La Ertzaintza explica que «la broma sobre la víbora entre las dos amigas se les ha ido de las manos»

La Ertzaintza explica que «la broma sobre la víbora entre las dos amigas se les ha ido de las manos»

La Ertzaintza imputa a la vecina de Hondarribia que se inventó haber visto una víbora de Gabón un delito que puede ser castigado con penas de entre tres meses y un año de prisión

Ainhoa Múgica
AINHOA MÚGICAHondarribia

Se pilla antes a un mentiroso que a un cojo. El refranero vuelve a acertar. La Ertzaintza necesitó menos de veinticuatro horas para desmontar la historia inventada por una vecina de Hondarribia de «unos 40 años» que paseaba junto a una amiga y que aseguró haber visto una víbora de Gabón en las marismas de Jaizubia. «Hemos podido determinar que una de esas dos personas que iba paseando el martes por la mañana le gastó una broma a la otra y el asunto se le ha ido de las manos», afirmó Javier García jefe de la investigación de la Ertzaintza. Atrás quedan horas y horas de despliegue de recursos y medios policiales.

La historia es la siguiente. La amiga víctima de la broma se acercó el miércoles a dependencias de la policía municipal de Hondarribia y puso en conocimiento de los agentes la presencia del exótico animal, aportando la fotografía que le había enviado su amiga. «En su momento, cuando requerimos la presencia de la supuesta autora de la instantánea para ratificar su testimonio, siguió para adelante con su relato, no rectificó y aunque teníamos algunas dudas decidimos darle veracidad. Fruto de esas sospechas hemos resuelto de forma satisfactoria el asunto», explicaron desde la Ertzaintza. «La fotografía que presentó como prueba en la comisaría de la policía municipal de Hondarribia era en realidad el pantallazo de un vídeo colgado en internet», explicó García durante la comparecencia ofrecida ayer en las marismas de Jaizubia.

Imagen que se mostró a la policía municipal de Hondarribia.

La Ertzaintza ha decidido imputar a la autora de la broma por un delito que puede ser castigado con penas de entre tres meses y un año de cárcel o una multa. «Las diligencias que se están instruyendo son penales porque ha habido una movilización de recursos muy importante y la percepción de seguridad se ha visto comprometida», señaló Luis Claveras, comisario jefe de la Ertzaintza de la comisaría de Irun y Hondarribia. La autoridad judicial es quien tendrá que decidir a partir de ahora. Y es que la 'amiga bromista' se podría enfrentar a un delito penal «por denunciar unos hechos que no se ajustan a la realidad y como consecuencia de ello se han movilizado recursos públicos de emergencia», puntualizaron los agentes de seguridad.

Claveras explicó cuál había sido el procedimiento llevado a cabo par tratar de esclarecer los hechos. «Una vez recibida la noticia la tratamos como cierta y comenzamos a trabajar en dos vertientes: una, asegurar la zona y dos, tratar de verificar lo que se nos estaba diciendo. Después de diversas comprobaciones confirmamos que el testimonio era falso y se pone la información a disposición judicial para que se resuelvan las responsabilidades que puedan surgir», explicó Claveras.

Reabiertas las marismas

El Ayuntamiento de Hondarribia reabrió este viernes las marismas de Jaizubia tras dar por concluido el aviso ciudadano recibido sobre la presencia de una víbora de Gabón tras quedar probado que era una falsa alarma. El consistorio agradeció a los profesionales de la policía local, Er-tzaintza, los herpetólogos de la Sociedad Ciencias Aranzadi y a los guardas forestales de la Diputación Foral de Gipuzkoa las tareas llevadas a cabo durante la jornada del jueves.

«Entre todos se ha trabajado coordinadamente y sin descanso, y eso lo tenemos que poner en valor», apuntó el alcalde, Txomin Sagarzazu. Además, aplaudió que la investigación «se ha realizado con celeridad».

Atrás quedan horas y horas de trabajo y despliegue de medios humanos policiales, que podían haber estado realizando sus tareas habituales en lugar de desplazarse hasta Hondarribia. Hasta la zona se trasladaron cuatro forestales de la Diputación Foral de Gipuzkoa, tres especialistas en reptiles de Aranzadi así como varias patrullas de la Ertzaintza. Además, la mitad de la plantilla de la guardia municipal de Hondarribia –formada por una veintena de agentes– estuvo durante todo el día supervisando las tareas de búsqueda en las marismas. Los tres herpetólogos colocaron varias trampas en la zona para tratar de atrapar a la supuesta serpiente. Carlos Cabido, miembro de Aranzadi, que participó en el dispositivo de búsqueda del jueves, aseguró que «teníamos sospechas de que podía ser un testimonio falso porque en la fotografía que nos habían facilitado la policía municipal se veían cosas raras».

El alcalde de Hondarribia aprovechó la presencia de numerosos medios de comunicación locales y estatales para poner en valor las marismas de Jaizubia de alto valor ecológico. «Ya estamos otra vez en una situación de normalidad y podemos disfrutar de este espacio en un gran fin de semana que tenemos por delante con buen tiempo asegurado», señaló el alcalde. Quizás este fin de semana no serán pocos los que se acerquen a este entorno natural para aprovechar la jornada soleada para pasear y curiosear por el entorno, donde por unas horas todo parecía indicar que habitaba una víbora de Gabón, un reptil muy venenoso, de origen exótico y que su picadura resulta mortal.