María José Fernández: «El emperador de los soldados de terracota vivió obsesionado por la inmortalidad»

María José Fernández posa ante la reproducción de una parte del foso del yacimiento con 65 soldados que se puede ver en la exposició/USOZ
María José Fernández posa ante la reproducción de una parte del foso del yacimiento con 65 soldados que se puede ver en la exposició / USOZ

La muestra de Pasaia acredita el interés que los guerreros de Xian y la cultura china despiertan en la sociedad occidental

Borja Olaizola
BORJA OLAIZOLA

María José Fernández, restauradora de arte, es la comisaria de la exposición 'Soldados de Terracota' que acaba de abrir sus puertas en la Casa Ciriza de Pasaia. Fascinada por la cultura oriental, habla de las luces y las sombras que proyecta el legado de Quin Shi Huang, el emperador que alumbró lo que hoy conocemos como China y que ordenó construir un ejército de arcilla para que le defendiese hasta el fin de los tiempos. «Estaba obsesionado con alcanzar la inmortalidad», destaca.

- ¿Qué es lo que más suele sorprender a los visitantes de la exposición?

- Sin duda verse cara a cara con los soldados, impresiona cuando te enfrentas a esas figuras por su tamaño, por los detalles de sus rostros y vestimentas y también porque no hay una igual a otra. Todos hemos oído hablar de ellos, hemos visto reportajes en los periódicos o en la televisión e incluso algunos han tenido la suerte de poder estar en el yacimiento original. Pero hasta los que lo han visitado dicen que en la exposición se tiene una idea más completa de lo que son los soldados de terracota porque la perspectiva es más cercana que en el yacimiento, hay una proximidad con las figuras que en China no se consigue debido a las aglomeraciones.

- La exposición ha sido un éxito en todas las ciudades que ha visitado antes de llegar a Pasaia. ¿Cuál es el secreto de ese tirón?

- Es que es un mundo muy ajeno a nosotros. Hay conceptos con los que estamos muy familiarizados por nuestra herencia cultural como el mundo griego, la cultura romana o la del antiguo Egipto con sus pirámides y momias. Pero el mundo chino es nuevo para la mayoría de nosotros porque no está presente en nuestros planes de estudios y solo lo conocemos vagamente a través de novelas o películas. Es una cultura que fascina por todo lo que tiene de desconocida para la mayoría de los occidentales.

Entradas

- Tampoco es frecuente encontrarse frente a un personaje como el primer emperador de China, el hombre que ordenó construir los soldados de terracota.

- Como todos los tiranos tiene una parte muy oscura, pero también es verdad que su legado ha llegado hasta nuestros días y no solo por el ejército de arcilla que mando construir. Él fue quien puso la primera piedra para la configuración de la China que llega hasta nuestros días. También unificó el idioma, la escritura, las medidas de peso y de longitud...

- Fue el artífice de la unión de todos los reinos chinos.

- El era el rey de un pequeño reino, el de Quin, que estaba en el centro-oeste de lo que hoy es China. Frente al resto de los reinos vecinos, gobernados por familias nobles y con una estructura basada en el feudalismo, el de Quin había construido un sistema bastante moderno: los campesinos tenían que pagar sus impuestos directamente al poder central. Accede al trono con solo 13 años, pero está rodeado por una camarilla con gran olfato político, gente muy hábil a la hora de gobernar. El primer ministro que llevaba las riendas del reino fue muy inteligente y el eunuco que desde el principio se hizo cargo de su formación le preparó para que se enfrentase a los reinos vecinos.

- Y tuvo éxito en el campo de batalla.

- Venció porque adoptó tácticas militares adelantadas a su tiempo. Tenía un ejército muy superior a los de los siete reinos vecinos. Pero no solo triunfó en el campo de batalla. Con la ayuda de esa camarilla, descubrió que para gobernar eficazmente un territorio tan enorme tenía que derogar las viejas costumbres y construir un mundo nuevo. Para conservar un imperio había que deshacerse de las tradiciones de los viejos reinos. Se unifican las leyes, se unifica un código de severos castigos, se establecen las condiciones para proveerse de mano de obra forzada porque había que construir muchas carreteras para que los ejércitos pudiesen desplazarse y hacer frente a los muchos enemigos que le asediaban desde el exterior.

«Fue un tirano que sometió a trabajos forzados a un tercio de la población de China»

- Supo acrecentar su poder, pero no fue un gobernante benévolo para su pueblo.

- Fue un auténtico tirano. El pueblo sufrió unas hambrunas terribles, un tercio de la población estaba condenada a trabajos forzados. La población masculina tenía que ponerse a disposición del emperador un mes al año para realizar los trabajos que se les asignase. Eso le proporcionó mano de obra para levantar una magnífica red de carreteras, llevar canales de riego a territorios que hasta entonces no se podían cultivar o abrir una red fluvial para el transporte de mercancías que se ha mantenido hasta nuestros días. Es muy significativo que su figura permaneciese olvidada durante siglos hasta que Mao Tse Tung la recuperó reivindicando su legado.

- Podría decirse que se anticipó al régimen de terror que implantó el propio Mao.

- Tenía un catálogo de castigos terrorífico. Cuando uno caía en desgracia exterminaban a toda su estirpe: padres, esposa, hermanos, hijos... La familia entera era borrada del mapa. Además, no solo se castigaba por hacer una cosa, bastaba la sospecha: si al que estaba por encima tuyo le parecía que algo que habías dicho o incluso pensado atentaba contra el orden establecido tenías que atenerte a las consecuencias. A los que eran condenados a trabajos forzados se les rapaba la cabeza y se la pintaban de rojo, había verdaderos ejércitos de peones haciendo carreteras y canales con las cabezas rojas.

- Tendría una buena lista de enemigos.

- Tenía buenas razones para temer por su vida: llegó a sufrir tres atentados. Con el tiempo se volvió un paranoico, algo enfermizo. En un desplazamiento le cogió una tormenta terrible cuando atravesaba un monte y como temió por su vida no se le ocurrió otra cosa que ordenar que lo desmochasen, lo talasen y que lo pintasen de rojo, como si fuese un condenado a trabajos forzados.

«Se dice que su tumba sigue guardada por ballestas que se activarían al paso de los intrusos»

- ¿Durante cuánto tiempo gobernó como emperador?

- Unos diez años. Se hizo nombrar emperador cuando tenía 40 años y murió a los 50. Y eso que él tenía previsto durar nada menos que 10.000 generaciones.

- ¿Cuándo empezó a pensar en alcanzar la inmortalidad?

- Los atentados que sufrió le convencieron de que la única forma de evitar la muerte era garantizarse el elixir de la vida eterna. Se rodeaba de magos, químicos y herboristas para que le suministrasen pócimas que le hiciesen inmortal. Se dice que empezaron a tratarle con mercurio porque pensaba que tenía poderes mágicos. También se hizo llevar al este, cerca del mar, porque le dijeron que unas plantas que crecían en una isla cerca de la costa poseían propiedades mágicas y procuraban la vida eterna. Y fue cuando estaba allí cuando murió, no se sabe bien si por envenenamiento o por causas naturales. Da la impresión de que lo asesinaron porque el eunuco que le acompañaba desde la infancia regresó a la corte sin dar la noticia de su muerte con el fin de intrigar para que el sucesor no fuese el primogénito, sino el segundo hijo, que era su favorito. Al emperador le trasladaron semanas después a la capital en un carro cargado de bacalao para que disimulase el hedor que desprendía la descomposición de su cadáver. Luego hicieron ver que había muerto en su lecho.

Exposición

Título:
'Terracota Warriors. The Army of the First Emperor of China'. La exposición de los Guerreros de Xian.
Lugar:
Casa Ciriza de Trintxerpe, en Pasaia. En la rotonda de acceso al pueblo hay un indicador que conduce a un aparcamiento habilitado para los visitantes.
Horario
Visitas: Martes a jueves: 16-20 h. Viernes y víspera de festivos: 16-21 h. Sábados, domingos y festivos: 11-14 h y 16-21 h. Semana Santa y Pascua: 11-14 h y 16-21 h. Lunes: cerrado. Hasta el 16 de junio
Entradas
Precio: Adultos: 9 euros. Niños: 6 euros. Pack familiar (2 adultos + 2 niños: 24 euros). (2 adultos + 3 niños: 27 euros). 0-3 años: Gratis.

- Y entonces le enterraron en el mausoleo que se había hecho construir.

- Cuarenta años antes de su muerte había iniciado la construcción de un mausoleo siguiendo las costumbres de su época. Como estaba en la cúspide del poder y tenía enemigos por doquier, ordenó que se hiciese un ejército de terracota para que le defendiese en el más allá. Fue un proyecto colosal, hubo 700.000 artesanos trabajando de forma ininterrumpida durante cuarenta años. Ocupa una extensión enorme, unos 50 kilómetros cuadrados. En la superficie hay una docena de pueblos repartidos por toda su extensión, lo que ha dificultado las excavaciones. Hasta el momento se han desenterrado cuatro fosas y en todas se han hallado figuras de terracota salvo en la última. Se cree que estaba destinada al entierro de un ejército real, una compañía de soldados de carne y hueso, algo que era habitual en la época, pero parece que al final alguien le hizo cambiar de opinión y le convenció de que esos guerreros le iban a hacer mejor servicio luchando contra los enemigos del imperio.

- ¿La tumba del emperador sigue sin salir a la luz?

- La parte central del mausoleo, la que acoge el sarcófago de Quin Shi Huang, está sin desenterrar. Es una doble muralla de arcilla que rodea la cripta. Se sabe por documentos de la época que en la cúpula de esa cripta estaba representado el firmamento con gemas, esmeraldas y otras piedras preciosas. También que había una reproducción a escala del territorio de China con ríos de mercurio que se mantenían en movimiento permanente mediante un mecanismo. En medio de ese esenario reposaba el sarcófago del emperador. Se cree que el túmulo fue asaltado en las revueltas posteriores a su muerte y que luego fue cubierto con tierra y se plantaron árboles encima para que se mantuviese oculto.

-¿Nadie ha intentado desenterrarlo?

- Se han hecho catas de tierra que demostrarían que hay una alta concentración de mercurio en esa zona. También se dice que las entradas a la cripta estarían defendidas con unas ballestas con un resorte que las activaría al paso de cualquier intruso. Hay muchas especulaciones y muy poca información real. El yacimiento se ha convertido en una atracción turística de primera magnitud y al Gobierno chino le interesa que se propaguen los rumores y las especulaciones porque así se alimentan las expectativas de los posibles visitantes.

En busca de un tratamiento para mantener el color

Los soldados de terracota de Xian estaban en su origen adornados con una rica paleta de colores. «Los artesanos que los fabricaron hace unos 2.300 años recubrieron la arcilla con una película de laca que sellaba los poros antes de aplicarles las pinturas. La película hizo perfectamente su trabajo mientras las figuras estaban bajo tierra, pero en cuanto se desenterraron y entraron en contacto con la atmósfera se desprendió y con ella todos los colores que tenía encima», cuenta la comisaria María José Fernández. Eso explica que los trabajos de excavación de las figuras que se encuentran en mejor estado se hayan paralizado. «Están ensayando diferentes tratamientos para ver si se consigue preservar la policromía, hasta que no tengan garantías de hacerlo solo se trabaja en la recuperación de fragmentos de menor valor».

El proceso de fabricación de los soldados ocupó a un verdadero ejército de artesanos. Los torsos se hacían en serie mediante moldes, pero el trabajo de las cabezas, los uniformes y las manos corría a cargo de los maestros. «Eso explica que no haya dos figuras iguales. Los moldes eran recubiertos con una capa superficial de arcilla más maleable para trabajar en los detalles. De la cabeza se ocupaban los maestros artesanos, había 85, cada uno con su propia cuadrilla. Ellos daban forma al rostro, al peinado