«Sin público los músicos no tenemos ninguna función útil»

Robert King es el fundador y principal responsable de The King’s Consort./dv
Robert King es el fundador y principal responsable de The King’s Consort. / dv
Robert King, Director de The King’s Consort

MARÍA JOSÉ CANO

Kursaal Eszena propone esta tarde disfrutar de una obra propia de estas fechas, ‘El Mesías’ de Haendel, a cargo de una agrupación británica especializada en repertorio barroco, The King’s Consort. Su fundador y líder, Robert King, formado en la tradición coral de Cambridge y absoluta referencia en la interpretación del repertorio del periodo barroco, promete contagiar en el concierto de hoy su entusiasmo por esta partitura.

- ¿En qué medida ha marcado su carrera el hecho de ser miembro en su juventud de un coro como el St John’s College de Cambridge?

- La posición única de ser músico profesional desde los nueve años es el entrenamiento musical más brillante que puedas desear. Aprendes habilidades musicales y una gran variedad de repertorios, pero también a colaborar, a escuchar a los demás y a trabajar juntos, con lo que podrías convertirte en el mejor médico, maestro o científico. La única razón por la que hago lo que hago para vivir es porque tuve la gran fortuna de tener ese increíble entrenamiento de niño.

-¿Considera que pertenecer a un coro y dirigirlo prepara mejor a un músico para dirigir una orquesta?

- Es absolutamente vital entender la voz humana si quieres dirigir una orquesta. Los instrumentistas pasan mucho tiempo intentando ser vocales mientras que los cantantes pasan mucho tiempo tratando de ser instrumentales. El director debería combinar esos dos mundos.

- ¿Diría que hay diferencias entre dirigir un coro y una orquesta?

- Las voces y los instrumentos son máquinas distintas, pero en términos de creación de música, siempre trato de hacer que una orquesta respire, que «cante» las líneas. Siempre he dicho que todas las orquestas profesionales deberían comenzar el día con diez minutos de práctica coral.

- Usted fundó The King’s Consort con solo 20 años. ¿Por qué?

- Había mucha música que quería interpretar y nadie le iba a pedir a un estudiante desconocido de Cambridge de 20 años que lo hiciera, así que me puse a ello y organicé mis actuaciones. Y 38 años después, eso es lo que sigo haciendo, con la diferencia de que ahora me invitan de maravillosas salas de conciertos y festivales para que haga allí música. Todavía hay un puñado de artistas en The King’s Consort que estuvieron conmigo en aquellos primeros conciertos emocionantes.

- Y casi cuarenta años después, ¿diría que se han cumplido los objetivos que se marcó al fundar esta agrupación?

- En realidad, no tenía objetivos, solo quería hacer buena música lo mejor que pudiera. Para mi sorpresa, a la gente le gustó lo que estaba haciendo, así que continué. Todavía hay muchos proyectos maravillosos que me gustaría hacer, aunque hoy en día todo se reduce a dinero. Si un admirador maravilloso pudiera ayudarnos con las finanzas, tengo una emocionante lista de proyectos excitantes que me gustaría realizar.

«Nos divertimos mucho»

- ¿Cuáles diría que son las señas de identidad de The King’s Consort?

- Espero que la gente cuando nos escuche diga siempre que lo que estamos haciendo es realmente musical. No me interesa ser el más rápido, ni el más ruidoso, ni el más controvertido; solo quiero servir al compositor y ser el más musical. También quiero conducir al público para que se sumerja conmigo dentro de la música y la disfrute tanto como yo y como a mis maravillosos colegas les gusta interpretarla.

- ¿Y las mayores cualidades?

- Lo que dice la gente, una y otra vez, es que cuando ven que The King’s Consort actúa, pueden ver que realmente nos estamos divirtiendo. Tengo la suerte de poder seleccionar a los músicos con los que trabajo. Solo pido que se unan a nosotros a las personas a quienes quiero y a quienes gusto. Como resultado, somos un grupo de amigos, además de colegas musicales. Y al crear un buen ambiente, sentamos las bases para producir buena música.

- ¿Cómo mantiene la ilusión y el entusiasmo por el proyecto después de tantos años?

- Amo mi trabajo y mi orquesta y coro realmente disfrutan también de su trabajo. Así que nos lo pasamos de maravilla haciendo lo que amamos. Por supuesto, tenemos que actualizar constantemente músicos. Tenemos personas extraordinarias que comienzan en nuestro coro y orquesta y luego pasan a desarrollar carreras relucientes. Es maravilloso ser el jardinero de ese ‘montón de compost invertido’ en el que la parte inferior se alimenta de talento y un tiempo después surge una flor brillante en la parte superior.

- Usted dirige habitualmente orquestas en Europa y Estados Unidos. ¿Qué le aporta ponerse al frente de otras agrupaciones? ¿Y qué cree que les aporta usted a ellos?

- Disfruto muchísimo trabajando con nuevas orquestas y coros. Espero que les aporte nuevas formas de ver la música y un entusiasmo, un amor genuino por la música. Nada me agrada más que cambiar la forma en que una orquesta mira una obra, animándoles a colaborar entre sí, obteniendo excelentes resultados, y después, al final de la semana, un músico viene a mí y me dice: «He encontrado esta semana emocionante; has sido un soplo de aire fresco». El público puede sentir esa emoción y después de todo, para eso estamos. Sin público los músicos no tenemos ninguna función útil. ¡Estamos aquí para deleitar al público!

- ¿Por qué decidió centrar su carrera en la música barroca?

- Aunque soy muy conocido por la música barroca y, por supuesto, me encantan las obras de Bach (el más grande de todos los compositores), Purcell, Monteverdi y ese periodo, paso mucho tiempo interpretando música de otros periodos. Mozart y Haydn son siempre una delicia y Mendelssohn es mi pasión especial. También tengo un gran amor por la música romántica inglesa de principios del siglo XX. Y realmente quiero hacer un gran musical de Gershwin, Cole Porter o Jerome Kern. ¡Adoro ese periodo de la música!

- ¿Qué cree que va a encontrar el público en su versión de ‘El Mesías’ de Haendel?

- ‘El Mesías’ tiene una gran música que cuenta una gran historia y nunca me canso de interpretar esta obra. Espero que el público se vaya tan emocionado e inspirado por este gran trabajo como yo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos