Jornada 20

El Barça tritura la esperanza de sus perseguidores con una manita

André Gomes, en una acción ante Fabián Ruiz y Javi García. /José Manuel Vidal (Efe)
André Gomes, en una acción ante Fabián Ruiz y Javi García. / José Manuel Vidal (Efe)

Dobletes de Messi y Luis Suárez, después de que el ‘sevillista’ Rakitic abriese la lata

JESÚS BALLESTEROS

Lejos de levantar el pie del acelerador y tomarse algún tipo de asueto, el Barcelona parece dispuesto a sentenciar el campeonato de Liga cuanto antes, si no lo está ya. Se impuso al Betis en Sevilla con una manita, mostrando un nivel de solvencia y compromiso que dejan poco margen a la esperanza a sus inmediatos perseguidores. Once son ya los puntos de diferencia con el segundo.

En este inicio de la segunda vuelta, goleó el Barça al Betis que planteó un partido valiente y exigente, al menos hasta que le aguantó la gasolina y el líder marcó el primero. Quique Setién, que ha logrado que ver al Betis sea un gustazo, tenía bien estudiado al rival, pero a la hora de partido, el libreto saltó por los aires.

Aunque daba la sensación de que el Betis podía crear peligro en cualquier momento en la portería de Ter Stegen, lo cierto es que el Barça se fue adueñando del control del juego conforme se consumían los minutos. El equipo andaluz cerraba bien la salida del balón y las correcciones desde el banquillo azulgrana eran constantes.

Valverde no dudaba en llamar la atención a los suyos en busca de un cambio de inercia. Messi ayudó retrocediendo algunos metros para iniciar la jugada cuando fuese necesario. La intensidad de ambas escuadras era máxima y el rigor táctico obligaba a esperar el error rival para sacar tajada.

0 Betis

Adán, Francis, Mandi, Feddal, Durmisi, Javi García (Boudebouz, min. 77), Fabián (Camarasa, min. 88), Guardado, Tello, Joaquín y Sergio León (Rubén Castro, min. 73).

5 Barcelona

Ter Stegen, Semedo, Piqué, Vermaelen (Umtiti, min. 43), Jordi Alba, Busquets (Deulofeu, min. 81), Rakitic, Sergi Roberto, André Gomes (Paulinho, min. 65), Messi y Luis Suárez.

Árbitro:
Jaime Latre (aragonés). Amonestó a André Gomes, Durmisi, Feddal, Luis Suárez.
Goles:
0-1: min. 59, Rakitic. 0-2: min. 65, Messi. 0-3: min. 69, Luis Suárez. 0-4: min. 80, Messi. 0-5: min. 89, Luis Suárez.
Incidencias:
Estadio Benito Villamarín. 53.426 espectadores.

Ni Betis ni Barça disfrutaron de clarísimas ocasiones antes del descanso, aunque las mejores las producía el conjunto azulgrana. Especialmente enchufado estaba Sergi Roberto, al que esta vez le tocó jugar en el eje de la medular, su sitio natural. Casualidad o no, fue parte importante en las distintas combinaciones que llevaron al Barça a rozar el gol.

Lesión de Vermaelen

Con el equipo de Valverde dominando en la posesión del juego y el Betis algo más preocupado de destruir que de generar juego (Joaquín se afanaba en no dejar salir a Busquets), llegaba la lesión de Vermaelen (Umtiti tuvo que reaparecer antes de lo esperado) y algunas jugadas intensas que frenaron el ritmo con el que se venía desarrollando el choque. Respiró el Betis que pudo mantener la meta a cero en los primeros 45 minutos.

Pero la gasolina y el entramado defensivo se le vino abajo casi al cuarto de hora del segundo asalto. El Barça se hizo con el balón nuevamente y los jugadores del Betis ya no llegaban tan cómodos a la presión. La jugada del gol de Rakitic fue muestra de ello y de que ser valiente ante el líder conlleva muchos riesgos.

Más información

El Barça se aprovechó de una defensa adelantada para fabricar una contra de lujo con tres toques. El croata, germen de la acción, se plantaba solo ante Adán tras pase de Luis Suárez y no falló. El jugador azulgrana, sevillista confeso, dejaba a la grada verdiblanca mascullando y al equipo local tocado.

Tanto, que el Barça se aprovechó de la brecha abierta para ampliar la ventaja en el marcador. En apenas 10 minutos dejaba el choque sentenciado. Busquets, que suele ser de los más listos de la clase, reaccionó rápido a una mala salida del Betis. El pivote dejó solo a Messi para que no erraba ante Adán. El guión inicial y el trabajo hecho durante la primera hora de partido por parte de los hombres de Quique Setién se desmoronaban.

Con el olor a sangre, el líder afiló el colmillo y no levantó el pie del acelerador. Con otra notable combinación entre Messi, Rakitic y Suárez, el uruguayo marcaba el tercero del duelo. Enorme la reconversión del atacante culé que suma ya siete jornadas consecutivas marcando. El charrúa, tras un nuevo golazo de Messi, cerró la cuenta con otro señor gol y amplía así su cuenta particular de goles que ya se asemeja más a la de anteriores campañas.

Si bien, fue Messi, dueño y señor del partido, el que volvería a mostrar que, con el balón en los pies, es imparable. Y la grada verdiblanca así lo entendió también pues terminó aplaudiendo una de sus jugadas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos