Diario Vasco

«Soy Endo, ¿quieres que te cuente un chiste?»

Uno de los espacios que más gustó a los chavales fue el que se presentaba con el nombre de «charlando con robots», que contaba con tres máquinas programadas gracias a los softwares desarrollados por los alumnos de la Facultad de Informática de San Sebastián. Endo, un robot que habla, que contesta a ciertas preguntas y que además se arranca con chistes científicos, captaba todas las miradas. «Es un robot cuenta cuentos, muy indicado para niños con autismo. Se ha descubierto que al no tener expresión facial y reaccionar siempre de la misma manera transmite seguridad a los autistas», explicaba Leire Ozaeta, estudiante de doctorado y una de las creadoras del software. «Se ha comprobado que niños que no jugaban o que no miraban a los ojos han cambiado radicalmente de actitud al estar en contacto con este robot».

Junto a Endo dos perros movían la cola reaccionando a las caricias de los jóvenes. Y sí, también eran robots. «Estos perros están enfocados a niños que pasan largos periodos en el hospital. Son fácilmente esterilizables, por ello son indicados para pacientes que se encuentran en aislamiento. Gracias a ellos pueden jugar y tener compañía sin ningún riesgo para el pequeño». Estos robots perrunos que funcionan con batería ya se han utilizado en el Hospital Donostia con la colaboración de Aspanogi.

Sobre la experiencia vivida en la Zien-tzia Astea, Ozaeta comentaba que «a los chicos les está gustando mucho. A nosotros nos encanta estar aquí, porque lo que queremos es que la gente conozca estos proyectos de robótica social, porque la ciencia sin la parte humana no es nada».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate