Un estudio cifra en dos empleos la pérdida por cada robot en la industria

La imparable robotización en la industria tiene un claro impacto en el empleo. /REUTERS
La imparable robotización en la industria tiene un claro impacto en el empleo. / REUTERS

Desde el año 2000, en Europa, la sustitución de personas por máquinas se ha llevado por delante 400.000 puestos netos

DV Y AGENCIAS

La implantación de robots industriales supone la pérdida de casi dos empleos (1,6) por cada nuevo máquina autónoma, según concluye el estudio 'How Robots Change the World', realizado por Oxford Economics y difundido por el sindicato UGT. El ritmo de destrucción, según el citado trabajo, se multiplicará además por cuatro en la próxima década, pasando de la destrucción de 400.000 empleos en 2016 a 2 millones en 2030.

El informe traza la trayectoria del empleo en el sector industrial desde el año 2000, confirmando que esta tendencia a la sustitución de personas por máquinas ha destruido 400.000 empleos netos en Europa. Las cifras son preocupantes para España en el mismo periodo analizado, ya que el sector industrial ha pasado de 3,11 millones de trabajadores en 2002 a 2,58 millones en 2016.

El informe insiste en que las consecuencias de esta destrucción neta de empleo serán más profundas y duraderas en aquellas zonas y países con un mercado laboral más inestable y precario, «precisamente las características que definen nuestro mercado laboral», según resaltó UGT.

Respecto al traslado de los trabajadores a otros sectores, el estudio alerta de que los empleados desplazados intentarán buscar trabajo en sectores con un gran impacto de automatización de tareas, lo que llevará a una inestabilidad laboral muy dañina. Ante estas conclusiones, UGT propone una batería de acciones a corto, medio y largo plazo que pasan por medidas de protección del empleo mediante la formación continua y la reforma educativa, así como medidas de redistribución de las rentas y reparto de la productividad, que genera esta discontinuidad tecnológica. El estudio señala que la precariedad del mercado de trabajo y la ausencia de planes de formación adecuados, situación que abocará a los trabajadores a la vulnerabilidad económica.

Los primeros puestos en desaparecer serán los trabajos con mayor porcentaje de tareas repetitivas y rutinarias. Según un reciente estudio de BBVA Research, el perfil de los empleos de mayor riesgo de ser automatizados en España tienen bajo nivel de educación, no cuentan con grandes responsabilidades, suelen estar ocupados por trabajadores con contratos temporales que acaban de salir del desempleo o están buscando trabajo y están en el sector privado. Además de a la fabricación, afectará sobre todo al sector primario, comercio, hoteles, restaurantes, finanzas y propiedad.