Diario Vasco

«La Diputación nos dijo que nuestro proyecto no era estratégico»

  • Los miembros de Santa Clara Games no han recibido ninguna ayuda de las instituciones para llevar a cabo el trabajo

El hito alcanzado por la empresa donostiarra Santa Clara Games, al convertirse en la primera compañía vasca en llevar un videojuego a las consolas, contrasta con la respuesta que recibieron sus dos socios, Álex Martín e Iñaki Martínez, a la hora de acudir a la Diputación a pedir financiación. Cuando empezaron a producir '8DAYS' y tras haber establecido su plan financiero «empezamos a llamar a las puertas de las instituciones en Gipuzkoa, para que nos ayudasen». En aquel momento, recuerdan, «la Diputación nos dijo que los videojuegos no eran estratégicos para Gipuzkoa».

Toda la financiación de Santa Clara Games es propia. «Si hubiera entrado subvención por parte de la Diputación habríamos contratado gente, hubiéramos montado un equipo más grande y habríamos desarrollado el juego en la mitad de tiempo», reconoce Iñaki Martínez.

No saben lo que sucederá en el futuro, pero piensan que «si nos sale bien los videojuegos se convertirán en algo estratégico para Gipuzkoa, y si nos sale mal igual al que venga detrás, con lo que hayamos podido avanzar, igual le ayudan un poquito más».

Esta situación choca frontalmente con la que se vive actualmente en Bizkaia, donde los videojuegos sí que parecen tener un papel estratégico en el territorio. «El foco está puesto ahí», apunta Martín. A menos de 20 kilómetros de Bilbao, en Zierbena, desde 2011 se encuentra Digipen, la sede europea de la única universidad del mundo especializada en videojuegos. Por si esto fuera poco, la Diputación Foral de Bizkaia y Sony firmaron el año pasado un acuerdo para poner en marcha este mes una nueva sede de Play Station Games Camp, cuya intención es la de impulsar el talento local.

«Sony ha ido a donde ha visto que hay inversión. La Diputación de Bizkaia lo ha hecho muy bien», afirma Martín. Todas estas facilidades que se dan al otro lado de la A-8 hicieron que los miembros de la empresa donostiarra se plantearan desplazar su sede a territorio vizcaíno. Finalmente decidieron quedarse en Donostia.

Según la Asociación Española de Videojuegos, la industria del videojuego es la principal dentro del sector de ocio audiovisual e interactivo del país, con una facturación anual de casi 1.000 millones de euros. Estas cifras le han permitido posicionarse como el cuarto mercado europeo en su consumo. Otra cuestión es la del desarrollo. A la hora de producir, España pierde presencia y se encuentra situado en el octavo lugar.

En Gipuzkoa, «llamarlo industria es ponerle una palabra muy grande, no hay tejido», aclara Martínez. «Un tejido es que varias empresas puedan colaborar entre ellas, o los trabajadores puedan rotar entre esas empresas. Hoy por hoy si un trabajador de una empresa de videojuegos vasca se marcha, porque esa empresa cierra. ¿A dónde va? Las otras dos o tres empresas están a tope, y no van a poder contratar», añade Martín.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate