«Me siento orgulloso de 'La pelota vasca'

R. A. SAN SEBASTIÁN.

Se han cumplido ya quince años de 'La pelota vasca', aquel intento de diálogo cinematográfico en pleno fragor de ETA y del llamado conflicto vasco.

- ¿'La pelota vasca' le dejó traumatizado?

- Sufrí mucho al principio. Porque mi intención era hacer una polifonía. Desde Madrid veía una falta de comunicación y de diálogo, y se decían unas cosas tremendas. Quise dar voz a mucha gente del País Vasco, y crear un escenario simulado para el diálogo. Me di cuenta de la enorme tensión que creaba lo político, y que muchos tenían pensamientos muy elaborados íntimamente. Yo no opinaba nada, aparte de un evidente mensaje de no violencia. Fui respetuoso con el discurso de cada uno. Pero todo esto tocó las consignas del partido que estaba en el poder, en la última época de Aznar, y fue muy duro, todo lo que no fuera lo que ellos decían te colocaba como filoetarra. Me quedé sin hacer la otra película complementaria, 'Aitor, la piel contra la piedra'. La haré algún día. Ahora me alegra muchísimo que ETA haya desaparecido y esté muerta y enterrada.

- ¿Ha vuelto a verla?

- La vi hace un par de años en el Zinemaldia, en un ciclo sobre conflictos. Me pasé la mitad de la película llorando, porque me venía toda aquella época, lo dura que fue. Pero a la vez me estaba sintiendo orgulloso de lo que estaba viendo, de haberla hecho. Queda como algo que se hizo en un momento dado, y que ha cambiado tanto, afortunadamente...

 

Fotos

Vídeos