Diario Vasco

Ricardo Martín,el fotógrafo que retrató una época

  • Una exposición recoge en la sala Kubo la colección que captura el espíritu de la Gipuzkoa del primer tercio del siglo XX

Está llamada a ser una de las exposiciones del año. La muestra ‘Ricardo Martín, fotógrafo y espectador’ no solo recupera la obra del gran artista donostiarrra: retrata el espíritu de la Gipuzkoa comprendida entre 1914 y 1936. La realeza y las damas de la Belle Epoque se mezclan con los bertsolaris o los ciudadanos que llenaban Atotxa y se bañaban en La Concha. La sala Kubo de Kutxa, en el Kursaal, inauguró ayer la muestra que hoy se abre al público y permanecerá expuesta hasta el 22 de enero con un centenar de imágenes y distintas actividades de apoyo.

vídeo

  • El moderno que retrató una época

«Ricardo Martín fue un gran fotógrafo y un testigo de su tiempo, obsesionado por retratar a la gente de todas las clases sociales», explica Juantxo Egaña, comisario de la exposición. «Su legado queda como una obra de absoluta modernidad desde el punto de vista profesional y como espejo completo de una época tan especial en aquella Gipuzkoa de entreguerras, lugar de veraneo de la realeza española, refugio de las aristocracias europeas y, a la vez, efervescente escenario social donde las mujeres, por ejemplo, empezaban a sentirse libres».

El papel de la mujer

Hay muchas perspectivas para acercarse a la exposición, pero esa es una de las más interesantes, tal como subrayó ayer en la presentación Ane Abalde, responsable de la sala Kubo: «En esos años 20 y 30 comienzan los movimientos feministas y la mujer es protagonista en muchos ámbitos». Bajo el objetivo de Martín desfilan mujeres que pilotan coches, pasean con pantalones por la Avenida (para escándalo de la prensa conservadora de la época), beben en los bares con la falda recogida y disfrutan de la playa con bañadores cortos. «Luego llegó la posguerra y el retroceso en los derechos de la mujer», subraya Egaña.

Ricardo Martín nació en Villanueva de la Serena, en Badajoz, pero muy joven vino a trabajar a San Sebastián. En 1914 comenzó su carrera como fotógrafo, cuando las revistas gráficas vivían su auge, y en 1915 instaló su estudio fotográfico en la calle Fuenterrabía de San Sebastián, con el nombre de Photo-Carte. Desde ahí retrató la vida ciudadana, a veces como ‘fotógrafo’ del Paseo de La Concha y en ocasiones como reportero. Sus imágenes fueron portada de ABC, entre otros medios. Martín murió poco antes de la Guerra Civil y su hijo Vicente Martín siguió con el negocio, aunque la prohibición de usar nombres extranjeros, impuesta por el régimen franquista, obligó a rebautizar como ‘Fotocar’ el negocio familiar.

«Mi hermano Vicente siguió en la tienda y en la fotografía», explicaba ayer Ricardo Martín, hijo del histórico fotógrafo. «Vicente nos ayudó mucho en el montaje de esta exposición hasta hace dos meses, cuando falleció», añadió Juantxo Egaña. «Es una lástima que no haya podido ver inaugurada una muestra que tanta ilusión le hacía».

Ricardo Martín hijo recorría ayer emocionado las salas repletas de fotografías de su padre. Le acompañaba su sobrino, Enrique Larumbe, nieto del artista sobre el que gira la exposición. «Mi padre fue un hombre recto, activo, cariñoso y humano, y un gran profesional siempre pendiente de traer a su laboratorio las últimas innovaciones técnicas, por lo que viajaba con frecuencia a París o Alemania», cuenta Ricardo Martín hijo.

Los fondos de Fotocar fueron comprados en 1974 por la Caja de Ahorros Municipal y supusieron el primer germen, junto a los de Foto Marín, de la actual Fototeka de Kutxa Fundazioa.

60.000 negativos

El archivo de Ricardo Martín incluía 60.000 negativos («era un fotógrafo cumpulsivo que retrataba todo cuanto sucedía», cuenta el comisario Juantxo Egaña) y la dificultad para la muestra radicó en la selección de imágenes. Al final ha quedado un centenar de fotos, estructurado en distintas áreas temáticas.

‘La ciudad como escenario’ retrata la vida de Donostia. ‘El espectador’ incluye las visitas de Martín a los combates de boxeo o los partidos de fútbol. En ‘La guerra del Rif’ se recuperan sus imágenes de aquella guerra, así como fotos de los hospitales donostiarras o la emocionante despedida de una madre a un soldado en el puerto de Pasaia, «que recuerda al célebre beso de Doisneau». Los retratos, la pujante mujer de la época y la pasión por la velocidad, con espectaculares carreras en el viejo circuito de Lasarte, completan la muestra.

Charlas de Mikel Gurpegui ( 24 de noviembre), Miren Arzalluz (día 30), Clemente Bernard (15 de diciembre) y Le Fontanella (11 de enero) complementan la exposición, que está acompañada de un completo catálogo. La editorial La Fábrica ha publicado también, de la mano de Lee Fontanella, un volumen sobre Ricardo Martín. La exposición cierra el intenso 2016 de la sala Kubo, tras las muestras de Marta Cárdenas, Gonzalo Chillida y Lazkano.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate