Diario Vasco

El cementerio lloró a los 200 fusilados por el franquismo

Dantzaris de Ttarla bailando el aurresku de honor, ofrenda floral y un hombre muestra la foto de un familiar fusilado.
Dantzaris de Ttarla bailando el aurresku de honor, ofrenda floral y un hombre muestra la foto de un familiar fusilado. / JUANFER
  • Emotivo homenaje el que tuvo lugar ayer en el campo santo, con motivo de los 80 años de los fusilamientos

Jornada emotiva y dura la que vivió ayer Hernani, en concreto el cementerio, en el homenaje que desde el Ayuntamniento se organizó a las 200 personas fusiladas en un punto de la localidad que por desgracia se hizo famoso hace 80 años. Allí, junto a la pared de campo santo, se ejecutaron en el año 1936 un gran número de fusilamientos masivos tras la llegada de las tropas franquistas a la localidad. Comunistas, anarquistas, socialistas, abertzales... casi todos llegados desde la cárcel de Ondarreta, encontraron allí la muerte. «A mi padre, Julián Aristegi, nos lo arrebataron de casa cuando tenía 46 años y cinco hijos entre los 9 meses y los 13 años. Era un hombre de paz, sin ningún tipo de afiliación. Somos cinco hermanos que seguimos preguntando ¿dónde está nuestro aita? Cinco hermanos que seguimos buscando a nuestro padre, desde hace 80 años. El duelo nos ha seguido siempre». Son palabra de José Mari Aristegi que emocionaron ayer a los muchos que se acercaron al cementerio hernaniarra para rendir homenaje a los fusilados. Entre ellos muchas personas de Hernani, pero también llegados de otros municipios y familiares de las personas fallecidas.

Tras una intervención de Joxan Goikoetxea con el acordeón y el bertsolari Amets Arzallus, que criticó la falta de conocimiento que se tiene sobre la historia de nuestro propio pueblo, llegó el turno de las autoridades.

En Hernani se dieron cita, además del alcalde, Luis Intxauspe, la directora foral de Convivencia y Derechos Humanos, Maribel Vaquero, y la directora del Instituto Gogora del Gobierno Vasco, Aintzane Ezenarro. Vaquero quiso destacar que en los últimos tiempos se están realizando muchos estudios para recuperar la memoria de lo que pasó en los distintos municipios de Gipuzkoa con motivo de la llegada de las tropas franquistas y para denunciar lo ocurrido, «algo que estamos apoyando desde la Diputación Foral de Gipuzkoa». Puso sobre la mesa que antes «los homenajes a estas personas se les hacían a escondidas, mientras que ahora lo hacemos de manera pública. Tenemos que agradecer el esfuerzon realizado por los ayuntamientos, las familias y las asociaciones que trabajan en torno a la memoria histórica. Tenemos claro que la recuperación de la memoria es una necesidad que tenemos y dar todo ello a conocer a futuras generaciones para que no se vuelva a repetir. Tenemos derecho a la verdad sin venganza».

Por su parte, Luis Intxauspe, denunció lo ocurrido en el año 1936 en Hernani, «han pasado 80 años de unos fusilamientos que no queremos olvidar». Remarcó el primer edil que fueron ejecuciones «sin juicio previo, sobre personas de todo Euskal Herria y también de Hernani». Subrayó que los ciudadanos «tenemos que conocer la verdad de lo ocurrido para que haya justicia y reparación. Hernani sufrió una brutal represión durante décadas. Muchos tuvieron que huir». Intxauspe quiso, además, poner el acento en la situación vivida por muchas mujeres. «Se quedaron solas en el hogar al frente de la familia y le echaron un gran coraje para sacarlas adelante».

Las dantzaris del grupo Ttarla fueron las encargadas de bailar, bajo la lluvia, un aurresku de honor ante el monumento que recoge los nombres de algunas de las personas fusiladas en Hernani y luego hubo ofrenda floral por parte de las autoridades. Los familiares, muchos de ellos muy emocionados, también fueron depositando flores, señalando algunos el nombre de sus familiares inscritos en el monumento.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate