El olor a manzana vuelve a Gamioxarrea

Lagar. El antiguo lagar ayer cobró de nuevo vida gracias a la labor de 'Jo ala jo Elkartea'. /
Lagar. El antiguo lagar ayer cobró de nuevo vida gracias a la labor de 'Jo ala jo Elkartea'.

El antiguo lagar de Arizkun fue ayer escenario de la XVI edición del 'Kirikoketa eguna' de Jo ala Jo

ALICIA DEL CASTILLO

Las manzanas apiladas en el desván de Gamioxarrea, antiguo lagar en la localidad baztandarra del Valle de Baztan, descansan ya convertidas en zumo en las barricas situadas dos niveles más abajo, en la misma casa. Para ello, ayer fue necesario todo un día de trabajo para machacar «1.500 kilos de manzanas, todas de Baztan, de aquí al lado y de Zigarurre. Ha sido un año excelente para las manzanas, aunque también es cierto que han comenzado a caer del árbol un poco antes», explicaba Patxi Larralde, del grupo cultural 'Jo ala jo'. Se refiere al manzanal que existe junto a la casa y al barrio de Ziga de donde este año se han traído todas las manzanas que ayer se empleaban.

La jornada de ayer cumple 16 años bajo el título de 'Kirikoketa Eguna' en recuerdo de ese instrumento musical similar a la txalaparta, nacido en los lagares de sidra del sonido del golpeo de las largas mazas de madera contra las manzanas. El nombre precisamente es una onomatopeya del sonido que se produce al realizar el trabajo. Una cadencia que ayer pudo escucharse durante toda la mañana en el antiguo lagar de Gamioxarrea.

El colectivo 'Jo ala jo' mostró la elaboración de sidra al modo tradicional, en la antigua prensa del siglo XVIII que consiguieron recuperar hace años con mucho esfuerzo. Con ello rescataron del olvido uno de los muchos lagares del Valle de Baztan. Solo en Arizkun llegaron a existir hasta ocho. Desde las once de la mañana se representó la llegada de la comitiva, con el sonido de los txistus, los trabajadores con sus mazas y el carro tirado por un burro, con las manzanas.

Se escenificó la discusión sobre el sueldo a ganar por los trabajadores, a los que esperaba una intensa jornada, y a partir de ese momento el proceso de machacado de manzana se podía seguir en el lagar barroco.

Debido a la gran afluencia de público, recomendaban subir por turnos al lagar para poder ver todo el proceso, que explicaba por megafonía, Xabi Torres. Tras el duro trabajo, se colocaba la prensa para realizar el prensado mecánico y pasar el zumo de manzana a las barricas.

Durante toda la mañana no faltaron los puestos de talos, agroalimentarios y de artesanía. Se pudieron degustar talos y también diferentes tipos de sidra. No faltó además una exhibición de dantzas en la que no faltó la sagar-dantza. Todos los participantes se reunieron a continuación en una comida popular, y la jornada finalizó con música por la tarde y noche.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos