Diario Vasco

'Kakux' Mendizabal, el sacerdote más conocido del territorio

Un atardecer desde la explanada de Sagüés, con la postal de la playa de Gros y Urgull al fondo, es la última foto que 'Kakux' Mendizabal tiene colgada en su perfil de Facebook, una ventana con la que ha mantenido contacto con los fieles y amistades de fuera del círculo parroquial, después de un primer tiempo de retiro tras su sorpresivo cese de la diócesis en abril de 2016 del que ayer se supieron los motivos.

La noticia cayó como un jarro de agua fría entre todos quienes le conocen. Gran aficionado a la fotografía, este sacerdote de 53 años y natural de Ormaiztegi mantiene un vínculo muy estrecho con Donostia, donde ha estado al frente de la parroquia de San Vicente y de la de San Ignacio, en Gros, su último destino como sacerdote en el que dio muestras de su campechanía a la hora de oficiar misa.

Lo mismo cogía una guitarra o el acordeón que contaba un chiste durante una boda y levantaba al auditorio. Allí, de un día para otro, dejó las clases de catequesis hace un año. Se habló entonces de causas personales y se sabía que sufría graves problemas de espalda. La Diócesis negó que se hubiera producido un distanciamiento con el obispo José Ignacio Munilla, como podía hacer pensar el hecho de que fuera uno de los firmantes del texto crítico que la mayoría de los párrocos guipuzcoanos rubricó cuando se conoció el nombramiento del obispo en 2010.

De su Goierri natal trabajó como sacerdote auxiliar en la parroquia de Santa María de Tolosa y entre 1996 y 2006 fue delegado de la pastoral de juventud. La Parte Vieja de Donostia es también su territorio. A cada paso que da recibe un 'qué pasa Kakux', y él responde siempre envuelto en una sonrisa.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate