Diario Vasco
Mendia y Chivite, con Page y Barreda, en el comité.
Mendia y Chivite, con Page y Barreda, en el comité. / OSCAR DEL POZO

Mendia y siete barones críticos presionan para una abstención técnica

  • La líder del PSE cofirma una carta a Fernández en la que piden una fórmula que minimice el «coste» para el partido de investir a Rajoy

Los secretarios generales críticos con la abstención decidida, en contra de su criterio, en el último comité federal del PSOE no quieren resignarse a una votación en bloque. Ocho de esos barones territoriales firmaron ayer una carta que remitieron al presidente provisional, Javier Fernández, para pedirle una reunión urgente en la que los máximos responsables del partido en cada comunidad discutan la fórmula de ejecución en el Congreso de una decisión que el domingo agravó la división en el seno del partido.

Los firmantes, entre ellos la vasca Idoia Mendia, no se conforman con la interpretación hecha por el propio Fernández, al término del comité federal, de que todo el grupo parlamentario deberá acatar en la sesión de investidura la decisión de abstenerse en segunda ronda. Tal y como informó ayer este periódico, el PSE no se conformó con ese discurso y reivindicó una fórmula de abstención mínima, de los once diputados necesarios, que suponga el «menor coste» posible para el PSOE y que además muestre la división interna que existió también sobre este asunto.

La reivindicación de los socialistas vascos, que pese a plantar batalla siempre han reconocido que serán «leales» a las decisiones de la nueva dirección, se sumó ayer a la de otros siete líderes territoriales, todos ellos 'sanchistas' y defensores del 'no' a Rajoy en el último comité. La navarra María Chivite, el riojano César Luena, el castellanoleonés Luis Tudanca, la balear Francina Armengol, el murciano Rafael González, el ceutí Manuel Hernández y la madrileña Sara Hernández rubrican un texto en el que solicitan al presidente de la gestora, «confiando» en su «buen criterio», una reunión urgente para debatir la cuestión antes de la sesión de investidura que se celebra esta semana.

Los críticos aseguran ser «conscientes de la dificultad» de la situación que atraviesa el PSOE, y defienden que su propuesta busca «ayudar a superarla con el menor coste» para el partido. Los firmantes no han querido caer en la insumisión avanzada por el catalán Miquel Iceta, y aunque algunos lo insinuaron al final del comité del domingo, quieren explotar este último recurso antes de fijar su posición final.

Mendia y el resto de barones esgrimen que la dimisión del secretario general, la contestación de la militancia y el rechazo de un 40% del comité a la abstención son «tres argumentos» que dan cuenta de «la fuerte tensión» interna y de la «división» que ha generado «el cambio de posición» ante la investidura. Y en ese contexto, y teniendo en cuenta la explicación de los 'abstencionistas' de que era «el mal menor para evitar terceras elecciones», los firmantes consideran que «no es necesario» el voto de todo el grupo. «La abstención de un número suficiente de diputados (...) reforzaría el sentido político de nuestra acción y sería claramente beneficiosa en el objetivo compartido de empezar a superar la situación de división actual», defienden.

A tenor de la posición de Fernández y de otros barones con más peso en el partido que defienden la votación en bloque, la reclamación no parece que vaya a ser atendida.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate