Quince jóvenes participan en los campos de trabajo de Aiztondo

Los jóvenes que desde el lunes participan en los campos de trabajo. / NUÑEZ
Los jóvenes que desde el lunes participan en los campos de trabajo. / NUÑEZ

Llegaron el lunes y hasta el día 15 estudiarán los restos de la Guerra Civil de la mano de Aranzadi

NUÑEZ LARRAUL.

Como en años anteriores, Aranzadi ha organizado un campamento de trabajo para estudiar los restos de la Guerra Civil en el valle de Aiztondo. Quince jóvenes estarán en Larraul hasta el próximo día quince excavando y aprendiendo sobre la historia local. El lunes llegaron a Larraul, donde recibieron una charla de manos de Carlos Almorza, miembro de Aranzadi y encargado de la investigación que se lleva a cabo sobre el enfrentamiento que hubo en la zona.

Almorza explicó a los jóvenes y los vecinos que se acercaron a la charla que los alrededores del monte Belkoain, así como en Andazarrate y otros puntos del valle de Aiztondo «fueron el primer lugar donde hubo enfrentamientos, y fueron más duros de lo que pensábamos». Así, explicó el caso de algunos vecinos de la zona que participaron en el conflicto y están desaparecidos, y también el de otras personas que aunque no eran de la zona, fueron fusiladas en los días posteriores al ataque del frente de Saseta. «No fue solo el enfrentamiento, si no la represión que hubo», explicó. Como ejemplo dijo que en la plaza de Larraul hay enterradas tres personas, «sabemos casi seguro donde están, pero estamos buscando más pruebas para poder levantar el suelo», y añadió que las familias en su día no pusieron esquelas porque no tenían el cuerpo.

Los jóvenes trabajarán por la mañana en el monte y por las tardes completarán la información con excursiones y charlas sobre el tema. En ediciones anteriores han estudiado el sistema de defensa Saseta, así como la recogida de testimonios de los habitantes de la zona.

Entre los participantes hay estudiantes no solo de Historia, venidos de diferentes territorios como Bizkaia, Araba o Granada. Nahia Agirre, de Gasteiz, ya estuvo en el campo de trabajo el año pasado, y este año les ha animado sus amigas Irati Acedo y Miren Legido a venir con ella. «Nos gusta la historia, la arqueología, y nos pareció interesante. Además, hacemos voluntariado y conocemos gente nueva», explican. «Estoy en tercero de Antropología y como no tratamos nada sobre arqueología me apunté. Me parece una buena manera de conocer la historia», explica Itsasne Urionabarrenetxea, de Gernika. Antonio Hernandez, de Granada, que está interesado en el tema de las trincheras ha venido para conocer de cerca la historia de esta zona.

Temas

Larraul

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos