La caída de Thomas Cook aún retiene a 53.000 británicos en toda España

La caída de Thomas Cook aún retiene a 53.000 británicos en toda España
Reuters

El Gobierno negocia con Alemania y los países escandinavos para evitar la quiebra de Condor y Cook, dos de las filiales del grupo liquidado

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha realizado la primera relación oficial del número de turistas afectados por la quiebra del grupo Thomas Cook en España, donde se encuentra prácticamente un tercio de todos los clientes que se han visto obligados a permanecer en sus países de destino turístico sin posibilidad de volver a sus casas. Maroto calcula que de los 150.000 viajeros, unos 53.000 se encuentran en la Península o los archipiélagos, sin que hayan obtenido solución a un regreso organizado por las autoridades británicas.

Ante esta situación, la ministra señalaba este martes que el Gobierno solicitará a Reino Unido que refuerce su plan de contingencia para estos turistas afectados en territorio español. Por ahora, habrían sido unos 4.600 los viajeros que han podido regresar a sus lugares de origen tras verse atrapados en hoteles y aeropuertos por el concurso de acreedores presentado por el touroperador británico el pasado lunes.

Estos datos contrastan con los ofrecidos por las autoridades británicas, que cifraban en unos 30.000 los turistas afectados en España. Con los registros aportados por los responsables de las cinco comunidades autónomas con las que Maroto se reunió este martes, en Canarias habría 35.000 viajeros atrapados más otros 13.000 en Baleares y 5.000 en Cataluña, lo que, a la espera de que Andalucía y Comunidad Valenciana dispongan de los datos exactos, sumaría al menos 53.000.

El lunes fueron cancelados 46 vuelos en España y otros 18 fueron repuestos para que los turistas pudieran regresar a Reino Unido. Maroto ha asegurado que la situación «se gestionó de una forma muy adecuada» y sin incidencias. La titular de Turismo ha puesto en valor que Aena habilitó diferentes espacios para que los viajeros afectados pudieran recibir información y que fueron «atendidos con total normalidad» en los hoteles en los que se encuentran alojados. Maroto también ha anunciado la convocatoria «en los próximos días» de una comisión interministerial de Turismo para abordar todas las «aristas» de la crisis de Thomas Cook.

Entre los puntos que se abordarán, se encuentra la afección de la quiebra al tejido empresarial español y al empleo en el sector, «tanto directo como indirecto, que puede provocar» y a la «imagen de España», así como la merma en la conectividad, «para al menos no perder todo el volumen de turistas que hasta diciembre de la siguiente temporada tenían comprometido su viaje con Thomas Cook» y mantener «este sector estratégico para el país». De hecho, la patronal del sector Exceltur ha calculado en 200 millones el impacto que la desaparición de la compañía tendrá sobre el conjunto del sector turístico español.

Ante el temor de que esta quiebra pueda afectar a otras compañías que siguen en pie y que formaban parte del grupo británico, el Ejecutivo está «haciendo gestiones» para evitar que cierren sus filiales en Alemania y los países nórdicos. En concreto, la aerolínea germana Cóndor o la firma Thomas Cook Escandinavia, su filial en los países nórdicos. Se trata de garantizar el turismo de ambos territorios para que sigan eligiendo España como destino y evitar otra sangría de visitantes.

Problemas en Adria Airways

La compañía que sí se encuentra ante serios problemas financieros es la eslovena Adria Airways, que este martes anunció una suspensión temporal de sus vuelos. La decisión obligó a cancelar todos los enlaces entras las ciudades suizas de Zurich y Lugano, amenazando el futuro del aeropuerto en la segunda de estas localidades.

Aunque esta medida ha afectado solamente por ahora a ocho vuelos entre este martes martes y este miércoles, ha aumentado el temor a que pueda llegar a cerrarse el mayor aeropuerto de la ciudad de Lugano, al tratarse de una aerolínea que está asociada con la suiza Swiss.

Adria Airways se ha visto obligada a suspender todos sus vuelos en diversas rutas europeas por orden de un fondo de inversión luxemburgués, alegando problemas de liquidez que la compañía espera resolver «en cooperación con un potencial inversor», según reconocía ayer mismo la firma.

Más información