticios que contienen bergamota se recomiendan porque reducen los niveles de colesterol, azúcar en la sangre, la rigidez arterial y la obesidad central.

Su aceite esencial es energizante y estimulante, y reduce el estrés y combate la depresión

El aceite esencial, utilizado en la aromaterapia, es energizante y estimulante. Se utiliza para reducir el estrés y en los tratamientos para combatir la depresión. Su fragancia es muy fresca y ligeramente afrutada, y sirve para restaurar el apetito, en el caso de que esa pérdida se deba a la depresión.

Los usos de la bergamota en la cocina

La mayoría de las utilidades de este cítrico en la cocina son a través de su compota o en tés. La esencia que se extrae de la piel de este fruto le confiere su especial aroma al famoso té Earl Grey. En repostería se puede utilizar tanto su jugo como su ralladura, y su uso es común en salsas, mermeladas e incluso recetas exóticas. Por su poder refrescante, es una auténtica delicia solo o combinado con otros cítricos para la elaboración de mousses y helados.

Además, el hecho de que combine muy bien con el chocolate hace que recetas de postres tradicionales adquieran un nuevo protagonismo. Su puré, que se puede adquirir congelado en algunos supermercados, sirve como acompañamiento o ingrediente en numerosos platos.

Los filetes rellenos con queso de cabra y compota de bergamota, los bombones de dos chocolates, almendras y bergamota o la tarta de castañas y chocolate con esencia de bergamota son las elaboraciones más habituales.