Su primera plaza pública, a los 15 años y muerta de miedo

Maialen Lujanbio cuenta que hasta el 2001 le tocó jugar «un rol muy determinado, el de chica respondona»

F, IBARGUTXI

espués de ganar su segunda txapela, Maialen Lujanbio se acostó, pero apenas concilió el sueño, por el cansancio. Fueron seis horas de tensión a tope, más los prolegómenos. Todavía ayer, le venían a la mente flashes de lo ocurrido en el BEC de Barakaldo.

Rebobinando hasta el comienzo, Maialen nació en Hernani, en la zona de Laubidieta, en 1976. En casa no había ninguna relación con el bertsolarismo. Cuando tenía 11 años, en la ikastola, comenzó a «jugar a bertsos». Angel Telleria, Iñaki Lete y Maialen se dedicaban a mandarse bertsos mutuamente. Uno escribía al otro y luego se cantaba el bertso delante de todos los compañeros de aula. El padre, viendo que la chiquilla se había aficionado, le mostró unos bertsos de Txirrita, y aquellos fueron seguramente los primeros bertsos escritos que aprendió Maialen. Txirrita también se apellidaba Lujanbio, pero no hay relación de parentesco entre el histórico y la nueva campeona.

Cuando tenía 11-12 años participó por primera ven en el Campeonato Interescolar de Bertsos, y llegó a la final. Tal como relata el libro ‘Bertsoaren haria Hernanin’, de Estitxu Eizagirre, uno de los ejercicios fue componer un bertso con estas cuatro rimas: Cubino, Pino, Marino, animo.

Alguien de entre el público grabó aquel bertso, y también algunos comentarios de los espectadores, temerosos de que la niña no supiera salir del atolladero. Pero resultaba que Maialen ya sabía que esos nombres propios eran de corredores ciclistas, y cantó así: «Karreran lehenengua / zijuan Cubino, / harek lehen atzetikan / zedukala Pino / baina eroi in ziran / bera ta Marino / hala ta guztiz haiei / milaka animo!»

La persona que grabó el bertso era Juanjo Uria, el principal dinamizador de los bertsolaris jóvenes de Hernani durante dos décadas, y que fue citado en los bertsos de despedida de anteayer en el BEC.

Luego todo fue muy rápido. Con solo 15 años, Maialen tuvo su primera «plaza oficial». Le llamaron para que cantara en Hondarribia junto a Andoni Egaña, Anjel Mari Peñagarikano y Kristina Mardaras, esta última una pionera de las mujeres bertsolaris. «Yo me sentía muy verde. Le llamé al organizador para decir que no. Se me quedó grabada su contestación: ‘Aizu, al toro por los cuernos!’»

A partir de entonces no paró de cantar en público. Estudiaba Bellas Artes en el campus de Leioa, pero estaba más centrada en su faceta de improvisadora. Luego, hasta el año 2001 aproximadamente, le tocó «jugar un rol muy determinado, el de chica joven. Hacía de chica respondona, desvergonzada. Cuando cantaba junto a otros jóvenes todo era más natural, pero si me tocaba junto a bertsolaris de edad, visualmente se producía un contraste que me llevaba a actuar bajo un rol determinado».

Llegó el Campeonato de Euskal Herria de 2001 y Lujanbio lo usó para «mostrar mis nuevas cartas». Luego, en 2003 se proclamó campeona de Gipuzkoa. En el campeonato deEuskal Herria de 2005 lo pasó fatal, porque quería dar un giro total con respecto al estilo de hasta entonces; ya no quería «contar una historia» en el bertso, no quería repetir, pero tampoco sabía hacia dónde ir.

En el gran campeonato de 2009 consiguió su primera txapela. Declaró que lo principal era trabajar dentro del grupo, avanzar en un proyecto común de bertsolarismo. Pero la gente ya sabe que siempre hay bertsolaris buenos y bertsolaris mejores.

 

Fotos

Vídeos