Rodríguez Losada: «Estrenar en el Zinemaldi lleva presión añadida, porque me gustaría agradar a la gente de casa»

David Rodríguez Losada echa una mano al fotógrafo, en la calle Mayor de Irun./F. DE LA HERA
David Rodríguez Losada echa una mano al fotógrafo, en la calle Mayor de Irun. / F. DE LA HERA

Todos los años, «desde txiki», este irunés ha ido al Festival de Cine de San Sebastián, a ver películas. No imaginaba entonces que un día se proyectaría una realizada bajo su firma

MARÍA JOSÉ ATIENZAIRUN.

Para los cinéfilos, estos días de septiembre son de alta excitación. El repaso minucioso del calendario, la elección más o menos aventurada de los títulos, el asalto a la red para pescar entradas, la cola en el Kursaal, la encarnación de los grandes mitos... y finalmente, la sala oscura y el placer de ver algo que nunca, nadie ha visto antes: el estreno de una película. David Rodríguez Losada recuerda así muchos meses de septiembre, pero está viviendo éste con otra inquietud. Cuando el día 27 se apague la luz del Príncipe, la película de estreno será 'su' película. 'Lady Off', el segundo largometraje del director irunés, tras 'La noche del ratón', se proyectará el jueves a las 22.30, en la sección Zinemira.

-¿Hay nervios?

-Todavía no los noto, porque faltan unos días. Estamos con ilusión y con el nervio positivo, no con el miedo del estreno. Pero los nervios llegarán. Recuerdo el estreno de 'La noche del ratón', en el festival de Santa Bárbara. Estábamos con el subidón de haber llegado hasta allí, cansados por el viaje. Todavía no nos lo creíamos, pero cuando llegó el momento de entrar en el cine y tener que presentar la película, me puse nerviosísimo y seguro que ahora va a ser igual. Va a pasar lo mismo o peor, porque aquí se nos junta que es un festival muy potente y que se celebra en casa. Eso supone una presión añadida, porque a la gente de casa es a la que más quieres agradar. Además, la película que hemos hecho no es una película de cine comercial, es una película más arriesgada y eso te pone un poco más nervioso. Luego iremos a Madrid y le pasará lo mismo a la gente del equipo que es de allí y entonces, a mí me resultará todo un poco más ajeno.

-Su primer largometraje se rodó entre San Sebastián, Hondarribia e Irun (en la gasolinera de la avenida de Navarra, principalmente). Para rodar 'Lady Off' eligió escenarios y actores madrileños.

-La película está basada en una escena concreta de la obra 'Ricardo III' de Shakespeare, que nos llamaba mucho la atención. Es una escena en la que Ricardo trata de seducir a Lady Ana, cuando ella todavía está al lado del cuerpo de su esposo, recién muerto y al que Ricardo ha matado. Pensamos cómo podíamos tratar esa escena en una película. Asier Vázquez, que es un gran amigo mío y que produjo 'La noche del ratón', tiene muchos contactos en el mundo del teatro madrileño. Él me presentó a Marta Fuenar, que es la protagonista de la película y que ya había hecho el personaje de Lady Ana, en una adaptación de Ricardo III. Reclutamos a unos cuantos actores del mismo ambiente y formamos un equipo con gente muy joven. Después de elegir a los actores, lo más fácil era hacer la película en Madrid, porque ellos viven y trabajan allí.

-¿Qué ha querido reflejar de esa escena de Ricardo III en Lady Off?

-Es una situación tremebunda y no diría incoherente, porque no quiero que parezca que estoy corrigiendo a Shakespeare. El personaje de Lady Ana tiene mucha fuerza al principio. Es un personaje peleón y aguerrido. Ricardo va jugando a la seducción y llega un momento en el que a ella la despoja del todo y, a partir de ahí, ella se convierte en un pelele y permite que Ricardo la humille. Ella cede. Nos llamaba la atención cómo puede haber dos personajes, dos Lady Ana tan distintas en una misma escena. Es un personaje, pero son dos. Nos interesaba ver cómo una actriz de método se mete en el personaje y lo hace suyo, cómo se cree a la primera Lady Ana y cómo puede creerse la segunda.

La película

Título
'Lady Off'.
Director
David Rodríguez Losada.
Guión
David Rodríguez Losada y Noemí Chico.
Fotografía
Jorge Martín.
Música
Xisco Rojo.
Intérpretes
Marta Fuenar, Mateu Bosch, Yeyo Bayeyo y Jaione Azcona.
Sinopsis
Una joven actriz que compagina pequeñas producciones teatrales con su trabajo a media jornada como dependienta ha sido seleccionada para interpretar a Lady Ana en una representación del Ricardo III que se llevará a cabo en un teatro off madrileño.
Estreno
El jueves, día 27, a las 22.30, en el Príncipe. También habrá proyecciones los días 28 y 29.

-Aunque aún no se ha estrenado, en algún lugar hemos leído que la película se ha rodado como un falso documental.

-En la película, los actores interpretan a otros actores. Les dimos libertad para improvisar y hacer tomas de 40 minutos y nosotros, con formato multicámara, nos íbamos adaptando a ellos. Lo que hacíamos era documentar esa ficción. Por eso, la estética tiene un poco esa imagen de falso documental, para darle un poco de verdad, pero también porque es como lo rodamos.

-En su primera película, se lanzó a la aventura con un grupo de amigos, a la vez profesionales del cine, y la sacó a flote con un presupuesto de 6.000 euros. La producción de este segundo largometraje ha sido diferente.

-'Lady Off' sigue siendo una película independiente, de presupuesto bastante controlado, pero no tiene nada que ver con la anterior. Para 'La noche del ratón' tuvimos un presupuesto mínimo. Nosotros mismos creamos una productora para poder levantar la película. Con 'Lady Off', aparte de nuestra compañía tenemos a Pecado Films, que también está en el Zinemaldi con otra película. Les gustó nuestro proyecto, se metieron dentro y ha sido otra cosa. Hemos ido de la mano de gente que te ayuda a moverte en el mundo de la industria, porque conocen el circuito y el recorrido.

-El día 27 se estrena su nuevo largometraje, pero hace tiempo que está trabajando en otros proyectos para el cine.

-Desde que terminamos 'La noche del ratón' empezamos a trabajar en un proyecto que es complicado. Es una comedia romántica rara. Se ha sumado gente interesante, pero nos está costando, porque es un proyecto diferente y hoy en día, es muy difícil levantar un proyecto que se sale de los perfiles que marcan las televisiones. Hay que esperar mucho. Ha tenido apoyo de un par de instituciones y tenemos una productora catalana que lo está empujando, pero hace falta más. Según van llegando las convocatorias de entidades públicas, vamos mirando. Por otra parte, Pecado Films me ha ofrecido un proyecto que tienen ellos. Es un poquito más grande y más comercial. Es un thriller de atracos. Será distinto a lo que he hecho hasta ahora, porque siempre he trabajado con guiones propios, pero es otra manera interesante de trabajar, si el proyecto te gusta.

-¿Y en literatura? El año pasado debutó con su novela corta 'Tu rostro por partes'. ¿Sigue escribiendo?

-Yo escribo, no para nadie, sino por gusto. Pero no tengo la disciplina de escribir. No tengo la fuerza de voluntad de sentarme hasta que termine un relato. Un día escribo página y media, no acabo de desarrollar la idea y tampoco vuelvo a ella. Es un milagro que terminara 'Tu rostros por partes'. Tengo relatos sueltos, desperdigados por ahí, pero no me he puesto a mirar si tienen coherencia como para juntarlos, ni sé si son suficientes, ni los he revisado siquiera para ver si tienen nivel. Igual, algún día...

-Volviendo al cine, este año el Zinemaldi reúne a un buen número de realizadores vascos. Hay cantera y calidad.

-Además del Zinemira, este año tenemos a Telmo Esnal en la sección oficial, aunque fuera de concurso y a Koldo Almandoz en Nuevos directores. En Euskadi, se está haciendo ya un cine de nivel. Todo el mundo conoce 'Loreak' y 'Handia' y también hay mucha gente que pelea por hacer películas diferentes y alternativas. Aquí, lo mismo te encuentras un Cobeaga haciendo comedia que un Almandoz, cuya primera película era completamente experimental. Ésta es una zona geográficamente muy pequeña, en la que hay voces y estilos de cine muy diferentes y eso está muy bien.

-¿Ha influido el Zinemaldi en toda esta producción?

-No sólo el festival, aunque también. Imagino que, como yo, la gente que anda hoy haciendo cine se ha construido como cinéfilo alrededor del Zinemaldi. Yo, desde txiki, todos los años he ido al festival a ver películas. En Donosti hay una red importante de apoyo al cine que forman instituciones y entidades. Está la Filmoteca, está Kimuak, está Tabakalera... No es solo una semana de cine, sino un recorrido de todo el año y todo eso se refleja en el nivel de producción.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos