Ciclismo

Euskadi y el País Vasco francés trabajan para acoger la salida del Tour de Francia 2022

Euskadi y el País Vasco francés trabajan para acoger la salida del Tour de Francia 2022

El lehendakari anuncia que «hablarán» con la organización de la prueba ciclista para albergar una etapa «compartida»

IKER MENDIA

Las instituciones de Euskadi y la Mancomunidad del País Vasco francés están estudiando la posibilidad de que estos territorios acojan la salida del Tour de Francia de 2022 con una etapa «compartida», según ha anunciado el lehendakari, Iñigo Urkullu, tras su reunión en Vitoria con el presidente de la Mancomunidad del País Vasco francés y alcalde de Baiona, Jean-René Etchegaray.

Uno de los ámbitos en los que colaborarán el Gobierno Vasco y la Mancomunidad del País Vasco francés es el deporte y la «proyección» exterior de ambos territoros. Urkullu explicado que el Ejecutivo autonómico, junto con otras instituciones de Euskadi, comparte con la Mancomunidad de Iparralde el interés por acoger una etapa del Tour de Francia.

«Estamos interesados. No sé si será para 2022 o 2023», ha manifestado el lehendakari, quien ha precisado que se barajan distintas posibilidades, como la acogida de una llegada o una salida de la prueba ciclista francesa, o incluso la celebración de la etapa inicial.

El lehendakari ha señalado que la intención es «hablar» con la organización del Tour «para ver si es posible» que Euskadi e Iparralde acojan la salida de esta prueba en 2022, y que se celebre incluso una etapa «compartida» por los territorios de Euskadi y el País Vasco francés.

Dos visitas a San Sebastián

El Tour ha visitado Euskal Herria en 41 ocasiones desde 1906. De ellas, 23 antes de la I Guerra Mundial. Un total de 39 etapas han finalizado en ciudades vascas: 30 en Baiona, tres en Hendaia, dos en Donostia y Biarritz y una en Pamplona y Hendaia. El año pasado fue la visita número 42, con una crono entre Senpere y Ezpeleta.

En 1949 la capital guipuzcoana acogió el final de la novena etapa y la salida de la décima. El 4 de julio de 1992 se disputó la primera etapa en San Sebastián.

Visita a San Sebastián en 1992 con un Indurain que brilló más que el sol

La última visita de la ronda gala a Gipuzkoa fue en 1992 con la salida de la primera etapa desde San Sebastián con un imponente Miguel Indurain (Banesto), vestido de amarillo y en su plenitud física y de autoridad ciclista. El navarro recorrió las calles de la ciudad para poner la guinda a la fiesta con una victoria. La afición enloqueció con la exhibición del navarro, que ese día ejerció de rey sol. Brilló y dio brillo a la ciudad.

La ciudad estaba abarrotada. No era fácil encontrar un buen hueco para ver el prólogo. Indurain había ganado el año anterior su primer Tour y su popularidad era máxima. Era una verdadera figura. Salió el último, con el dorsal 1 y con el maillot amarillo, como último ganador. Voló en los ocho kilómetros urbanos y batió a Alex Zulle (ONCE) y a Thierry Marie (Castorama).

Al día siguiente, la etapa volvió a salir de Donostia. Tras la escapada de rigor y el paso por Jaizkibel, el francés Dominique Arnould (Castorama) lanzó un ataque en las calles de Donostia y se adelantó al pelotón en la meta del Kursaal. Johan Museeuw (Lotto), por entonces un sprinter, le cazó un palmo después de pasar la línea de meta. Alex Zulle se vestía de amarillo. El 6 de julio de 1992, el Tour salía de San Sebastián rumbo a los Pirineos. La meta estaba en Pau.

El coordinador general de aquella salida del Tour fue Juanjo Arratibel, antiguo director del Xey y seleccionador, entre otras labores en el mundo del ciclismo, «El Tour lo consiguió para San Sebastián Xabier Albistur con su tenacidad», aseguró años después Arratibel. «ETA amenazó y hubo fuertes presiones para que la carrera la llevase la Policía en lugar de la Ertzaintza, que por entonces estaba desplegada en Gipuzkoa pero aún no en Donostia. Se intentó que el prólogo lo hiciera la Policía Nacional, que tenía competencias en el núcleo urbano. Organizaciones Deportivas EL DIARIO VASCO dijo que si salía la Policía ellos no participaban. Después de duras negociaciones en las que intervino hasta el ministro del Interior de entonces, Corcuera, se consiguió que fuera la Ertzaintza la que guiara el Tour junto a la Gendarmería».

Baiona ha sido 31 veces salida de etapa, las últimas ocasiones en 1986 y 1987. La última ocasión que una etapa del Tour partió de suelo vasco fue en 2006, en Kanbo. Solo un año permaneció tres días en Euskal Herria, en 1992, cuando Donostia acogió el prólogo, la primera etapa y la salida de la segunda, que acabó ya en Pau.

La primera visita del Tour fue en 1906, a Baiona. Fue una etapa Toulouse-Baiona, con solo 17 ciclistas supervivientes. Llegó primero Trousselier, pero la victoria correspondió al bearnés Jean-Baptiste Dortignacq, ya que Trousselier había sido descalificado a 12 kilómetros de meta por cambiar de bici, algo prohibido entonces.

Aunque, sin duda, la etapa vasca del Tour más famosa fue y sigue siendo la Luchon-Baiona de 1910, la primera etapa pirenaica de la historia, superando Peyresourde, Aspin, Tourmalet y Aubisque -una sucesión mítica aún hoy, 108 años después-, antes de dirigirse a Baiona para el triunfo de Octave Lapize, a la postre ganador del Tour.

El Tour recorrió el 28 de julio del pasado año, en la peúltima etapa, una contrarreloj entre Senpere y Ezpeleta, de 30 kilómetros y exigente. La carrera llegó a la cita después de superar todos los Pirineos y solo con la jornada protocolaria de París por delante, con lo que fue decisiva para el triunfo final en París.